Efecto coronavirus: tomar distancia

El miedo está aguzando la imaginación de los ciudadanos. En ésta foto, un hombre inventó un arnés que le permite mantener la distancia exigida por el gobierno italiano frente al creciente avance de la enfermedad: 1 metro.

Desde Roma, Trixie Amuchástegui nos cuenta que fue al teatro y hay que dejar un lugar vacío entre un espectador y otro. Ocurre que ya son 107 los muertos por coronavirus en el país y se cuentan más de 3.000 contagiados.

El gobierno italiano decidió cerrar colegios y universidades por 15 días y prohibir las manifestaciones públicas. El pánico generado por el virus favorece el aislamiento, la desconfianza, la inmovilidad. Pocas enfermedades han logrado tanto. El SIDA puede ser un antecedente que provocó una ola de conservadurismo sexual.

¿El coronavirus vino a disciplinarnos socialmente?

No solo Italia cierra sus escuelas. También lo han hecho en algunos lugares de Francia, Japón, Emiratos Árabes Unidos e Irak, con los efectos que esa medida tiene sobre la vida cotidiana de millones de personas.

Por el momento, en Argentina solo hay un par de casos aislados, traídos de Italia, justamente. Son otras las enfermedades que preocupan: dengue, sarampión, están a la orden del día.

Cuando el mundo estaba viviendo bajo una ola de protestas incontenibles en todos los continentes, aparece la peste que llama al aislamiento. Parece cuento, pero es realidad.

L.G.C

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda