Una profesora murió por covid dando clases virtuales

Paola De Simone tenía 47 años, era licenciada en Relaciones Internacionales, en Ciencia Política, especialista en RRHH y Profesora de la UADE. Llevaba cuatro semanas con Covid-19, permanecía aislada en su casa, con síntomas, pero continuó dando clases virtuales a sus alumnos. El pasado miércoles 2 de septiembre, durante una de esas sesiones de zoom, frente a todos sus estudiantes, tuvo una descompensación y murió.

La muerte en directo se convirtió en un video que se viralizó pero por suerte ya fue bajado de la web. Un drama imposible de imaginar, los jóvenes viendo la muerte de su profesora y sin poder intervenir. El marido de la Paola es médico pero en ese momento no se encontraba en la casa, según informa el diario Perfil.

El coordinador académico de la UADE, Facundo Cruz, escribió en un correo electrónico enviado a los alumnos: «Lamentamos comunicarles con mucha tristeza y pesar el fallecimiento de Paola de Simone, profesora del Departamento de Gobierno desde hace más de 15 años. Fue una situación totalmente inesperada e imprevista».

Ni tan inesperada ni tan imprevista. Simone iniciaba cada clase recordando que padecía de Covid-19 y el 28 de agosto escribió en su twitter: “Está muy complicado. Llevo más de 4 semanas y los síntomas no se van. Un amigo nuestro está complicado. Mi marido está agotado por trabajar tanto en este momento (médico terapia y emergencias)«.

La UADE, Universidad Argentina de la Empresa, difundió el siguiente comunicado: «Lamentamos informar con profundo dolor el fallecimiento de Paola Regina de Simone, profesora del Departamento de Gobierno y Relaciones Internacionales, ocurrido el 2 de septiembre de 2020. Paola fue una docente apasionada y dedicada, excelente profesional, y gran persona, con más de 15 años de trayectoria en UADE. Acompañamos a su familia en este difícil momento haciéndole llegar nuestras condolencias en nombre de esta comunidad académica. Les rogamos honrar con respeto y gratitud la memoria de Paola»:

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda