¿En Jordania como en Argentina? Protestas contra el FMI

El primer ministro jordano dió marcha atrás en un proyecto de reforma tributaria que provocó una semana de protestas masivas en el país además de una huelga general. Ubicado en Medio Oriente, entre Siria, Irak, Arabia Saudita y el Mar Rojo, el pequeño país gozaba hasta hace cuatro años de prestigio internacional, catalogado como un ‘mercado emergente’ de la Liga Arabe que disfrutaba de excelentes relaciones con la Unión Europea.

Hoy, su economía depende de prestamos internacionales. Metió la cola el FMI y la cosa se puso brava. El ajuste propuesto por el organismo internacional provocó empobrecimiento de la población, aumento del precio de los servicios, se duplicó el precio del pan, entre otras consecuencias.

De acuerdo a la información de ABC: “La oleada de protestas, la mayor de los últimos años que ha sacudido Jordania, supone la respuesta a unas medidas de austeridad impulsadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y con las que se pretendía elevar la recaudación de impuestos a través de un mayor número de contribuyentes. Para ello se preveía una subida de entre el 5% y el 25% de los impuestos para los particulares y se gravaba a las personas a partir de un sueldo anual superior a 8.000 dinares (unos 9.500 euros). Las repercusiones de las medidas de ajuste dispararon también el precio de la electricidad en un 19 % y los combustibles en un 5,5 %, y llegaron a duplicar el precio del pan en un país que, según cifras oficiales, tiene un desempleo del 18,5% y un 20% de la población vive bajo el umbral de la pobreza. La economía jordana se ha visto lastrada, además, en los últimos años por la llegada de cientos de miles de refugiados de la guerra en Siria.”

Omar al Razzaz, flamante primer ministro de la monarquía constitucional jordana.

Después de una semana de movilizaciones en todo el país, el nuevo primer ministro jordano, Omar al Razzaz, anunció la decisión de retirar el controvertido proyecto de reforma fiscal. La crisis ya había obligado a renunciar al anterior primer ministro, Hani al Mulki. Asumió el gobierno un ex economista del Banco Mundial que en solo cuatro días decidió anular ese proyecto e iniciar conversaciones con todas las partes para logra una reforma tributaria con mayor consenso.

 

Jordania recibió en 2016 un préstamo del FMI de 723 millones de dólares a tres años. El reino hachemita se comprometió, en contrapartida, a ejecutar unas duras reformas estructurales con el fin de reducir la deuda pública al 77% del PIB para el 2021 frente al 94% del 2016.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda