El Ministro de Trabajo justificó que falten al trabajo quienes deban cuidar a sus hijos por el cierre de escuelas. Y más.

El ministro de trabajo, Claudio Moroni, anunció hoy en conferencia de prensa que «están liberados de asistir a su trabajo’, sea público o privado, aquellos trabajadores o trabajadoras que deban cuidar a sus hijos por la suspensión de clases, tengan alguna afección de salud que lo justifique o estén embarazadas. Por otro lado, disminuyó a 60 años la edad de riesgo que mejor se quede en su casa.

Cómo será implementación de estas medidas que involucran a sectores privados no está demasiado clara. Por un lado, explica que en cada caso deberán ‘fijarse las condiciones para poder faltar con su empleador’.

No ir al trabajo para quedarse con los chicos en su casa deberá considerarse una falta ‘justificada’

También instó a los empresarios para que dispongan el trabajo a distancia para aquellas tareas que lo permitan. El objetivo es menos gente transitando, los trabajadores que no sea indispensable que concurran a una oficina deberían permanecer en su casa. En ese caso, «el derecho a la remuneración» tiene «goce íntegro”.

Entre tanto, algunos trabajadores decidieron abandonar las fábricas frente a la falta de respuesta de sus patrones. Tal el caso de los metalúrgicos de Río Grande afiliados a la UOM.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda