Francia convulsionada por los ‘chalecos amarillos’

Alrededor de 125.000 franceses, en su mayoría de pueblos periféricos a París, salieron a la calle de manera espontánea para protestar por el aumento del gasoil. Hubo dos mil concentraciones con cortes de rutas y avenidas. Una persona murió atropellada por una automovilista. En episodios similares hubo 24 heridos -uno de ellos de gravedad- y 17 detenidos. Tomaron como insignia los chalecos amarillos, de uso obligatorio para los conductores. 

El aumento de las naftas forma parte de una política de Macrón para ganar el voto Verde en el parlamento europeo. Por el momento, no hay partidos ni sindicatos que reivindiquen a los ‘chalecos amarillos’. El gobierno apunta a Jean Marie Le Pen como uno de los propulsores y busca apoyo en la izquierda. El resto de los partidos se mantiene al margen.

El litro de gasoil cuesta en Francia 1,48 E, más que la media de la UE (1,43). Pero hay cinco países europeos donde el gasoil es más caro. Entre ellos, el Reino Unido y Bélgica. Es llamativo el impuesto del 57% de lo pagado por cada litro del diésel y el 61% del de gasolina. Se le atribuye un motivo ecológico a esa decisión.

El movimiento de los chalecos amarillos por el momento es prevalentemente rural ya que son los que más utilizan diesel. Los noticieros están cubiertos de información de una Francia invisible que nadie logra explicar a qué interés político responde. 

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda