“Algo parecido a la felicidad”. Federico Lorenz, Edhasa, 2013

Una minuciosa investigación sobre la resistencia en el Astillero Naval Astarsa que fue uno de los íconos de la lucha obrera de los primeros setenta. No por casualidad, el 24 de marzo de 1976 el gobierno de Videla secuestró a 11 obreros del Astillero. Hace unos meses comenzó el juicio por la responsabilidad de estos secuestros y está todo el Tigre movilizado. El mismo Federico Lorenz testimonió en este proceso.

El título del libro proviene de una frase dicha por uno de aquellos obreros sobrevivientes que al recordar esas jornadas épicas de conquistas laborales a fuerza de lucha y solidaridad le dijo que en esos días se vivía “algo parecido a la felicidad”.

El estilo de relato es atrapante, tiene algo de thriller histórico político. Desde un inicio desliza una pregunta inquietante: ¿porqué murió quemado el obrero José María Alesia el 24 de mayo de 1973, accidente o sabotaje? Lo cierto es que su muerte fue el disparador de la toma de los astilleros, una toma compleja, armada, donde debían controlar más de 16 hectáreas, y una de las más importantes victorias obreras de esos años. Esa misma mañana del accidente, el diario Crónica publicaba una solicitada de los obreros exigiendo mayor seguridad en el trabajo. Al día siguiente, asumía Héctor J. Cámpora la presidencia. Como si se hubieran alineado los planetas, todo sucedía en un mismo día. La agrupación de los Astilleros que llevó adelante la toma se llamó José María Alesia.

Los militares y casi todos los partidos políticos tradicionales han puesto el acento en la responsabilidad de las organizaciones armadas al fomentar el golpe militar. Se ha echado un manto de olvido sobre estas resistencias sindicales, que eran muchas, y que parecían imparables. Bienvenga este libro editado por Edhasa para echar un poco de luz sobre éste fenómeno obrero revolucionario. El texto contiene una documentación histórica y testimonial impresionante, y está escrito por un historiador que también es escritor. Se lee con la agilidad de una ficción y estremece por ser pura realidad.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda