Conciliación obligatoria en Alimentación por bloqueo de fábricas

Rodolfo Daer, líder del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA) endureció su postura frente a la patronal luego de que levantaran las reuniones previstas para discutir paritarias.

El dirigente sindical, hermano de Héctor, el triunviro de la CGT, sostuvo que el bono de fin de año no es suficiente y exigió la reapertura de paritarias en el sector. Lanzó un plan de lucha que consistió en el bloqueo de una docena de fábricas en la provincia de Buenos Aires durante este lunes. 

En las puertas de plantas de reconocidas marcas como  Arcor, Mondelēz, Bimbo, Felfort, Quaker, Molinos, PepsiCo y Nestlé, hubo piquetes con gomas quemadas que solo permitían el ingreso de los trabajadores pero no podían pasar los camiones para hacer la distribución. Según trascendió, el sindicato eligió bloquear grandes firmas y no encarar a las Pymes que están pasando un difícil momento. 

Rápido de reflejos, el Ministerio de Producción y Trabajo dictó la conciliación obligatoria hasta el 20 de noviembre. En tanto, las Cámaras Empresarias de Alimentación decidieron volver a sentarse en la mesa de negociaciones. “Gracias a las medidas de fuerza del día de hoy se logró la reapertura de la negociación con la cámara empresaria”, anunció eufórico el gremio.

 

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda