Chaco: proponer reparación económica a funcionarios públicos muertos por covid-19

Una polémica iniciativa de diputados chaqueños del Frente Integrador junto a un par de legisladoras justicialistas propone establecer por ley un Régimen Único de Reparación Económica -COVID 19- para el personal de la salud pública y privada, policías y bomberos de la provincia que hayan muerto por contagiarse de coronavirus en el desempeño de sus funciones.

De acuerdo a lo que consigna el portal Chaco por Día la reparación económica sería «el equivalente a la suma de diez salarios mínimo vital y móvil, vigentes al momento del efectivo cobro, y será percibida por única vez y que es compatible con cualquier otra prestación y/o beneficio de la cual sean destinatarios/as.»

Ya se alzaron las primeras voces en contra. El periodista chaqueño Bruno Martínez publicó en su facebook: «¿Y los otros fallecidos por Covid – 19? ¿Son menos importantes y por eso sus familias no merecen una reparación monetaria? ¿Un policía o un médico es más persona que un changarin del barrio Toba? O es para todos, o no es para nadie.»

Otros consideran que tanto el personal de salud como los agentes de seguridad que fallezcan por contagio en el ejercicio de sus funciones estarían asegurados por ser un ‘accidente de trabajo’. En tanto, el resto de la población no tiene seguro alguno.

Como se sabe, la provincia del Chaco es uno de los focos más graves de coronavirus del país. Fue una médica pediatra jubilada quien importó el virus luego de un viaje a España, después del cual no tomó los recaudos necesarios. Ella y su hija se convirtieron en las pacientes 0 en la provincia. Fueron dadas de alta, pero sembraron el virus en la región por lo cual hubo una denuncia penal.

Entre las primeras víctimas fatales por coronavirus en el Chaco y en el país, está Francisco Marín, reconocido cardiólogo y Director de salubridad del Chaco, contagiado por una paciente que había compartido mates con la pediatra al regreso de su viaje. ‘Paco’, como se lo conoce a Marín, se negó a ser internado. Cuando el test le dio positivo optó por una cuarentena en su casa. Al agravarse su cuadro, recién se lo llevó al sanatorio y murió a los seis días. Tenía 60 años y padecía diabetes y sobre peso.

Un virus importado por una médica y su hija -investigadora del Conicet- ya provocó más de dos mil contagios. Luego llegó a los barrios más vulnerables que son ahora el foco de atención, habitados en su mayoría por una población Toba.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda