Ramiro Burgueño Tejero, Presente!, por Germán Mangione

(En apoyo a la campaña #BastaDeMuertesObreras que La Columna Vertebral inició hace cuatro años para generar conciencia de que en nuestro país muere por accidente laboral más de un trabajador por día, rescatamos este recuerdo de un obrero aceitero por el que sus padres y compañeros siguen pidiendo justicia.) 
 
Este 29 de enero, Ramiro hubiera cumplido 37 años. A él y a su familia los conocí cuando frecuentábamos el club Garibaldi, en Fray Luis Beltrán, compartiendo la práctica del basket en nuestra infancia. Pero Ramiro hoy no esta entre nosotros. Y no esta por la codicia de algunos empresarios. Porque los negocios a veces pueden más que la vida.
Allá por el 2007 Ramiro tenía 23 años, y hacía 2 meses que trabajaba en la planta de la cerealera Vicentín ubicada en Ricardone. Lo mandaron a hacer trabajos de limpieza a una celda almacenadora de granos sin la seguridad necesaria y quedo atrapado por el cereal que lo mató por asfixia.
«Los empresarios se guardan el dinero que tiene que destinar a la seguridad», me dijo su mamá Susana en una entrevista hace algunos años.
Las paradojas de la codicia hicieron que años despues uno de los representantes de Vicentin, Alberto Padoan, fuese quien encabece el lobby empresario para sancionar en la provincia la ley de ART del macrismo a la que termino adhiriendo el año pasado el gobierno de Omar Perotti. Una ley que aleja de la justicia a las familias obreras.
La familia de Ramiro nos enseño a transformar el dolor en lucha, y lo hizo todo lo que pudo y siguió peleando «para que no haya otros Ramiros».
Catorce años después de tu partida, muchos te recordamos y a tus viejos, y seguimos firmes pidiendo justicia por vos y seguridad para los laburantes para que no terminen perdiendo la vida por ir a ganársela.
 
Para quien no conozca el caso, le puede interesar:
Editorial tras la muerte de su papa Roberto:
La muerte de Roberto Burgueño y la tarea que nos queda:
 
(Tomado del facebook de Mangione Germán)

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here