Despidos masivos en la Fundación Favaloro.

El miércoles, la Comisión Interna del prestigioso instituto de salud cardiovascular fue citada a la Oficina de Recursos Humanos. Allí les informaron que habría unos 50 despedidos. Los rumores corrían hace unos días pero el anuncia concreto siempre es una sorpresa.

Hasta el jueves ya habían llegado 30 telegramas. Hoy, viernes, habrá una asamblea en la Fundación, con cese parcial de actividades, para ver los pasos a seguir. Germán Rodríguez, uno de los delegados gremiales, relató que a partir de la sorprendente comunicación permanecieron desde la madrugada en las puertas del edificio, allí los compañeros que llegaban a trabajar comunicaban al sindicato si formaban parte de los despedidos o no. “Este es el accionar que tiene la Fundación, el manoseo de los trabajadores. Hablamos del prestigio del Doctor Favaloro pero acá no se lo representa. Los directivos no dan la cara”

Un final injusto para una institución creada por uno de los más prestigiosos médicos del país, reconocido internacionalmente por la invención de la técnica del Bypass coronario.

René Favaloro, hijo de una modista y un carpintero, se formó en la educación pública, y mantuvo una coherencia hasta el final a favor de la salud para todos, lo caracterizó siempre una noción igualitaria y solidaria, de respeto al que menos tenía, porque sabía que él también era un trabajador, hijo de trabajadores. Integró la Conadep, Comisión encargada de investigar los crímenes de la última Dictadura Militar en el inicio de la democracia. Se suicidó en el año 2000, en una carta denunciaba las deudas millonarias que mantenía el Estado con la Fundación que hacían imposible continuar la tarea que inició en 1975. En su última carta escribió: Valga un solo ejemplo: el PAMI tiene una vieja deuda con nosotros (creo desde el año 94 o 95) de 1.900.000 pesos; la hubiéramos cobrado en 48 horas si hubiéramos aceptado los retornos que se nos pedían (como es lógico no a mí directamente)”. El interventor del Pami en ese momento era el actual Jefe de Gobierno de CBA, Horacio Rodríguez Larreta.

Fue la propia Mirtha Legrand quien en un almuerzo picante, inquirió a Rodríguez Larreta sobre su responsabilidad en el tiro al corazón que mató al Dr. Favaloro, la conductora concluyó: “A Favaloro lo mató la corrupción”.

Hoy, otra es la historia. Los directivos de la Fundación parecen haber olvidado las lecciones del maestro. No reciben a los trabajadores, no dan explicaciones, y dejan a cincuenta familias en la peor de las angustias.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda