Miércoles 13/2: “Gran Jornada Nacional de Protesta” de organizaciones sociales y gremios

En horas de la mañana, las organizaciones sociales nucleadas en Barrios de Pie, la CCC y la Ctep, acompañadas por el secretario general de la CAAT, Juan Carlos Schmid y representantes de la CTA Autónoma, brindaron una conferencia de prensa en la sede de Constitución de la CTEP, para informar el alcance a nivel país y los objetivos de la moviliación que, bajo el lema «Tierra, Techo y Trabajo», tendrá lugar el próximo 13 de febrero. Algunos de los puntos destacados de las demanda es solicitar la aprobación urgente de las leyes de Emergencia Alimentaria, Agricultura Familiar, Infraestructura Social, Emergencia en Adicciones y exigir que se efectivice el presupuesto para la ley de Urbanización de Barrios Populares. Los referentes de las organizaciones afirman que el país enfrenta la inflación “más alta desde 1991″, dejando a los sectores humildes por debajo de la canasta de indigencia, que está pautada en 10.907 pesos.

Esteban «Gringo» Castro, secretario general de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), afirmó que “La movilización del día 13 tiene que ver con una situación muy compleja que está viviendo fundamentalmente el sector que representamos de los trabajadores y trabajadoras más pobres de la Argentina y sus familias, y sus hijos”. Respecto de las demandas del tratamiento y la aprobación de los proyectos de leyes presentados por el sector, Castro sostuvo que “hubo un tiempo prudencial para el tratamiento de las leyes. Eso no ocurrió. Por el contrario, el gobierno nacional ha tomado la decisión de profundizar un proceso de ajuste, de ahorrarse 470 mil millones de pesos que van a pesar sobre las espaldas de los trabajadores y trabajadoras de la Argentina y nosotros nos vemos en la obligación de manifestar nuestros problemas”.

Por su parte, La Corriente Federal de los Trabajadores se encuentra realizando hoy un plenario de unos 30 secretarios generales de los sindicatos que la componen donde definirá medidas que serán anunciadas en una conferencia de prensa pautada para las 16 horas y quizás anuncie su participación en la jornada del miércoles. El tratamiento del tema figura en la agenda del encuentro, tal como lo adelantara Eduardo Berrozpe, secretario de Prensa de La Bancaria, enrolados en la Corriente Federal, un sector duro del sindicalismo que mantiene su pertenecía orgánica dentro de la CGT. La semana pasada tuvo lugar una reunión que da oxígeno a la especulación de apoyo y presencia de este sector sindical. Héctor “El Gringo” Amichetti (Gráficos), el secretario de prensa de La Bancaria Eduardo Berrozpe, Walter Correa (Curtidores) y Vanesa Siley (Sitraju) se reunieron con Esteban Castro y Gildo Onorato de la CTEP, Walter Córdoba de Barrios de Pie SOMOS y Fredy Mariño de la Corriente Clasista y Combativa. Por último, está confirmado el apoyo y presencia de la SUTEBA/Baradel.

En tanto el sector de Hugo Yasky y sus aliados aún no tiene una definición. Así publicaba hoy el diario Tiempo Argentino la postura del sector: “Por otro lado, si bien las organizaciones que integran el triunvirato piquetero abrieron la convocatoria a organizaciones sindicales, la CTA de los Trabajadores conducida por Hugo Yasky descartó su participación. Yasky, en diálogo con Tiempo, señaló que «no vamos a participar, no recibimos notificación de los que organizan«. El dirigente explicó que «hicimos marchas multitudinarias contra el tarifazo en Mendoza y Córdoba y ahora seguimos en Paraná y luego en Rosario. En todas se sumaron las regionales de la CGT. Hay dos CGT, la de las provincias y la que duerme una siesta larga con el gobierno«. Al mismo tiempo adelantó que «vamos a hacer un plenario de organizaciones el 21F para organizar un acto a mediados de marzo con todas las organizaciones del Frente Sindical para el Modelo Nacional».

Trascendió que hay preocupación gubernamental por esta movilización, en particular en la cartera que dirige Carolina Stanley, porque se calcula que puede llegar a tener una participación que ronde las cien mil personas.

El 2019 arrancó con un endurecimiento de las medidas económicas de parte del gobierno macrista, los despidos y cierres de fuentes de trabajo a granel y  tarifazos. Ante la falta de reacción dela CGT, el 25 de enero los movimientos populares pusieron fecha para marchar en febrero y dieron a conocer su análisis de situación en el siguiente comunicado:

LOS MOVIMIENTOS POPULARES MARCHAN EN FEBRERO

Los Movimientos Populares marcharán al Ministerio de Desarrollo Social el próximo miércoles 13 de febrero para exigir una paritaria social que contemple los aumentos de la canasta básica de alimentos y de las tarifas. La inflación que viven los sectores más pobres y humildes significa más hambre y pobreza, porque miles de familias no pueden acceder a comer todos los días. Se vive una grave situación social y laboral que debe ser afrontada con políticas públicas para el sector más afectado.

La CTEP, la CCC, Barrios de Pie, el Frente Popular Darío Santillán y el FOL, junto a otras organizaciones sociales y sindicales, reclamarán una respuesta del Estado para paliar la situación crítica que se vive en los barrios populares en un año que no promete mejoras y en el que los montos de los programas de empleo quedan absolutamente desfasados en relación a los aumentos de precios en alimentos, servicios y transporte.

También se pide la implementación de una medida de carácter excepcional para los beneficiarios de prestaciones sociales del sistema de seguridad social nacional y para los beneficiarios de los distintos programas de trabajo que se encuentren domiciliados en las zonas de catástrofe afectadas por las inundaciones.

La combinación de diversos factores hacen que las familias afectadas vivan una situación de extrema vulnerabilidad, sumando a los problemas que ya tienen habitualmente las calamidades que implica una inundación de esta magnitud, como perder todo lo que tienen bajo el agua, no tener donde vivir, sin ropa ni alimentos para los más chicos, con riesgos para la salud y la integridad física de todos los afectados. Asimismo, se suma la imposibilidad de desarrollar las tareas cotidianas que permiten ganar el sustento diario.

También se exigirá al Estado que interceda en la complicación de las familias de la economía popular para mantener la escolarización de sus hijos e hijas. Para esto se pedirán kits escolares y elementos de estudio para que no avance la deserción en las escuelas y garantizar mayor acceso a la educación para niños, niñas y adolescentes de los barrios populares.

Este año se insistirá con la aprobación urgente de las leyes para el sector presentadas en el Congreso Nacional que aún no tienen tratamiento parlamentario: Emergencia Alimentaria, Agricultura Familiar, Infraestructura Social, Emergencia en Adicciones. Y el presupuesto para la ley de Urbanización de Barrios Populares, que fue aprobada en 2018 pero que no se está implementando en tiempo y forma”. 

 

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda