Asociación de Personal de Plataformas ¿Nació el sindicato del futuro?

En Argentina son miles de jóvenes los que están incursionando en esta nueva forma de trabajo y ya descubrieron que las delicias de la tecnología no son tales. Los primeros en objetar esta forma de contratación fueron los participantes de la plataforma de envíos a domicilio “Rappi”. Hoy decidieron organizarse y fundaron la Asociación de Personal de Plataformas, primer sindicato de plataformas digitales de Argentina y de América. Esta semana ya pidieron su inscripción formal en la Secretaría de Trabajo.

Son los explotados del Gran Hermano: no conocen al jefe, no tienen sueldos, pagan por su material de trabajo, les hacen creer que son libres e independientes y que de su capacidad y mérito dependerá la fortuna que ganen. Así se presentan las plataformas laborales. Las hay de todo tipo, desde Airbnb para buscar casas, Uber, Glovo, Mercado Libre o la ideada por una argentina emprendedora destinada a ‘las mujeres empresarias’, SheWork, que estimula trabajar si abandonar el hogar y mostrarse a través de redes. «Fuimos convocados a participar de las plataformas con consignas como ‘sé tu propio jefe’. Pero rápidamente comenzamos a darnos cuenta que las aplicaciones funcionaban gracias a nosotros, y no podíamos decidir nada. Y que lo mismo le sucedía a los de Glovo, a los de Uber, a todos los que trabajan para una plataforma», explicó el nuevo gremio a través de un comunicado.

La precariedad del trabajador digitalizado es tal que ni siquiera se lo considera un empleado, no tiene seguros de vida, compra sus propias herramientas, gana según su producción. Los riesgos son todos suyos, pero siempre hay alguien que se enriquece y no tiene rostro ni fábrica. «Si ésta es la economía del futuro, ¿cómo puede ser que trabajemos en condiciones tan precarias? Si este es el futuro de la economía, vamos a tener que construir los sindicatos del futuro. Si no lo hacemos, los miles y miles de trabajadores que vendrán a trabajar en las plataformas no tendrán quién los defienda», explican.

De acuerdo a lo que informa en su blog Natalia Zuazo, en un excelente artículo titulado “Trabajo y plataformas: colaboración o extracción”, (http://guerrasdeinternet.com/trabajo-y-plataformas-colaboracion-o-extraccion/un estudio del Banco Mundial del 2013 consideraba que había 48 millones de trabajadores registrados en alguna de las plataformas que permiten contratar servicios a proveedores individuales y el número está en ascenso. “Para 2020, se prevé que el 40 por ciento de los trabajadores estadounidenses sean “contratistas independientes”. En Estados Unidos, entre 2012 y 2014 la cantidad de trabajadores “independientes” en transporte creció un 45 por ciento, contra el 17 por ciento del crecimiento de ese sector en los empleos en relación de dependencia. En Gran Bretaña, según el sitio de chequeo periodístico Full Fact, los freelancers ya son alrededor del 15 por ciento de la fuerza laboral, una tendencia que empezó a crecer desde hace diez años, cuando Uber todavía no existía.”

Una preocupación que hace rato le anda rondando al filósofo coreano Byung-Chul-Han, quien sostuvo: Ahora uno se explota a sí mismo figurándose que se está realizando; es la pérfida lógica del neoliberalismo que culmina en el síndrome del trabajador quemado”.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda