fbpx
Connect with us

Internacionales

“La ultraderecha es el cuco que saca la burguesía para imponer la agenda”, por Álvaro Hilario

Luego del resultado de las elecciones al Parlamento Europeo, conversamos con Alvaro Hilario, corresponsal de La Columna Vertebral en el País Vasco, para analizar el significado de lo que se presenta como una victoria generalizada de la ultraderecha en ese continente. Aquí sus principales definiciones.

“Existe un gran desapego en general por la elecciones del Parlamento Europeo. Los títulos de Clarín, por ejemplo, que buscan extrapolar el hecho de que no se trata de elecciones nacionales, y habla de una victoria de la ultraderecha en Europa es engañoso. Aunque no deja de ser preocupante el resultado.”

“Quien quedó peor parado fue Macron, un fenómeno a analizar. Clarín está intentando ligar la victoria de la ultraderecha en Francia para legitimar la extrema derecha también en España, obviando que son elecciones europeas, que poco tienen que ver con la legitimidad que eso puede tener en cada país. La escasa participación en Francia, que es un país muy politizado y movilizado, puede llegar a indicar un rechazo a definir su situación con el voto, algo parecido a lo que pasaba en Argentina en el año 2000. Es una situación muy interesante.”

Macrón ya tenía pensado adelantar las elecciones legislativas para solucionar su minoría en el Congreso.

“Este triunfo de la ultraderecha francesa, en donde votó el 52% del electorado, tuvo como consecuencia inmediata que el presidente haya adelantado las elecciones legislativas. Pero no fue una decisión tomada en caliente porque las encuestas ya anunciaban el resultado. En Francia el régimen es presidencialista, el presidente tiene mucho poder, el legislativo también, y Macrón no tiene mayoría en el parlamento por lo cual le está costando sacar cualquier ley. Por eso, esto ya lo tenía pensado. Esto que ha pasado en Francia, decir que Macron ha escuchado al pueblo y por eso quiere las elecciones legislativas, es una trampa. Macron ya lo tenía pensado desde antes. Está intentando solucionar este atasco que tiene en la legislatura, es una trampa, es una salida hacia adelante.”

De los grandes temas europeos, como ser la guerra, los presupuestos, la industria armamentística o la inmigración, no se ha dicho nada en campaña

“Algo parecido hace Pedro Sánchez en España, presentarse como que la opción fuera ‘él o la barbarie’. Identificarse como el defensor de los valores republicanos contra la extrema derecha. De esta forma pretende concentrar todo el voto que no sea de ultraderecha para su partido. Durante la campaña, en España se embarró la cancha con chicanas como la supuesta corrupción de la mujer de Sánchez, pero de los grandes temas europeos como ser la guerra, los presupuestos, la industria armamentística, la inmigración, entre otros, de eso no se ha hablado, salvo la derecha con las típicas cantinelas sobre la inmigración y la delincuencia. Otra cosa que hay que tener en cuenta es que en la mayoría de los estados no se han llegado al 50 %, en muchos de ellos apenas arañaron un 20 o 30%.”

“El fenómeno Macron complica a la socialdemocracia europea porque está desarrollando una política que ya quisiera aplicar la extema derecha. Una política muy antisocial, muy antipopular, que está levantando protestas en la calle, huelgas generales, una rebelión que viene desde hace cinco años con los chalecos amarillos en adelante. Macron se ha puesto la soga al cuello.”

En Polonia o Hungría están escarmentando la pérdida de libertades. Ya no hay diferencia entre los tres poderes.

“Otro fenómeno curioso es que en los países del ‘Este’, gobernados por la extrema derecha, también hubo una sorpresa. En Polonia, por ejemplo, perdió las mayoría el partido de extrema derecha que viene gobernando desde hace tiempo. Lo mismo ocurre en Hungría. Están escarmentando la pérdida de libertades que están teniendo. Yo no soy un defensor de esta democracia burguesa representativa, pero en sitios como en Hungría y en Polonia ha desaparecido la diferencia clásica entre los tres poderes, a un nivel que ha escandalizado a la Unión Europea.”

“Es muy difícil hablar de Europa entre 25 Estados, distintas culturas, distintas lenguas, hay que ver para qué sirve el Parlamento Europeo, si bien tiene las funciones de contralor que tiene cualquier parlamento estatal, también está su poder legislativo, pero es un poder legislativo que comparte con el Consejo. Y el Consejo son los Estados, el Consejo es la reunión de los ministros de cada rubro, la función legislativa del parlamento está subordinada a lo que ya antes han cocinado los gobiernos. En cierto modo, es una función legislativa decorativa, el Parlamento Europeo pinta bastante poco dentro del entramado en donde aún los gobiernos de cada país son los que siguen legislando en gran medida.”

Lo que hay es un trasvasamiento entre derechas. Entre partidos fascistas y conservadores

“Lo que hay es un trasvasamiento entre derechas. Entre diferentes partidos fascistas y los conservadores. Pero la ultraderecha es el mamarracho, es el cuco que saca la burguesía para imponer la agenda. Aquí supuestamente tenemos un gobierno progresista pero que está haciendo fuerza para incrementar el presupuesto militar. La socialdemocracia ha hecho suyas todas las políticas duras en contra de la inmigración, a favor de la industria armamentística, del recorte a los gastos sociales, es decir, ha hecho suyas las principales políticas de la derecha. A la socialdemocracia sólo le ha quedado la defensa de lo público frente a los recortes y frente al desarme del Estado. Por eso la abstención es principalmente de la gente de izquierda.”

Seguir leyendo
Comentá

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Destacada

Suiza: multimillonarios presos por esclavizar a sus trabajadores

En un fallo inédito, el viernes 21 de junio los tribunales de Ginebra condenaron a cuatro años de prisión a la familia más rica del Reino Unido con un capital estimado en más de 43 millones de euros que las ubica entre las mayores fortunas del mundo, por explotación y esclavitud de sus empleados domésticos.

Se trata de la familia Hinduja, de origen paquistaní. Prakash Hinduja, el padre, de 78 años, y su Kamal, de 75, junto a su hijo Ajay y la nuera Namrata, manejan un emporio dedicado al petróleo y el gas, la banca y la sanidad, en el que trabajan más de 200.000 personas. Un poder que no detuvo al fiscal Yves Bertossa quien llevó adelante un juicio iniciado por los empleados domésticos de la lujosa casa que los millonarios poseían en una Villa de Suiza: “En esta familia se gasta más en el perro que en el servicio doméstico“, expresó el fiscal. Y puso como ejemplo que una de las niñeras ganaba apenas US$7,84 por una jornada laboral de 18 horas, mientras se comprobó que gastaban más de 10.000 dólares anuales en el mantenimiento de sus perros. La justicia suiza demostró que se le pagaban salarios muy inferiores a los habituales en dicho país: entre 230 y 420 euros al mes.

A pesar de la condena, la familia Hinduja logró ser absuelta por el cargo más grave: trata de seres humanos. Era una práctica habitual traer empleadas domésticas de su India natal y confiscarles el pasaporte, dejándoles poca o ninguna libertad para salir de la propiedad. Ante la presión judicial, la familia Hinduja llegó a un acuerdo extrajudicial confidencial con las tres empleadas, pero el fiscal decidió seguir adelante con el caso debido a la gravedad de las acusaciones. “Se están beneficiando de la miseria del mundo”, señaló el fiscal y consiguió que las autoridades suizas confiscaran diamantes, rubíes, un collar de platino y otras joyas y activos en previsión de que podrían utilizarse para el pago de comisiones que no se ajusten a derecho.

En la lujosa mansión junto a un lago, en el exclusivo distrito de Cologny en Ginebra, los trabajadores vivían en un clima de miedo en condiciones casi medievales. En sus testimonios contaron que practicamente no gozaban de vacaciones y debían dormir en el sótano, a veces sobre un colchón en el suelo. El pago era en rupias indias (no en francos suizos), que se les depositaba en bancos en su país a los que no podían acceder.

De acuerdo a una investigación realizada por Gabriel Michi y publicada en mundonews.com “No es la primera vez que los Hinduja quedan involucrados en un expediente como éste. De hecho, en 2007 la familia fue condenada por cargos similares también en Suiza. Mientras se tramita un caso fiscal separado iniciado por las autoridades helvéticas contra Prakash Hinduja, que obtuvo la ciudadanía suiza en 2000. En este caso, el tribunal dijo que los cuatro eran culpables de explotar a los trabajadores y proporcionar empleos no autorizados, otorgando beneficios de salud escasos o nulos y pagando salarios que eran menos de una décima parte de lo que se paga por esos trabajos en Suiza. Los millonarios trataron de defenderse con argumentos muy polémicos y controversiales como que los bajos salarios eran solo una parte de la remuneración, a la que había que sumar el alojamiento y las comidas. “No se puede reducir (el concepto de salario) simplemente a lo que se les pagó en efectivo”, declaró el abogado Yael Hayat.”

Seguramente habrá apelaciones y los Hinduja echarán mano a su edad y estado de salud para evitar pasar cuatro años y medio de prisión. De cualquier modo, la condena es un hecho y tuvo repercusión internacional ya que se logró vencer la impunidad del dinero.

Continue Reading

Destacada

Mbappé y los extremos de la política francesa, por Alvaro Hilario

Informe especial para LCV desde Bilbao, País Vasco

Los dichos de Kylian Mbappe en la rueda de prensa previa el debut de Francia en la Euro Copa 2024, fueron una mano tendida a su amigo Macron. Muchos festejaron el llamado a la juventud francesa instándolos a votar y a tomar conciencia de la “gravedad de la situación”, señalando que el crack francés está “en contra de los extremos, de las ideas que dividen”, discurso en sintonía con lo expresado por el primer ministro, Gabriel Attal, que apuntó, esta misma semana, en declaraciones a la emisora RTL, en referencia a Melenchón, líder de la izquierdista Francia Insumisa (parte del Nuevo Frente Popular, coalición de izquierda) y la ultraderechista Marine Le Pen: “Los extremistas, con sus programas inaplicables, no son los que tienen las respuestas a las cuestiones que afectan a los franceses”.

Bien diferente es la postura tomada por otro astro del fútbol francés, Marcus Thuram, quien ha pedido al pueblo francés que se impida a Agrupación Nacional (RN), el partido de Le Pen, acceder al poder. “La situación es muy, muy seria”, ha dicho el jugador del Inter de Milán. “Como ciudadano, ya sea usted o yo, todos debemos luchar todos los días para que esto no suceda y RN (Reagrupamiento Nacional) no tenga éxito”.

Los continuos estallidos en la periferia urbana, en las banllieux, espacio vital de la juventud racializada, precarizada y reprimida, los conurbanos franceses, allá donde entre la juventud la abstención alcanza el 70%, esa población a la que se dirigen Thuram, Dembele, Mbappe, Giroud, Pavard y los ciento setenta y cinco deportistas de élite que han firmado un manifiesto, como el legendario tenista Yannick Noah, pidiendo que no se vote al RN de Le Pen.

La victoria de la extrema derecha francesa en las elecciones al Parlamento europeo celebradas el pasado 9 de junio, con apenas el 16% de los votos del censo electoral, propició la calculada convocatoria anticipada de comicios Legislativos por el presidente francés, Emmanuel Macron, cuyas candidaturas, cumpliendo todas las previsiones, tuvieron un desempeño desastroso.

La barbarie o yo, es la apuesta, una vez más, del presidente Macron, situándose como árbitro entre extremismos, defensor de los valores republicanos, valiéndose del miedo, intenta imponerse en las nuevas elecciones y deshacerse de la actual legislatura en la que, sin mayoría parlamentaria, gobernar por decreto le está saliendo caro.

Jon Garmendia, escritor, periodista, poeta, y cocinero en un pequeño restaurante de la costa del País Vasco continental, en Francia, hace pocos días, escribía en X: “Es necesario plantear el voto contra la extrema derecha pero es necesario recordar que han concentrado el voto de la gente desengañada, la gente enojada. Artesanos, pequeños empresarios, emprendedores, simples laburantes… Toda esa gente que después de laburar como burros, llegan justos a fin de mes. Ahí reside la cuestión”.

“Todos, esto es, quienes deben representarnos, están en la misma: en el lugar del opresor”, me dice Garmendia. “La gente que la está pasando mal es gente normal, gente que trabaja y, aún así, no llega. Mientras tanto, los gerifaltes viven muy bien y todos los demás pasamos muchos apuros para afrontar los gastos ordinarios: la casa, las compras; o el agua, la luz; si no es una cosa, es otra; remirar qué ropa comprar a los pibes…Encima, tenemos que escuchar que vivimos por encima de nuestras posibilidades. No es así. Tengo muchos amigos que están enfadados con las izquierdas, y en ciertas cosas no les falta razón, eso es lo que más daño hace”.

Los Chalecos Amarillos son un movimiento ciudadano que puede ilustrar las raíces de gran parte del malestar de la población. Una muestra de cómo las políticas neoliberales, burguesas, aplicadas por Macron han afectado a la mayoría de la población, a población laburante; a esa población trabajadora, asalariada, que va viendo mermados sus derechos, su poder adquisitivo, hipotecado su futuro; una clase asalariada dividida en diferentes capas, algunas de las cuales se mueven en la evidente precarización.

En ese contexto y en una realidad geográfica donde el medio semi-urbano, las poblaciones de dimensión media hacen forzoso el uso del auto para laburar, estudiar o hacer las compras, el aumento del precio de las naftas supuso la chispa que incendió una parte del país no habituado al olor de la goma quemada.

Igual que las plazas argentinas, que las rotondas del conurbano, las rotondas francesas se convirtieron durante muchos meses en espacios de intercambio y empoderamiento, llevando su malestar a las calles en sucesivos sábados de odio ciudadano.

Estos nuevos sujetos no se adaptan a la categorización de la izquierda ortodoxa, circunstancia que a quien lea estas líneas no le asombrará. Es cierto que este descontento y ese movimiento quiso ser instrumentalizado por la extrema derecha, pero el campo popular tiene sus herramientas para preservar su autonomía: en el mediodía, en Gascuña, Occitania, el hinterland de Toulouse, los mismos Chalecos Amarillos y los grupos antifascistas expulsaron de las rotondas a los fascistas que pretendían infiltrarse, según los testimonios que pude recoger el año pasado en el lugar.

Macron con minoría en el parlamento impuso la reforma jubilatoria por decreto

Sin mayoría parlamentaria, Macrón impuso la reforma jubilatoria por decreto

Aunque Macron quiso presentar el adelanto electoral como un magnánimo gesto de estadista, un oír a la calle; un gesto político de efecto con el que sorprender a la oposición, todo ello después de una victoria electoral presentada como avasalladora de forma interesada, como veremos, era una decisión que el presidente tenía ya tomada; los sondeos calcaron los resultados: Hace poco más de un año, soslayando su minoría parlamentaria, Macron impuso la reforma de las pensiones por decreto, evitando la votación parlamentaria.

Ahora, agitando el miedo a la extrema derecha, a los extremos, quiere postularse como defensor de los valores republicanos y, de este modo, conseguir una victoria electoral que le devuelva las mayorías que tuvo en anteriores legislaturas, algo que parece imposible ahora: apelar a la Barbarie o yo no funcionará porque para gran parte de la población francesa Macron es la Barbarie.

Henri Belin, parisino, docente, periodista especializado en temas culturales y políticos y documentales no duda en pronosticar una nueva derrota del actual presidente francés: “La jugada de Macron es irrealista porque no mide el odio que provoca su persona y política entre las capas de la población desfavorecidas y periurbanas (mundo rural y de las pequeñas aglomeraciones) donde las políticas liberales, el desplome de la oferta de servicios públicos (por ejemplo, Sanidad por el suelo, falta de médicos, necesidad en muchos lugares de conducir una hora de coche para encontrar un servicio médico u otros servicios públicos, como la Educación). Todo ello resultado de la política liberal llevada a cabo durante décadas por los sucesivos gobiernos y sus continuas reducciones del gasto público. O la cuestión del poder adquisitivo, esto es, la caída del nivel de vida de las clases populares (pero también de parte de la clase media que teme por su posible proletarización acelerada) por la inflación desatada desde la guerra en Ucrania con la presión permanente de los gastos de energía (naftas, electricidad, gas ) y de los precios de los productos de primera necesidad que no dejan de subir sin que los sueldos sigan esa evolución (aquí claramente los grandes grupos de distribución alimentaria se zarpan como nunca, aprovechando el cuento de la lechera ucrania y el cierre del tráfico marítimo por el canal de Suez para justificar un proceso de alza continua). De ahí un descontento bastante importante”.

En opinión del sociólogo vasco Jakue Pascual, hay que apostar por el trabajo en común de los sectores en lucha, de esos nuevos sujetos precarizados que. desde las banlieus a las rotondas: “Por encima del armado electoral, hacen falta espacios de desarrollo común. El ámbito de lo político está atomizado y la falta de espacios que ofrezcan, hoy en día, la oportunidad de trabajo colectivo o que este trascienda a capas importantes de lo civil, complica que se construya una alternativa global a los fascistas; por lo menos solo desde la coalición electoral. Es cierto que, en la actualidad, todo vale, pero entre los políticos siempre habrá quienes estén no más para cuidar su quiosco, sus zonas de confort. Son diferentes planos de actuación a los que hay que atender, porque además de lo electoral, del trabajo a medio y largo plazo, al fascismo también hay que pararle los pies en la calle”.

¿Qué hay de nuevo, viejo? Nace el Nuevo Frente Popular

Incluso cuando las izquierdas ya habían atado pactos, Macron seguía llamando a una gran coalición liderada por él y que dejara fuera a los extremos. Si el buscado efecto sorpresa no le va a reportar réditos electorales, tampoco encontró a contrapié a la oposición: “El NFP se constituyó, contra todo pronóstico de modo rápido. Abarca desde el Nuevo Partido Anticapitalista –conglomerado de troskistas y ácratas- al ala más blanda y socialdemócrata del Partido Socialista que, tras las elecciones europeas, ha visto aumentar su peso en el seno de la izquierda”, cuenta Henri Belin.

El Partido Socialista Francés, un cadáver político hasta hace no mucho, se recuperó, por varias circunstancias, a juicio de Belin: “primero, recuperó la franja de moderados de centro izquierda que se habían volcado en el cuento del ultracentrismo macronista, entre 2017 y 2023, pero que están descontentos con la política claramente de derechas de Macron, en particular desde la reforma de las jubilaciones adoptada de manera autoritaria y contra la opinión de la mayoría del país. Descontentos también con la última Ley de inmigración que endurece bastante las condiciones de inmigración y legitima en cierta parte el discurso xenófobo de la derecha desde los republicanos (LR) de Eric Ciotti hasta el RN”. Por otro lado, también apunta a falencias de la izquierda: “Tambíen atrajo un voto inicialmente orientado a LFI que se apartaron de estos por dos razones: la falta de renovación interna y el autoriarismo de Mélenchon y la negativa a condenar el ataque de Hamas como un ataque terrorista”. Génération.s, Izquierda Republicana y Socialista, nacionalistas de izquierda vascos, alsacianos, de La Reunión, y otros partidos completan el frente.

Su programa levanta las banderas de la calle. Centrado en las políticas económicas y sociales, busca devolver el poder adquisitivo a la gente, restablecer los servicios públicos de calidad, establecer políticas contra la catástrofe climáticas, de redistribución de la riqueza a través de una fiscalidad más justa, un desarrollo basado en los salarios, derogar la legislación macronista … Todo a implementar en diferentes etapas, empezando por una de choque y ruptura con los gobiernos neoliberales.

En el plano internacional, ámbito de fuertes tensiones internas, piden el reconocimiento del Estado palestino, la liberación de los rehenes israelíes o la ayuda a Ucrania.

Todo el programa puede consultarse aquí https://legrandcontinent.eu/es/2024/06/17/nuevo-frente-popular-el-programa-completo-de-la-coalicion-de-las-izquierdas-francesas/

Cuando falta una semana para la primera vuelta de las Generales, las Legislativas, los sondeos colocan al NFP en segunda posición en cuanto a intención de voto, con el 26,68%. Sería precedido por la ultraderecha, RN, con 32,65%. En tercer lugar, la coalición de Emmanuel Macron, Juntos, con un pobre 19,7%; más pobre teniendo en cuenta que aspira a tener mayoría en la Asamblea Nacional, el parlamento francés. Teniendo en cuenta el ballotage, estos porcentajes podrían tener la siguiente traducción en bancas: RN, extrema derecha, pasaría de 89 a 250; el frente de izquierda, de 131 a 200; Macron, de los 249 actuales no pasaría en el mejor de los casos de 130 bancas.

¿Jugará el banquero Macron a defender los valores republicanos o, visto sus antecedentes, dejará caer la careta y se abrazará a Le Pen, como ya hicieron parte de los gaullistas, Los Republicanos?

Rosa Luxenburg estará revolviéndose en su tumba

Parece que el medio urbano será del NFP, que la izquierda está consiguiendo movilizar su base electoral y que también fuera de las ciudades el desempeño de la izquierda puede ser bueno. ¿Qué sucede con la juventud abstencionista?, ¿con la juventud de las periferias urbanas a las que apela Thuram? Henri Belin nos da algunas claves: “La juventud: pues está muy movilizada contra el RN en las ciudades, las banlieues son fuerte proporción de hijos de la inmigración y las categorías diplomadas. Pero aún así, la juventud de las banlieues no está del todo movilizada y no se considera interesada por estas batallitas que consideran son las de un país que no se interesa por ellos: En resumen, `¿Ah que nos decís que no somos de aquí día sí, día también? Pues ahora os jodéis`. Hay también una fuerte oposición de ciertas capas de la juventud musulmana al discurso laicista compartido por casi todo el arco político francés entre los cuales la izquierda no es la última en reivindicarlo, total que tampoco ven qué podría cambiar en su vida con un gobierno RN, si igual un poco más duro pero no mucho más según ellos. También existe una gran parte de la juventud rural y perirurbana que va a optar por el RN, lamentablemente, por querer probar algo nuevo según dicen y porque el RN de momento ha ganado la batalla cultural entre ellos”

¿Quién lo Banca a Macron?

Con Macron nos encontramos más allá de la “miserable farsa”, en pleno vodevil. Empleado público, socio de la banca Rothschild & Cie, asesor económico del presidente francés François Hollande, socialista, fue nombrado ministro de Economía, en 2014, a la edad de 37 años, designación contestada por la mayoría sindical ya que veían en Macron el origen de todas las reformas económicas de Hollande y que tenían a la empresa como beneficiaria.

Emanuelle Macrón y su protector Rothschild

Dos años más tarde, encabezando un armado financiado por la banca,y que lleva sus iniciales, En Marcha, reeditando los tiempos de la República de los Banqueros y la traición a la revolución de 1848, implosionando el socialismo, Macron se postula a presidente de la República. El 14 de mayo de 2017, con 39 años, se convirtió en el más joven presidente de Francia tras derrotar a Marine Le Pen en el ballotage, algo que se repitió en 2022.

Aunque Macron anunció que su movimiento no era “ni de derecha ni de izquierdas”, apelando a una supuesta transversalidad republicana sin ideología, ya en enero de 2017, Jean-Luc Mélenchon, líder del movimiento político La Francia Insumisa señaló que “el programa de Macron está inspirado por la misma Le Pen”.

Desde su acceso al poder, Macron ha incendiado la calle, haciendo buena, en parte, la opinión del político de izquierdas. Desde 2017, la coyuntura sociopolítica ha estado marcada por la reforma del Código Laboral (que, por ejemplo, flexibiliza las condiciones de despido, reduce las indemnizaciones y beneficia a la empresa); la Ley de reforma de la compañía francesa de ferrocarriles, SNCF; la revuelta de los Chalecos Amarillos, tras el aumento del precio de las naftas; y las protestas, desde 2019 a 2023 contra la reforma de las pensiones.

Como salida en falso a la crisis, Macron renunció a aumentar las tasas que conllevaban el aumento de los precios de los combustibles y anunció una suba en el salario mínimo de 100 euros/mes en 2019.

Aún así, y aunque aquí la inflación este lejos del 400%, a nadie le escapa lo peligroso de la situación cuando los partidos tradicionales no son capaces de dar solución a estas realidades que, por otra parte, a menudo, han creado.

Imponer la reforma de las pensiones por decreto, evitando el voto del Parlamento, donde no tenía mayoría, con la calle en llamas y con picos de revuelta en 2019, 2020 y el propio 2023, fue el momento álgido de la impopularidad de Macron que, como vamos viendo, se inicia ya en 2012, cuando su asesoría enmascara una labor de intermediación entre banca, empresa y gobierno.

La maniobra supuso la dimisión de la primera ministra, Élisabeth Borne, a petición de Macron, en enero de este año. Echó a una mujer pero se justificó nombrando al primer ministro más joven de la historia, Gabriel Attal (35). El espectáculo es imprescindible en un armado que se supone sin ideología.

El joven Attal fue también el Ministro de Educación de amplia militancia socialista que prohibió la abaya (túnica islámica femenina), ensayó el uso de uniformes y tomó otras medidas que, en opinión de las izquierdas, eran propias de la extrema derecha. Este prontuario explicaría su designación para pilotar el gobierno en el periodo electoral, ya que su perfil es compatible con la cabeza electoral del partido lepenista, RN, Jordan Bardella.

Incierto panorama electoral

Vimos de dónde la convocatoria, las políticas de Macron y, por eso mismo, porque las intenciones de voto le sitúan en tercera posición, detrás de los extremos.

Habrá elecciones, entonces, en 577 circunscripciones, las primeras el 30 de junio; y el 7 de julio, ballotage. Los extremos, encabezan la intención de voto. Ni siquiera Kylian salva a Macron de la inquina que este creó desde su acceso al poder en 2017. Viajemos por la política de Francia para sentir el pulso de la calle.

La victoria de la extrema derecha, de Agrupación Nacional (RN), el partido de Marine Le Pen y Jordan Bardella, en las elecciones europeas del pasado 9 de junio fue avasalladora, pero con muchos matices, tanto por el tipo de elecciones de las que se trataban como por la baja participación que hubo en las mismas. El relato es interesado. Vender miedo.

Tras un completo análisis de las elecciones europeas y las lecciones que de estas se pueden sacar de cara a las legislativas del 30 de junio y 7 de julio, la publicación “Le Grand Continent” concluye que “Aunque parece probable una nueva derrota del bando presidencial, la capacidad de RN para asegurarse una mayoría parlamentaria absoluta frente a una izquierda unida es ahora la principal incógnita de las elecciones”, manifiestan. El excelente trabajo se puede consultar en este link https://legrandcontinent.eu/es/2024/06/18/la-movilizacion-del-electorado-de-la-izquierda-y-del-centro-puede-debilitar-mucho-a-rn-en-francia/ , pero me permito destacar este, a mi entender, revelador, párrafo:

“Hay una cifra, sin embargo, que llama a la cautela: con 7.8 millones de votos, RN ha obtenido ciertamente dos millones de votos más que en las elecciones de 2019, pero al mismo tiempo ha recibido alrededor de 300 mil votos menos que en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de 2022, y casi 5.5 millones de votos menos que en la segunda vuelta de esas mismas elecciones. Teniendo en cuenta la participación relativamente modesta en las elecciones europeas en Francia (51.5%, frente al 73.7% y 72% en las dos vueltas de las elecciones presidenciales), los casi 8 millones de votos emitidos el 9 de junio pesaron sin embargo mucho más que en las elecciones de 2022. Esta es la principal paradoja de la victoria europea de RN: si bien obtuvo un resultado históricamente elevado, sólo una pequeña minoría de los electores inscritos votó por el partido de extrema derecha (el 16%)”

Aunque en el próspero occidente, los partidos políticos socialdemócratas intenten hacer creer que elegir su papeleta en unas elecciones es antifascismo, nada más lejos de la realidad. Rosa Luxenburg estará revolviéndose en su tumba.

La batalla contra el fascismo va, por lo tanto, mucho más allá de estas elecciones y, por supuesto, de las poses de la socialdemocracia, preocupada de no perder sus despachos.

En el Estado francés, diferentes voces del campo popular están llamando a votar al NFP, pero recuerdan que leyes como la de Inmigración y asilo no son otra cosa que concesiones a la extrema derecha que vive del pasado y presente colonialista y racista francés, incluyendo su presencia militar en África y sus acuerdos de “cooperación” para asegurarse materias primas, energía y mercados, amén de su sostén al sionismo. El racismo es la nafta que mantiene viva a la extrema derecha, un racismo que va del barrio, del día a día, de los ataques a las minorías, a lo institucional, a lo sistémico, reflejado en las políticas de empleo, sanidad o vivienda, y todo esto requiere de un continuado trabajo de base empezando por el barrio y los medios rurales, buscando nuevos espacios de reproducción de las ideas de izquierda y buscando la hegemonía cultural.

Continue Reading

Destacada

EE.UU: Aumentan protestas pro Palestina en un singular año electoral

Por Carmen Valdivieso Hulbert, corresponsal LCV en New York

Las protestas pro Palestina se han intensificado en numerosas universidades de Estados Unidos, con unos 500 arrestos en esta semana. Los estudiantes condenan los ataques militares de Israel en Gaza, y exigen la desinversión de los fondos universitarios en operaciones militares israelíes. Durante la Pascua Judía muchos miembros de la colectividad también se manifestaron contra el exterminio palestino frente a la casa de un senador demócrata.

Todo empezó hace 10 días en Columbia University, donde los estudiantes propalestinos levantaron tiendas de campaña en los jardines del campus universitario. Las autoridades universitarias llamaron a la policía y un centenar de estudiantes fueron arrestados, mientras que otros fueron suspendidos y expulsados del lugar. Desde esa fecha grupos de universitarios de otros estados se han solidarizado con el movimiento y han tratado de levantar campamentos en los jardines de sus campus, no solo en Nueva York , sinó también en otras universidades de todo el país, desde Massachusetts, Wisconsin, Minnesota, Texas y California, entre otros. Ya suman 500 los estudiantes arrestados a lo largo de todo el territorio nacional.

Los ataques militares de Israel en Gaza que ya se han cobrado la vida de 34.183 palestinos, con 77.143 heridos y centenares de miles de evacuados, tuvieron una rápida repercusión entre los estudiantes universitarios que reclamaban el fin de las matanzas. La invasión israelí en territorio palestino comenzada luego del atentado terrorista en la frontera provocado por un grupo de Hamas el 7 de octubre, donde murieron 1.700 personas y hubo 8.700 y 240 rehenes, fue presentada por Netanyahu como una represalia pero se está convirtiendo en genocidio según los estudiantes en favor del pueblo Palestino.

Algunas voces han comparado las protestas propalestinas de estos días a las multitudinarias manifestaciones contra la guerra de Vietnam a fines de la década del sesenta y principios de los 70s, aún queda por verse cuál será su alcance, aunque existen muchas similitudes políticas en ambos escenarios.

Asimismo nos han recordado a las protestas universitarias y de grupos de activistas por los derechos civiles de los años 80, contra el Apartheid en Sudáfrica, que exigían la desinversión de capitales en empresas sudafricanas, desencadenando el fin de ese régimen y la liberación del líder Nelson Mandela quien a su vez fue elegido presidente de la nueva nación libre.

Todo esto se vive en medio de un ambiente cargado de calor político en un año electoral, en el cual el presidente Joe Biden, visiblemente envejecido, realiza una limitada campaña de reelección por el Partido Demócrata, mientras que su rival republicano, el ex presidente Donald Trump, tiene una limitada campaña proselitista debido a cuatro juicios que enfrenta por varios delitos de fraude, obstrucción de justicia y por violaciones a la ley de espionaje, en estados como Nueva York, Georgia, Florida y en la capital Washington DC.

En un principio, los medios informativos de Estados Unidos catalogaron las actuales manifestaciones estudiantiles como antisemitas, pero el tono ha ido cambiado hasta quedar ahora en protestas pro Palestina. Sin embargo, muchos grupos judíos participan activamente en las protestas.

Pascua judía y reclamos de alto el fuego

El martes, el mismo día en que el Senado estadounidense aprobaba un paquete de ayuda militar de 95 millones de dólares para Israel y Ucrania, cientos de manifestantes judíos se congregaron en Brooklyn frente a la residencia del senador Chuck Schumer, líder de la mayoría demócrata en el Senado que esta semana logró que se votara una ayuda extra de 26 mil millones de dólares a Israel. Ese fue el lugar elegido para el inicio de una festividad como la Pascua judía, el Séder, la cena pascual convertida en una manifestación de reclamo para que se detenga el financiamiento del genocidio en Gaza.

Durante el acto, muchos líderes judíos, entre ellos rabinos, y activistas palestinos de Nueva York, destacaron su condena al sionismo y su respaldo al pueblo palestino que padece en Gaza. Mientras coreaban “Cese inmediato del fuego”, “Dejen que Gaza exista”, “Detengan el financiamiento a Israel”, miembros del grupo Judíos por la Paz, acompañados de cientos de vecinos de la zona, entre ellos muchos palestinos, bloquearon las arterias de la zona adyacente a Grand Army Plaza una de las áreas de Brooklyn de mayor tránsito vehicular. Entre los asistentes, la escritora Naomí Klein quien pronunció un duro discurso: “Lo que quiero decirles esta noche en este revolucionario e histórico Séder en las calles es que demasiada gente de nuestro pueblo está adorando una vez más a un falso ídolo. Están cautivados por él. Intoxicados por él. Profanados por él. Ese falso ídolo se llama sionismo.

La intensidad de las protestas que han ido creciendo al calor de las acciones militares de Israel en Gaza y el aumento de muertos y heridos entre la población civil palestina, han conseguido muchos más adeptos entre los estadounidenses que ven toda esa información ya sea por televisión o en sus teléfonos a través de las redes sociales.

Al igual que en 1968, un año sumamente violento no sólo por las protestas de la guerra de Vietnam, sinó por los asesinatos de Bob Kennedy y Martin Luther King, la convención del Partido Demócrata este año se realizará en Chicago. Fueron quizás las numerosas protestas en ese año, las que llevaron a los estadounidenses a elegir al republicano Richard Nixon, quien ofrecía una mayor paz y un nuevo rumbo de la guerra en Vietnam. Promesas que cayeron en saco roto.

En esa ocasión numerosas organizaciones planearon marchas alrededor de la sede de la Convención Demócrata, con o sin permiso de las autoridades. Efectivamente durante el evento hubo violentos enfrentamientos entre grupos de oposición y la policía, con más de 600 civiles y 152 policías, heridos.

Este año, una nueva generación que ha crecido con movimientos sociales como Ocupemos Wall Street, y La vida de los negros vale, está horrorizada por los sucesos de los ataques militares de Israel en Gaza donde han muerto más de 34 mil civiles. Asimismo, más de 1.000 ministros religiosos negros le han pedido al presidente Biden a que ponga presión para un cese del fuego en Gaza.

Grupos antibélicos ya planean multitudinarias protestas en Chicago este agosto, entre ellos, la Red Comunitaria palestino estadounidense que ha manifestado que marchará con o sin autorización. Según una encuesta de la Universidad Quinnipiac publicada la semana pasada indica que el 53% de demócratas se opone a una mayor ayuda a Israel para la guerra contra Hamas. Y los ánimos ya están caldeados por la creciente inflación y una inmigración descontrolada.

*******

PASCUA JUDÍA N.Y./ 26 de abril de 2024

Discurso de Naomi Klein en el Séder de Emergencia en las Calles de Nueva York.

He estado pensando en Moisés y su ira cuando descendió del monte y encontró a los israelitas adorando a un becerro de oro.La ecofeminista que hay en mí siempre se sintió incómoda con esta historia: ¿qué clase de dios tiene celos de los animales? ¿Qué clase de dios quiere acaparar todo lo sagrado de la Tierra?

Pero hay una manera menos literal de entender esta historia. Nos habla de falsos ídolos. De la tendencia humana a adorar lo profano y lo que reluce, a fijarnos en lo pequeño y material en lugar de en lo grande y trascendente.

Lo que quiero decirles esta noche en este revolucionario e histórico Séder en las calles es que demasiada gente de nuestro pueblo está adorando una vez más a un falso ídolo. Están cautivados por él. Intoxicados por él. Profanados por él.

Ese falso ídolo se llama sionismo.

Es un falso ídolo que usa nuestras más profundas historias bíblicas de justicia y emancipación de la esclavitud –la historia misma del Pésaj– y las convierte en groseras armas de robo colonial de tierras, hojas de ruta para la limpieza étnica y el genocidio.

Es un falso ídolo que ha tomado la idea trascendente de la tierra prometida –una metáfora de la liberación humana que ha viajado a través de múltiples religiones a todos los rincones del mundo– y se ha atrevido a convertirla en un cheque en blanco para un Etnoestado militarista.

La versión de la liberación que nos presenta el sionismo político es en sí misma profana. Desde el primer momento, requirió la expulsión masiva de los palestinos de sus hogares y sus tierras ancestrales en la Nakba. Desde el primer momento ha estado en guerra con los sueños de liberación. En un Séder vale la pena recordar que esto incluye los sueños de liberación y autodeterminación del pueblo egipcio. El falso ídolo del sionismo equipara seguridad israelí con dictadura egipcia y Estados clientes.

Desde el primer momento el sionismo se ha abocado a una retorcida idea de libertad que ve a los niños palestinos no como seres humanos, sino como amenazas demográficas, de la misma manera que el faraón en el libro del Éxodo temía a la creciente población de israelitas y por ello ordenó la muerte de sus hijos.

El sionismo nos ha traído a nuestro actual momento de cataclismo y es hora de que lo digamos claramente: siempre nos ha estado conduciendo hacia aquí.

Es un falso ídolo que ha llevado a demasiada gente de nuestro pueblo por un camino profundamente inmoral y que ahora tiene a esa gente justificando la violación de mandamientos fundamentales: no matarás, no robarás, no codiciarás.

Es un falso ídolo que equipara la libertad judía con las bombas de racimo que matan y mutilan a los niños palestinos.

El sionismo es un falso ídolo que ha traicionado todos los valores judíos, incluso el valor que le damos a cuestionar (una práctica que hace parte del Séder con sus cuatro preguntas formuladas por el niño más pequeño).

Ha traicionado incluso el amor que tenemos como pueblo por los textos y la educación. Hoy, este falso ídolo justifica el bombardeo de todas las universidades de Gaza; la destrucción de innumerables escuelas, archivos, imprentas; el asesinato de cientos de académicos, periodistas, poetas: esto es lo que los palestinos llaman escolasticidio, la aniquilación de los medios de educación.

Mientras tanto, en esta ciudad, las universidades llaman a la Policía de Nueva York y se atrincheran contra la «grave amenaza» que representan sus propios estudiantes, los que se atreven a hacerles preguntas básicas: ¿cómo puedes decir que crees en algo, y menos que menos en nosotros, mientras habilitas, inviertes y colaboras con este genocidio?

Al falso ídolo del sionismo se le ha permitido crecer sin control durante demasiado tiempo.

Por eso esta noche decimos: esto termina aquí.

Nuestro judaísmo no puede ser contenido por un Etnoestado, porque nuestro judaísmo es internacionalista por naturaleza.

Nuestro judaísmo no puede ser protegido por el Ejército aniquilador de ese Estado, porque lo único que hacen los militares es sembrar dolor y cosechar odio, incluso contra nosotros como judíos y judías.

Nuestro judaísmo no se ve amenazado por quienes alzan sus voces en solidaridad con Palestina sin importar raza, etnia, capacidad física, identidad de género o generaciones. Nuestro judaísmo es una de esas voces y sabe que en ese coro reside tanto nuestra seguridad como nuestra liberación colectiva.

Nuestro judaísmo es el judaísmo del Séder de Pésaj: la reunión en ceremonia para compartir comida y vino por igual con seres queridos y con extraños, el ritual inherentemente portátil, lo suficientemente liviano como para llevarlo en nuestras espaldas, que no necesita de más nada que de tú y yo: ni muros, ni templo, ni rabino, con un rol para todos, incluso –especialmente– para el niño más pequeño. El Séder es una tecnología de la diáspora por antonomasia, hecha para el duelo colectivo, la contemplación, el cuestionamiento, el recuerdo y la reactivación del espíritu revolucionario.

Así que mira a tu alrededor. Este, aquí, es nuestro judaísmo. Mientras las aguas suben y los bosques arden y no hay nada seguro, oramos ante el altar de la solidaridad y la ayuda mutua, cueste lo que cueste.

No necesitamos ni queremos el falso ídolo del sionismo. Queremos liberarnos de un proyecto que comete genocidio en nuestro nombre. Liberarnos de una ideología que no tiene ningún plan para la paz más que tranzar con Petroestados teocráticos asesinos, mientras vende al mundo las tecnologías del asesinato ultratecnologizado.

Buscamos liberar al judaísmo de un Etnoestado que quiere que los judíos vivan con miedo permanente, que quiere que nuestros hijos vivan con miedo, que quiere que creamos que el mundo está en nuestra contra para que corramos hacia su fortaleza y a guarecernos bajo su cúpula de hierro, o al menos para mantener el flujo de armas y donaciones.

Ese es el falso ídolo.

Y no es solo Netanyahu, es el mundo que él creó y el que lo creó a él: es el sionismo.

Nosotros, en estas calles desde hace meses y meses, somos el éxodo. El éxodo del sionismo. Y a los Chuck Schumer de este mundo no les decimos «deja ir a mi pueblo». Les decimos: «Ya nos fuimos. ¿Y tus hijos? Ahora están de nuestro lado».

(Transcripción en inglés publicada en The Guardian. Traducción al español de Brecha.)

Continue Reading
Advertisement

Facebook

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.