Rebajas en las asignaciones familiares. Más pobreza para las provincias.

Por un decreto firmado este viernes por la vicepresidenta Gabriela Michetti, Marcos Peña y Jorge Triaca -ya que Macri está de gira por Sudáfrica- el gobierno anula los beneficios que tenían algunas regiones por considerarse zonas más vulnerables. De tal forma, equiparan el valor de las asignaciones familiares en todo el país. En algunas regiones llegaría a una reducción del 75%. Hasta ahora, el monto general era de $1.578 para los trabajadores en relación de dependencia con salarios más bajos y ascendía a entre $3.155 y $3.407 para los registrados en Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego y departamentos de Catamarca, Jujuy y Salta, entre otras zonas. El argumento esgrimido por los funcionarios es que todos los chicos son iguales, la razón de fondo es el ajuste al que se comprometieron con el FMI. Aunque habían adelantado que no tocarían los paliativos sociales, este es una medida polémica que traerá un fuerte deficit en la economía de millones de familias.  

Chubut fue una de las primeras enreaccionar con virulencia. El gobernador Arcioni repudió el recorte a las asignaciones familiares que impacta en la provincia donde se ven afectados 95 mil trabajadores que dejarán de percibir 190 millones de pesos. “Voy a insistir con un bloque regional que se pare con fuerza frente al ajuste y proponga salidas constructivas a las necesidades de la Nación”. La dirigencia de la UCR salió a apoyar la queja del gobernador.

Se trata de una provincia afectada gravemente por la recesión. Por ejemplo, en trelew, un anuncio de puestos de trabajo en la minería provocó tres cuadras de cola, desde la madrugada. «La mayoría de la gente fue a ofrecerse para ‘hacer lo que sea’, incluso sin saber de qué se trataba la minería. Había trabajadores de la construcción, mecánicos, ingenieros, estudiantes, torneros, carpinteros, empleados de comercio y de industrias locales que hoy no consiguen trabajo en ninguna parte», graficó el diario Chubut. 

Y ya que estamos en Chubut, recordamos que hace apenas unos días, luego de una lucha de cuatro meses que incluyó acampes bajo temperaturas bajo cero, marchas, cortes de ruta y toma de edificios, el gobierno logró un acuerdo con los docentes que retomarán las clases después de las vacaciones. Le aumentarán 1350 pesos al básico, no descontarán los días de paro, y habrá una actualización automática con la inflación. Además, se comprometieron a realizar obras edilicias en las escuelas y volver a imponer el transporte escolar gratuito. 

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda