La V Columna de Laura Giussani Constenla: «El día de la victoria»

El 9 de mayo es el día de la Victoria en Rusia. A las 22.43 del 8 de mayo de 1945, Alemania se rendía frente a un general del Ejército Rojo. En la URSS ya habían entrado en otro día de acuerdo a los husos horarios. Terminaba una pesadilla y empezaba otra.

El Día de la Victoria fue para muchas el día del horror

“La guerra no tiene rostro de mujer”, titulaba su libro investigación Svetlana Alexievich, escritora Bielorusa, ganadora del Nobel de literatura en el 2015. Logró recabar 500 testimonios del millón de mujeres que se alistaron en el Ejército Rojo al ver cómo arrasaban con sus aldeas, las quemaban, mataban o torturaban a sus habitantes. Casi todas adolescentes, algunas no había tenido todavía el favor de un beso o un amor.

El Día de la Victoria fue para muchas el día del horror. El botín de guerra eran las mujeres. Paso libre para violar en reconocimiento a la entrega de millones de soldados. Estremecedores testimonios dan cuenta del violento festejo. Hay quien habla de estadísticas: 860.000 mujeres violadas en Berlín después de la derrota, por rusos y americanos.

el botín de guerra eran las mujeres

Vencer al Furher significó la muerte de veinte millones de soviéticos. Como después vino la Cortina de Hierro (ésas eran grietas!), y la guerra fría, y nacieron el Este y Occidente, las películas y la cultura dominante solo mostró el sacrificio ‘americano’. Pero el primero en ganar fue Stalin, el 9 de mayo de 1945. Todavía había que hacer capitular a Japón (Italia sin Alemania estaba entregada). Recién el 2 de septiembre de 1945 la guerra terminaba para todos.  Los soviéticos que ahora volvieron a ser rusos, festejan el 9 de mayo el Día de la Victoria. 

ninguna guerra tiene fin

Día en el que hombres y mujeres podían volver a casa cargando todos sus secretos y pecados. Mezquindades, latrocinios, cobardías. La guerra no es cosa de héroes sino de hombres. ¿Qué se festeja, entonces?  El fin del nazismo y el fascismo. ¡Y no es poco! Levanto la copa por esa victoria. También empezó el Stalinismo y se dividió el mundo en dos y apareció el Estado de Israel y el capitalismo occidental sometió a todos los que les correspondía a su modo. Nadie sabe cuál es el principio del principio. Cuál fue la primera guerra que nos dejó así, heridos, maltratados, tristes, vengativos. Ninguna guerra tiene fin, quedan heridas abiertas que supuran y siguen su curso. Acaso se parezca al Juego de los Tronos, capítulo tras capítulo, temporada tras temporada. Guerra tras guerra.

 

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda