fbpx
Connect with us

LCV

Yo quiero a mi bandera | Por Laura Giussani Constenla, desde Italia

Así como en Montevideo nos llamaron la atención los coloridos carteles colgados en balcones y ventanas con una identificación clara y precisa, “esta es una casa feminista”, hoy, en Toscana, impresionan las banderas que aparecen aquí y allá, con los colores del arcoiris, que solo dicen PACE. Sí, es fuerte verlas en este momento cuando la guerra en Ucrania – o la Invasión Rusa en Ucrania- está sacudiendo el mapa mundial y dejando miles de muertos. Pace, dicen las ventanas. Pace, insisten grandes organizaciones obreras como CGIL. Pace en los comercios. Paz, paz, paz, es la consigna.

Viví siete años en Italia, en Roma, entre el 76 y el 83 y nunca había visto esta bandera de la Paz. ¿Se inventó ahora? No, tiene toda una historia que espero poder resumir en pocos minutos.

Todo indica que el inventor de La bandera de la Paz en Italia fue Aldo Capitini, un filósofo y escritor pacifista llamado el Gandhi Italiano, defensor de la objeción de conciencia para la guerra, y precursor del vegetarianismo. Inspirado en otras banderas previas, mandó a cocer a unas amigas siete franjas de colores, con el violeta en primer lugar, para llevarla como estandarte a la marcha por la paz de 1961.

Capitini, oriundo de Peruggia y luego profesor en Pisa, comenzó a idear sobre el final de los años 50 una marcha entre su ciudad natal y San Francisco de Asis (santo italiano de la No Violencia). Estaba convencido que debía ser una marcha popular y regional, en contra del ‘Nuevo Orden Internacional’ surgido de la segunda guerra mundial. Contra el muro de Berlín y la guerra fría, contra los dos imperios que querían dominar el mundo, o que estaban dominando el mundo. El lema era: “La paz es algo demasiado importante para dejar en mano de los gobernantes”.

Cursé media carrera de sociología en Italia, participé en política y manifestaciones y feminismo, y nunca había escuchado hablar de Aldo Capitini, el que por primera vez llevó un estandarte contra la guerra en aquella histórica marcha que comenzó a las 8 de la mañana del 24 de septiembre de 1961, a la que adhirieron sectores diversos de obreros, intelectuales diputados y asociaciones diversas. Algunos de los inspiradores de Capitini fueron los pacifistas anglosajones que en 1958 marcharon con Bertrand Russell contra la base nuclear de Aldermaston.

Entre los varios lemas que tenía la movilización liderada por Capitini figuragan: el fin del imperialismo, del racismo, del colonialismo, de la explotación, el desarme total controlado, la suspensión de experimentos nucleares y tantas otras utopías. Año 61. Aldo murió en el 68, de muerte natural. Su bandera de la paz hoy está expuesta en la Biblioteca Comunal de Peruggia.

Claro está que nada nace de la nada. La bandera de Capitini se inspiró en una iniciativa previa de los llamados ‘Partigiani della Pace”, de Umbria, una organización obrera que diez años antes, en 1951, se reunieron en Potenza Picena, y en pleno dopoguerra dieron una conferencia de prensa para afirmar la paz con una bandera de fondo que tenía los colores del arcoiris, la paloma de Picasso y un texto: viva la pace.

Conferencia de prensa de los Partigiani della Pace, Potenza Picena, 1951. En el centro, Guido Morgoni, obrero de la Societá Ceramica Adriática; a su izquierda, Fernando Cutini, hermano de Mariano, asesinado por los nazi-fascisti. La iniciativa fue impulsada por los partidos comunista y socialista.
Conferencia de prensa de los Partigiani della Pace, Potenza Picena, 1951. En el centro, Guido Morgoni, obrero de la Societá Ceramica Adriática; a su izquierda, Fernando Cutini, hermano de Mariano, asesinado por los nazi-fascisti. La iniciativa fue impulsada por los partidos comunista y socialista


Y si seguimos indagando aparece una bandera parecida en 1913, obra de un pastor metodista norteamericano: James Van Kirk di Youngstown, Ohio (USA).

Nadie inventa nada, la historia se va completando, pieza a pieza, huella a huella. ¿Quién puede decir quién fue el inventor de una bandera? Hubo sí, una línea o curva de ideas que fue tomando símbolos.

La última evolución de la Bandera de Van Kirk o de los Partigiani de la Pace o de Aldo Capitini, fue la que le dio Gilbert Baker, en San Francisco, años 1978, y con el rojo en su franja superior se convirtió en insignia del movimiento Gay, denominado posteriormente LGTB. No deja de ser curioso este ensamble entre la paz, la no violencia, la lucha contra el racismo y los derechos LGTB.

Curiosidades de la historia olvidada, de la que no nos contaron. Parece haber un hilo conductor entre los guerrilleros de la paz y el LGTB.

En estos días, la bandera de Capitini volvió a mostrar su mensaje. Muchas organizaciones llamaron a rescatar aquel símbolo, con estas palabras:

“En un momento oscuro como este, volvemos a necesitar empuñar la bandera del arcoiris, salir a la calle, colgarla de nuestras ventanas, y reclamar el fin de una guerra que se está llevando vidas. Es hora de terminar con esta inútil masacre”.

La bandera de la paz debe volver a flamear. Como sucedió en el 2003 cuando millares de personas se manifestaron contra el conflicto con Irak. “No en mi nombre”, fue la consigna.

Hoy, quienes repudian la guerra de Ucrania en Italia, recuerdan que existe el artículo 11 en la Constitución Nacional que dice: “l’Italia ripudia la guerra come strumento di offesa alla libertà degli altri popoli e come mezzo di risoluzione delle controversie internazionali”.

Pero, como es sabido, mientras a las bandera las mueve el viento y a las palabras se las lleva.

En febrero de este año, apenas comenzado el conflicto, Italia fue la primera en prometer armas para la resistencia ucraniana. En pocos días, esas armas empezarán a llegar a Kiev. En estos días, el vicepresidente del 5Stelle -de la coalición de gobierno-, cuyo apellido es Turco, (curiosidades de la historia) pide la suspensión del envío y exige que lo trate el parlamento.

Una vez más, recuerdo a Bertrand Russell y su incisiva frase: “Nunca daría la vida por mis convicciones porque podrían estar equivocadas”. Y también al querido Lucio Dalla que en un hermoso  concierto, antes de cantar una canción que había escrito cuando empezaba la guerra de Bosnia, dijo: “Todas las guerras dan asco, y debería ser un derecho que uno pueda decir: yo no quiero morir por eso. Además, era una guerra fraticida en la que se mataban entre hermanos”. Algo parecido a lo que pasa ahora.

Insomma, hagamos flamear la bandera de la paz en el mundo entero. Una paz sin injusticias ni racismos ni explotación ni violencia de género.

Seguir leyendo
Comentá

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Editorial Nora

El editorial de Nora Anchart | Un paso para adelante, dos para atrás

Escuchá el último editorial de Nora Anchart en el cual habló sobre los códigos, la lealtad y la traición.

Continue Reading

Editorial Nora

El editorial de Nora Anchart | En medio del cumbe y la rochela

Tras todo lo sucedido la tarde del sábado con el pedido de renuncia a Matías Kulfas y las internas del gobierno, Nora Anchart realizó un editorial en el que habló de la rochela, la épica y la ética.

Continue Reading

Destacada

Como caída del cielo | 3. Atrapados sin salida

Por Laura Giussani Constenla desde Italia

Cerrazón. Esa es la palabra que define este extraño momento histórico. Se cierran los cielos y los mares. Los granos permanecen encerrados en containers mientras el hambre ataca. Bajo cuatro llaves se encierran los nombres de los nuevos enemigos.

Un cataclismo me trajo a Italia, como una moderna Mary Poppins arrastrada por los vientos, sobrevolé el continente y hoy me encuentro convertida en Peter Pan. Solo resta huir de este mundo, aunque piratas haya por todos lados. Vayan, pues, algunas postales de este viaje con ojos quizás demasiado inocentes para entender tanta locura. 

Macartismo 2.0? - Infobae

Macartismo new age

Sin una pizca de indignación, como quien solo informa, El Corriere della Sera, principal diario italiano, advierte que el Comité Parlamentario para la Seguridad de la República (COPASIR) -compuesto por 5 senadores y 5 diputados- está llevando adelante una investigación para descubrir a los llamados ‘putinianos’. Aparecen las primeras ‘listas negras‘ recibidas, datos secretos y clasificados a los que tiene acceso el tradicional periódico. Escritores, periodistas, influencers y políticos de toda especie forman parte de una suerte de amenaza para la seguridad nacional por su supuesto apoyo a Rusia. Y agrega Il Corriere: “El 12 de junio los exponentes del COPASIR son esperados en Washington para investigar a los filorusos“. Los informantes parlamentarios no tienen descanso, siguen el hilo de las publicaciones, tuits, y mensajes de todo tipo; descubren una campaña de ‘mails bombing’ lanzada sobre los correos electrónicos de diputados y senadores para defender los intereses de Putin. Con astucia, descubren que detrás de dicho intento está el senador del Movimiento 5 Stelle Vito Petrocelli, ya alejado del M5S. Para aclarar la situación, Petrocelli rebate: “Eran mails contrarios a mi remoción de la presidencia de la comisión, pero todos tenían nombre y apellido, incluso ciudad de origen. Yo no soy ‘putiniano’ pero a esta altura en nuestro país existe un neomarcartismo diletante que sigue creciendo y no se detendrá.” Desde el COPASIR braman contra el Corriere della Sera por hacer pública información clasificada, que no confirman ni desmienten. “¡No hay listas negras!”, aclaran una y otra vez, mientras explican el sentido de la investigación parlamentaria que comenzó a principios de mayo de este año: “No es que si uno piensa que Moscú tiene razón no pueda decirlo. El problema se trata solo si alguno recibe una paga para decir esas cosas o miente descaradamente para desinformar”. Es decir, hay listas negras.

Y mientras Italia, al igual que Europa, abre sus puertas solidarias a los más de 4 millones de ucranianos que debieron huir del espanto de la guerra, en Riace, un pequeño pueblo del sur, se lleva a cabo un encuentro internacional en defensa de los más de 80 procesados por ayudar el desembarco de africanos destinados a morir en el Mediterráneo. El mayor exponente de la persecución del Estado, es el ex intendente Mimmo Lucano quien creo un modelo ejemplar de recibimiento a los migrantes por el cual fue condenado a 13 años y 2 meses de prisión en primera instancia. Así están las cosas, negro sobre blanco. Bah, blanco sobre negro.

Ni por cielo ni por mar

El 6 de junio estaba previsto un encuentro entre el presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, y el Ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Sarvov. Entre tantas iniciativas diplomáticas para encontrar una salida, Serbia está trabajando en un proyecto denominado ‘Open Balkan‘ en busca de la unidad de la región. No pudo ser. Los países vecinos, Bulgaria, Montenegro y Macedonia, cerraron sus cielos a los aviones rusos. Si teníamos plena conciencia de que la tierra tenía dueños, ahora caemos en la cuenta de que el cielo también. Serbia expresó su desazón por la frustrada reunión: “Un mundo en el que la diplomacia no puede buscar la paz, es un mundo sin paz”, sostuvo el presidente Aleksander Vulin.

No solo los cielos se cierran, también el mar, y la cosa se complica. Mientras el fantasma de una hambruna sin precedentes aparece en el horizonte, millones de toneladas de granos permanecen en los puertos sin poder salir. “El hambre se convirtió en un arma”, titula Il Manifesto, y los hechos parecen darle la razón. Los más perjudicados son y serán Medio Oriente y Africa, en donde solo en el sur ya hay 14 millones de hambrientos. Los cálculos indican que de aquí a octubre habrà 75 millones de toneladas de granos esperando un destino bien guardados en los silos. Turquía está tratando de mediar entre Kiev y Moscú para que se abran las aguas. Un ‘corredor para el pan’. Sí, es increíble pero es así. En tanto, están las denuncias cruzadas, tan improbables como verosímiles. Ucrania habría minado parte del mar para evitar ataques rusos, y desactivar las minas llevaría algunos meses. Estados Unidos denuncia una suerte de piratería rusa que está robando barcos con granos allí donde los vea, por lo cual la USA advirtió a través de un telegrama a 14 países del mundo, en su mayoría africanos que un cargamento de ‘500 mil toneladas de granos’ saqueados por naves rusas podrían llegar a sus puertos: “No deben comprarlos” es la orden del imperio mientras los hambrientos esperan el noble grano permitido por occidente.

La NATO al gobierno, el Capital al Poder

Sin ánimo de abrumar, ni distraerlos de los grandes debates nacionales en los que se discute entre Kulfas y Scioli para manejar el área productiva y energética, les cuento que por acá las cosas tampoco brillan. Y los trascendidos también cunden.

En una nota firmada por Luciana Castellina y Massimo Serafini, aparece una primicia por pocos escuchada, de la que los autores afirman tener varias fuentes inobjetables: la Nato, en su reunión de fin de junio en Madrid no solo discutirá de estrategias militares sino también energéticas. Todo indica que Europa ha decidido entregarle a la Alianza Atlántica el manejo de la administración de la producción de gas, petróleo, y demás yerbas, que también se encuentran bloqueados por la guerra. El primer paso sería un gasoducto Barcelona-Livorno. Il Manifesto no tiene dudas: “La militarización de la política ya está completa. A las armas se le confía la solución de los conflictos mientras la Alianza Atlántica tendrá la responsabilidad de gestionar nuestros balances comerciales”.

Se pinchó el globo

La pandemia fue el primer aviso: las fronteras se pueden cerrar. Ahora, la guerra, o, mejor dicho, el espectacular conflicto mundial por los bienes del planeta, acentuó el bloqueo con todas sus armas: económicas, informativas, políticas, bélicas. Se terminó la era de la globalización. Mientras las derechas siempre apelaron a la necesidad de ‘entrar al mundo’, a muchos nos gustaría huir de ese mundo tan infame, inhumano e irracional.

Las empresas también lo entienden así. El suplemento de Economía de Il Corriere della Sera, titula: “La producción vuelve a casa”. Un largo artículo explica la nueva movida de las multinacionales. Ante las dificultades que se presentaron en estos años para atravesar fronteras libremente, mejor no tener tanta sucursal lejana. No solo no llegan los granos, tampoco las materias primas ni los productos elaborados.

El aire ya no es libre, y aunque no te muevas, yo te toco.

Continue Reading
Advertisement

Facebook

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.