Frente a una inflación interanual estimada en un 48,8% por el Indec, se recalentaron las negociaciones paritarias. El año había comenzado con una expectativa de recomposición salarial que el gobierno aspiraba a que no superara el 32 %, pero la realidad modificó todas las previsiones.

Así las cosas, y luego de que en junio la Federación Camionera de los Moyano lograra un aumento del 45% en tres cuotas, llegar a esa cifra era lo menos que se podía estimar como éxito en cualquier gremio. Además, la proximidad del Congreso Normalizador de la CGT previsto para octubre, y la renovación de los cargos dirigenciales de los principales gremios en agosto, ponía en carrera a la mayoría de los líderes sindicales.

Como reguero de pólvora fueron encendiéndose los acuerdos paritarios.

La Bancaria de Sergio Palazzo lograba una revisión paritaria que los llevaba al 45 por ciento con yapa: un bono de 100 mil pesos por el Día del Bancario.

Juan Carlos Schmid conseguía para la Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval su 45 para los trabajadores de las terminales privadas del Puerto de Buenos Aires.

Entraron a formar parte del Club del 45 también el Sindicato Unidos Portuarios Argentinos y el Sindicato de Choferes Particulares. El Sindicato de los trabajadores de ANSES mostraba con orgullo un 45.5; al igual que La Unión del Personal de Seguridad que firmaba por 45.4; La Federación Sindical del Petróleo, Gas y Biocombustibles se sumaba al Club con un 45 por ciento para la paritaria 2020-2021 y un aumento del 35 por ciento hasta abril del 2022.

Pero los precios seguían aumentando y el 45 empezaba a quedar corto.

Pablo Flores, joven conductor de la Asociación de Empleados Fiscales e Ingresos Públicos, mojaba la oreja con un 46,3 por ciento en julio, a pagar en cinco cuotas.

Hoy se conoció una recomposición salarial lograda por el gremio de Seguros, cuyo titular es Jorge Solá, vocero de la CGT, que le permite entrar al Club del 45. Un aumento a partir de julio y hasta diciembre próximo del 22%, que sumado al 23 % del primer semestre de este año, redondea el ansiado 45% para el 2021.

Con la lengua afuera

El sindicato de porteros (Suterh), liderado por el influyente Víctor Santa María, había firmado en marzo una paritaria del 32% acorde a la expectativa de aumento del gobierno. A mediados de junio fue el primer gremio en revisar ese monto por el desfasaje inflacionario y acordó ‘un pago extra de $ 8 mil mensuales hasta febrero del 2022’. En el caso de considerar éste ‘pago extra’ como una recomposición salarial arañaría un 44,8 %.

Armando Cavalieri, el eterno conductor de empleados de comercio, también había acordado una paritaria del 32% en abril. El objetivo era que sus afiliados lograran llegar a un salario inicial de 75.000 pesos para marzo del año próximo. Atrasadísimo, logró hoy una revisión paritaria que le fue otorgada de inmediato por el ministro Moroni, y tendrá su primera reunión de negociación el próximo martes.

Por último, los estatales representados por Andrés Rodríguez de UPCN, junto al reclamo de ATE, consiguieron que el gobierno aceptara una revisión de la paritaria firmada en abril por un 35%. “La dinámica será similar a la reapertura de las paritarias privadas. Cuando los tramos queden por debajo de la inflación mensual ahí se reabren las negociaciones, un proceso similar al que sucedió con La Bancaria”, explicó a El Economista una fuente del Ministerio de Trabajo. “La decisión es que los salarios le ganen a la inflación y se va a trabajar para eso”, agregó.

El extraño caso Daer

Frente a éste panorama, resulta sorprendente que Héctor Daer, quien lidera el gremio de la Sanidad, no haya logrado aún un acuerdo con las clínicas privadas. Frente a la intransigencia empresaria llevó adelante un plan de lucha que incluyó paros y conciliación obligatoria. El gremio reclama un 45%, lo básico para formar parte del Club, pero la intransigecia empresaria es durísima, su oferta es ‘cero’: “La situación de los prestadores del sector de la salud ha alcanzado un nivel de gravedad tal que impide articular ningún tipo de propuesta razonable frente al pedido de actualización de salarios efectuado por el gremio”, dejó asentado el sector patronal en el acta de la última audiencia paritaria ante el Ministerio de Trabajo.

Un callejón sin salida en el que se encuentra nada menos que el actual co-titular de la CGT, amigo de Alberto Fernández, y uno de los fundadores del Frente Renovador de Sergio Massa. Héctor Daer, además, busca su reelección en la CGT.

Curiosidades al margen

Calladitos, calladitos, hubo gremios con menor prensa que ya habían superado al posterior Club del 45.

El Sindicato Único de Trabajadores del Espectáculo Público (SUTEP) acordó para la rama cinematográfica un aumento del 50 por ciento con revisión en noviembre.

En mayo el Sindicato de Docentes Privados firmó paritarias con un aumento salarial del 68 por ciento con revisión en octubre.

La Federación de Obreros y Empleados Vitivinícolas logró en abril un aumento salarial del 57 por ciento, 47 remunerativo y un 10 no remunerativo, en tres tramos, un bono de 8 mil pesos en noviembre y revisión en diciembre.

ATE, ATSA y UPCN acordaron en marzo una recomposición salarial para los trabajadores de la salud de Tierra del Fuego del 65 por ciento.

Los gremios docentes de San Juan lograban en febrero un acuerdo con el gobierno que les ofrecía un aumento del 50 por ciento dividido en cuatro cuotas: un 30 por ciento en marzo, un 7 por ciento en mayo, un 6 por ciento en julio y un 7 por ciento en octubre.

Lo mismo ocurría en La Rioja, donde el gobernador Ricardo Quintela, anunció en enero un incremento salarial del 50 por ciento para todas y todos los trabajadores del administración pública provincial.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here