En la anteúltima sesión del año, el oficialismo espera poder aprobar el discutido presupuesto 2019 mientras una multitud de sindicatos, organizaciones sociales y partidos se congregan a su alrededor en contra de la Ley. No es el único tema de debate en el día de hoy. 
 
La agenda del día incluye dos proyectos que apuntan a actualizar los criterios del revalúo de ganancias de empresas por inflación y medidas para compensar a las provincias por el traspaso de servicios. También se buscará modificar la alícuota del impuesto a cooperativas y mutuales financieras y de seguros -será girado a Diputados para su sanción- y establecer un régimen de monotributo especial para productores cañeros.
Sin que haya trascendido lo suficiente, otro de los acuerdos a los que se busca llegar propone la reincorporación de los trabajadores cesanteados de las fábricas militares de Villa María, Río Tercero y Fray Luis Beltrán, Córdoba, desde diciembre de 2017 a agosto de este año.
 
Todas las miradas estarán puestas en la discusión que iniciará a las dos de la tarde para convertir en Ley el Presupuesto Nacional que establece gastos y recursos para el próximo año. Hasta último momento hay negociaciones. Según El Parlamentario, “la bancada que preside Miguel Pichetto sufrió este martes las bajas de los tucumanos José Alperovich y Beatriz Mirkin, molestos con la política de acompañamiento del rionegrino a las principales leyes impulsadas desde el Gobierno nacional. De todos modos, ese espacio le garantizaría a Cambiemos alrededor de 10 votos para sancionar el Presupuesto.”
 

El diario Clarín, por su parte, destaca un conflicto en el interior de Cambiemos que le podría hacer perder un voto: “Eduardo Costa ─el candidato a gobernador de Cambiemos en la provincia─ protagoniza en estas horas una particular rebelión dentro de la bancada de Cambiemos y podría no votar el proyecto oficial.” El motivo del enojo de alfil oficialista en Santa Cruz sería el inclumplimiento de varias obras prometidas para su provincia hace tres años.