ONU: son más de 70 millones los ‘desplazados’ del mundo.

Ilustración de Javcho Savov . "Guernica 2015"

¿Será que una imagen vale más que mil palabras?

Dice Cora Gamarnik: «Estos son Óscar Alberto Martínez Ramírez y su hijita Valeria en una foto familiar. Unos días antes de que se lancen a llegar a EEUU vaya a saber con que sueños. Los dos murieron ahogados. El la envolvió en su ropa para que el agua no se la lleve. La nena tenía su brazo alrededor de su cuello seguramente para sostenerse, para abrazarlo. La foto es tremenda. Tremenda. Impacta, conmueve, por momentos inmoviliza. Está en la primera plana de diarios en el mundo entero.»  Todos vimos la foto. Tan dolorosa que preferimos no verla.

 

Esta imagen podría reproducirse en cientos y cientos de miles. ¿Cuántos serán los que mueren en el intento? No solo en el mediterráneo se encuentra la muerte, hoy supimos que también en el Río Bravo, y en lugares ignotos con gente ignota que busca destinos ignotos. Imaginemos un àlbum de fotos de 70 millones (sí, 70.000.000) de personas que un día deciden dejar su lugar, su casa, quizás su país. Persiguen el sueño de una vida mejor.

El 19 de junio de este año, hace apenas unos días, un informe del ACNUR, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, dio a conocer un informe escalofriante. La foto de Alberto y su hijita fue tapa, los otros setenta millones, no. El informe anual de ACNUR, Tendencias Globales, analiza el «desplazamiento» de las personas en el mundo actual.

Manifestación de exiliados chilenos en Europa durante la dictadura de Pinochet.

La Agencia de Refugiados de Naciones Unidas fue conocida para más de un millón de argentinos -quizás dos- que vivieron el exilio durante la dictadura militar. La situación de los setenta millones de desesperados de hoy es similar a la de aquellos que debieron huir en los setenta de nuestro país. Ignoramos la situación de los cientos de miles que luego emigraron por cuestiones económicas. Por eso, los setenta millones que menciona el informe no nos son ajenos. El exilio hermanó a argentinos, uruguayos o chilenos que giraban por el mundo. 

La palabra ‘desplazamiento’ es un eufemismo que el mismo informe desmiente. En realidad, huyen. De la muerte o de sus tristes vidas. Veinte años atrás el número de migrantes era la mitad, y con relación al año pasado creció en más de dos millones. 

De acuerdo a la Agencia de las Naciones Unidas los grupos de ‘desplazados’ pueden dividirse en tres grupos. «El primero es el de las personas refugiadas, es decir, aquellas que han tenido que huir de su país por causa de los conflictos, la guerra o la persecución. En 2018, el número de refugiados en el mundo alcanzó los 25,9 millones de personas, medio millón más que el año anterior. Incluidos en esta cifra están los cinco millones y medio de refugiados palestinos que se hallan bajo el mandato de la Agencia de Naciones Unidas para la población refugiada de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA, por sus siglas en inglés). El segundo grupo es el de los solicitantes de asilo, es decir, las personas que se encuentran fuera de su país de origen y reciben protección internacional, pero que están a la espera de una resolución sobre su solicitud de la condición de refugiado. A finales de 2018 había 3,5 millones de solicitantes de asilo en todo el mundo.»

Los datos que resalta el ACNUR en su página son sumamente representativos: 

«NIÑOS Y NIÑAS: En 2018, uno de cada dos refugiados era un niño o niña. Muchos de ellos (111.000) se encontraban solos o sin sus familias.

MENORES DE CINCO AÑOS: Uganda, por ejemplo, registró a 2.800 niños y niñas refugiados menores de cinco años solos o separados de sus familias.

ENTORNOS URBANOS: Cada vez son más las personas refugiadas que viven en ciudades (61%), en lugar de zonas rurales o campamentos de refugiados.

PAÍSES RICOS Y POBRES: Los países de ingresos altos acogen de media a 2,7 refugiados por cada mil habitantes; los países de ingresos medios o bajos, a 5,8; y los países más pobres acogen a un tercio de todos los refugiados del mundo.

UBICACIÓN: Cerca del 80% de los refugiados viven en países vecinos a sus países de origen.

DURACIÓN: Prácticamente 4 de cada 5 refugiados han permanecido en situación de desplazamiento durante al menos cinco años. Uno de cada cinco ha estado en situación de desplazamiento desde hace al menos 20 años.»

Si nos quedamos con la foto de los Ramírez todavía con vida, podemos leer el valor, o la desesperación, que mueve a millones a migrar. No todos mueren. Según un informe de la OIM -Organización Internacional de la Migración- el año pasado murieron en el intento más de cuatro mil personas. Explican: «La mayoría de migrantes mueren ahogados, pero también en accidentes de tránsito o infartos. En el paso del África Subsahariana en Asia y en los desiertos de Norte América y en las estepas de Asía se registraron más de un centenar de muertos por deshidratación o hambre.»

En este mundo vivimos. No hay foto ni estadística que logre dar dimensión a este drama.

 

 

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda