Postales italianas II: el país que no pudo ser, por Laura Giussani Constenla (enviada especial de La Columna Vertebral)

‘Questa vince, questa perde’

Cuatro fueron los nombres que protagonizaron la información estos días en Italia: Desireè Mariottini, Stefano Cucchi, Luigi Di Maio y Matteo Salvini. Poco y nada tienen que ver entre ellos, sin embargo todos expresan un país que no pudo ser, una Italia que quedó en el camino.

Desireè era una adolescente de 16 años hallada muerta la semana pasada en el barrio de San Lorenzo, barrio estudiantil que fuera un emblema del movimiento autonomista allá por los setenta, devenido uno de los pocos bastiones que aún mantienen un halo de izquierda, donde parece que también la heroína está haciendo estragos con la complicidad de las fuerzas de seguridad. La muchacha apareció desnuda, en una cama, y tiene signos de haber sido violada por varios hombres, se presume que murió por una sobredosis.Un femicidio que echa luz sobre un país en descomposición, donde el feminismo -que reinó con sus colectivos de mujeres desenfadadas, hoy sesentonas- logró a fuerza de marchas la legalización del aborto y hoy tiene que luchar para que no lo supriman. En mayo de este año miles de mujeres recorrieron el centro de Roma en la 8va edición de la Marcha por la Vida que exige la abolición de aquella Ley. Fueron con sus familias, y con sus sacerdotes. Esta semana hubo manifestaciones feministas pidiendo que no se derogue la Ley.

Ni lerdo ni perezoso, Matteo Salvini, líder de la neofascista Lega Norte y ministro del interior -el político con más prensa en el país- se acercó al barrio San Lorenzo y puso una flor en el altar popular a Desireè que levantaron los vecinos. Al día siguiente, cuatro inmigrantes fueron detenidos acusados del macabro crimen. Una rápida solución, cómoda para la xenofobia ministerial, a pesar de que no hubo cámaras que grabaran el paso de Desireé por las calles del barrio. La intendente de Roma anunció el desalojo de las casas tomadas del barrio universitario en donde encuentran cobijo los inmigrantes africanos que no quieren dormir bajo los puentes del Tíber, en donde pueden verse familias enteras, ni en las ‘residencias’ estatales para refugiados denunciadas por Amnesty International por violación a los derechos humanos.

El nombre de Stefano Cucchi también llenó los diarios y los noticieros. Hasta ahora, la ciudad clamaba en sus paredes: ‘Giustizia per Stefano’. Muchos supieron de él por la película ‘Sulla mía pelle’, que reconstruye la tragedia de este muchacho que el 15 de octubre de 2009 es detenido por los carabinieros por tener 21 gramos de hashish y algunas dosis de cocaina, lo apalearon y lo derivaron al hospital Sandro Pertini -dan ganas de llorar de solo pensar que el nombre del hospital homicida sea el del primer presidente italiano socialista, de esos con los valores bien puestos-. Allí murió una semana después, aislado, sin permitir a la familia visitarlo. Los golpes fueron la causal de muerte. Su hermana llevó adelante la denuncia y hoy están incriminados los médicos del hospital, varios carabinieros, y la estela de complicidades llega hasta las máximas autoridades de las fuerzas de seguridad.

La política italiana tiene algo de aquel juego con el que algunos se ganaban la vida en la calle. Ponían un banquito con tres vasos opacos dados vuelta y colocaban una moneda debajo de uno de ellos. Comenzaban a mover con rapidez los vasos con la moneda siempre abajo. Era posible seguirlo facilimente con la vista. Para alentar las apuestas decían ‘questa vince, questa perde’ (esta gana, esta pierde) sembrando desconcierto y suspenso. El apostador confiado perdía siempre. Todo empezaba, claro, con un ‘cómplice’, el primero que se animaba a apostar ganaba, era socio del hombre de la moneda. Prestidigitadores, buscavidas, mentirosos o furbos. En eso también se ha convertido la política hoy. Nadie sabe a ciencia cierta quién tiene el poder ni qué quiere hacer con él.

El último protagonista es Luigi Di Maio, 32 años, vice premier y Ministro de Trabajo y Desarrollo de 5 Stelle, el partido con más votos que decidió hacer un ‘contrato de gobierno’ con el sector más conservador del país. Todos esperan que el contrato se haga público porque resulta inverosímil una alianza entre antagonista. Beppe Grillo, fundador del movimiento renovador, lanza llamaradas por la boca en el Circo Massimo, pero el que parece tener el contro del asunto es Di Maio, un utópico pragmático, si es que eso es posible. Salvini y Di Maio, será la dupla del poder? Alguien apostó a ellos?

Poco y nada queda de aquella Italia de los años setenta en la que sobrevolaba todavía el viento del 68 -en su estado puro con el movimiento autónomo y en la incomprensible y criminal via armada de las Brigadas Rojas-, cuando el Eurocomunismo de Enrico Berlinguer buscaba una via alternativa al stalinismo soviético. Tiempos de festivales barriales dell’Unitá en donde todavía ‘fischiava il vento e infuriaba la buffera’, mientras alguno cantaba un “Bella Ciao”, y los refugiados tenían un stand por país denunciando lo que pasaba en sus tierras. Tiempos de feministas que llenaban las calles de aromos, y lograban a fuerza de marchas la legalización del aborto. Tiempos de mafia institucionalizada y con reglas claras impuestas por la Democracia Cristiana o la Logia P2, con un socialismo siempre tibio, siempre bien dispuesto.

Los nombres de los partidos tradicionales han desaparecido junto con sus ideas, debates, sueños y miserias.

Eppur si muove.

Hay noticias que apenas se leen en los diarios. Los italianos se desayunaron el día anterior de que se había decretado un paro nacional el viernes y no fue un paro sorpresivo. El 19 de octubre hubo una asamblea en Roma para preparar la huelga. En la que participaron delegados del SGB (Sindicato Generale di Base), promotor de la iniciativa, junto a otras siglas gremiales como la CUB, Usi y RSU independientes. La CGIL, la central más importante de origen comunista, no participaba -está preocupada con elecciones internas en donde se repiten cantilenas parecidas a las que esgrime la CGT en Argentina-. Las reivindicaciociones del paro no solo incluyen mejoramientos salariales, también anuncian su participación en la próxima marcha antiracista y contra el avance machista en todas las áreas.

Por último, los estudiantes secundarios decidieron tomar la posta. El Mamiani, un colegio que supo ser uno de los que participó junto a los universitarios de las movidas del 68 fue ocupado por los estudiantes. La medida descolocó a autoridades y padres. Los reclamos también son sociales, antiracistas, para que no pase el modelo de Salvini y De Maio. Por las noches, los estudiantes se juntan a cantar Ricominciamo, de Adriano Pappalardo. Una semana duró la toma de la primera escuela romana. Un día después de su levantamiento, los estudiantes del Virgilio tomaron por asalto sus instalaciones. El anuncio de la medida estuvo firmado por un «Colettivo Autorganizzato».

Como ya comentamos en otro artículo, el movimiento a favor de los refugiados, surgido en el sur y que casi lleva a la cárcel a un intendente que abrió las puertas de su comunidad, prepara una gran marcha a Roma para finales de año. 

Mientras los políticos juegan su juego, y desconciertan a la Unión Europea que ya está cansada de las bravuconadas italianas y empieza a exigir medidas económicas concretas, el abajo también se mueve.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda