¿Cuáles son las consecuencias del Brexit en materia laboral?

Luego de que se hiciera efectiva la salida del Reino Unido de Europa tras un proceso de casi cuatro años, todos los analistas discuten qué impacto tendrá esto en el Viejo Continente, en Argentina y para los propios ciudadanos ingleses.

En relación a esto, cabe reflotar la entrevista realizada al periodista Mariano Schuster sobre las implicaciones del Brexit en materia laboral para los trabajadores británicos.

“Los estados nacionales definen sus reglas, pero están sujetos a determinaciones de la UE. La izquierda británica, el Partido Laborista, que llamó a votar a favor de las permanencia, argumentaba importancia de defender los derechos sociales y laborales, porque hay regulaciones de la UE sobre horas de trabajo y vacaciones que se van a perder con la salida del Reino Unido”, explicó Schuster.

EL REINO UNIDO NUNCA SE SINTIÓ DEL TODO PARTE DE EUROPA

“El Reino Unido no tiene una Constitución codificada, sino que va tomando leyes que salen del parlamento como precedentes. Las regulaciones de la UE en materia laboral fueron tomadas sin una regulación nacional y eso se pierde”.

Por otra parte, el analista destacó la ignorancia de gran parte del electorado a la hora de votar en el referéndum de 2016, dado que al día siguiente la búsqueda principal en Google era ‘qué es europa’. «La ciudadanía no tenía claro ni siquiera que estaban integrados en un marco superior. Reino Unido siempre fue un país muy euroescéptico. Los Laboristas decían que la UE era club de los ricos y los conservadores la rechazaban por el tema anti-inmigratorio. Reino Unido nunca se sintió del todo parte de Europa. De hecho, siempre fue un miembro particular, no es miembro fundador y jamás tuvo la misma moneda”.

EN SITUACIÓN DE CRISIS, EL INMIGRANTE ES EL CHIVO EXPIATORIO

En concreto, las medidas laborales de la UE que podrían perderse son derechos básicos, tales como que el tiempo de trabajo semanal no exceda las 48 horas y que los trabajadores tengan un mínimo de cuatro semanas de vacaciones pagadas al año, entre otras reglas sobre trabajo nocturno, turnos y ritmos de trabajo.

Sobre la creencia de que el Brexit fue votado en su mayoría por los ciudadanos más grandes, Schuster sostuvo que la distinción en el voto fue “más de clase que etárea”.

“La responsabilidad es de la izquierda, la social-democracia, que no representa ni tiene mensajes para las grandes masas de trabajadores que ven peligrar sus puestos de trabajo. No da respuestas a los problemas de los trabajadores, ha apoyado políticas de austeridad y neoliberales. En situación de crisis, el inmigrante es el chivo expiatorio más sencillo para los trabajadores locales y así comienzan las tesis del supremacismo, de contratar trabajadores nativos. La izquierda no reacciona frente al problema y, si lo hace, lo hace mal», sostuvo el periodista. «La izquierda debe hacerse responsable de esos trabajadores y proponer soluciones que eviten ese desarrollo conceptual que tiene que ver con la materialidad de la vida, con lo que a uno le falta y el otro tiene. El líder que convoca puede ser fascista, pero los trabajadores que lo votan no necesariamente lo son. Es un proceso complejo: los trabajadores no ven que la izquierda resuelva sus problemas y terminan volcándose a quienes les ofrecen mejoras inmediatas cerrando fronteras o evitando el ingreso de inmigrantes”

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda