Las caras del ajuste. Metalúrgicos, textiles, calzado y alimentación.

Textil Algoselan

El aumento de un 48 por ciento en la tarifa de luz y la falta de ventas con un sobre stock fueron determinantes para que la Textil Algoselán decidiera suspender a 200 trabajadores por un mes. No descartan que se postergue la decisión de mantener las máquinas paradas para no gastar en servicios. En el tiempo de suspensión, los obreros cobrarán un 87,5% de su sueldo. Algoselan es una de las industrias en situación crítica del Parque Industrial Villa Flandria, en la Provincia de Buenos Aires

Metalúrgica Tandil.

Una fábrica emblemática de la ciudad, que supo tener en algún momento 900 empleados, hoy se ve al borde del cierre. Así lo anunció un directivo de la empresa quien comunicó a los 100 empleados que todavía sobrevivían produciendo que bajaban la persiana. La UOM había advertido la crisis y se cumplió el peor de los presagios.

Cierra Dulces Bel Top

El pueblo de Bell Ville sigue sufriendo los embates del ajuste. La empresa productora de dulces de membrillo, batata y dulce de leche, Bel Top, desde hace un tiempo comenzó a ofrecer retiros voluntarios, y redujo su planta de 30 a 22 personas. No fue suficiente. Ya anunciaron el cierre de la empresa y el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA) está intentando que al menos cobren la indemnización correspondiente.

Calzado Cadein, Córdoba.

El lunes pasado los trabajadores se encontraron con la fábrica cerrada y sin ningún jefe que diera explicaciones. Desde entonces permanecen en vigilia en las puertas de la empresa y marcharon por la ciudad para denunciar la situación y el vaciamiento de la industria que se llevó maquinarias en el fin de semana. Son setenta los empleados que quedan en la calle. .

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda