Red Federal de Talleres Protegidos en emergencia: esperan que esta semana se cumplan las promesas del gobierno.

Como muchas empresas y emprendedores, decenas de talleres que asisten y dan trabajo a personas con discapacidad en todo el país debieron cerrar sus puertas. Lejos de bajar los brazos, conformaron la Red Federal de Talleres protegidos, organización que nuclea alrededor de 150 emprendimientos productivos donde personas con discapacidad desarrollan productos propios o líneas diversas de servicio. Lo hicieron a conciencia, con el objetivo de preservar la salud. Claro que ese parate también significó que los ingresos que generan para sostener mensualmente esas instituciones se redujeran a cero.

Consultada por La Columna Vertebral, Laura Pelagatti, vocera de la Red, explicó cuál fue una de las primeras medidas que adoptaron: “Hicimos llegar nuestro reclamo al ministerio de Trabajo de la Nación para que buscara recursos económicos necesarios para mejorar el incentivo que los trabajadores reciben mensualmente como miembros de esos talleres. Hasta el mes de abril, el importe era de mil 600 pesos. Si, mil 600 pesos por las tarea que realizan. Pero con la resolución 111 ese importe el ministerio de Trabajo lo incrementó a 3.300 para el pago que van a recibir ahora, en el mes de mayo. Más allá de que sabemos que no es lo merecido por el trabajo que realizan también lo vivimos como un logro concreto.”

Claro que conseguir un ingreso mínimo para los trabajadores no era suficiente. Faltaba la asistencia para las instituciones que deben hacer frente a sueldos, cargas sociales, pago de servicios públicos, seguros, pago de proveedores, etc. El ser entidades de bien público sin fines de lucro no las exime del cumplimiento de esas obligaciones.

“Por eso, también hicimos hoy nuestro reclamo ante la ANDIS, la Agencia Nacional de Discapacidad para aunque sea en conjunto con otro organismo público pudiera buscar la forma de auxiliar a los talleres protegidos que por no desarrollar tareas esenciales mantenemos nuestras puertas cerradas y nuestras líneas de producción paradas. El director de la ANDIS, el doctor Espósito, el jueves de la semana pasada tuvo una reunión virtual ante la Comisión de Discapacidad de la Cámara de Diputados y se comprometió a asistirnos con un subsidio generado con fondos de la ley de Cheque, para lo que estamos esperando que se emita la disposición administrativa que autoriza el ministerio de Hacienda, transfiera esos fondos para que sea la ANDIS la que distribuya entre los talleres protegidos y va a estar la disposición en esta semana recién finalizada pero parece que la nueva información es que el próximo martes estaría firmada así que veremos si se cumple o no con lo prometido.”, señaló Pelagatti a La Columna.

El aislamiento social obligatorio no solo complicó la situación económica de los talleres. Allí trabajan en tiempos normales más de 9.000 personas con discapacidad que hoy se ven recluídas en sus casas como lo indican las disposiciones para evitar contagios. Por eso, las profesionales y dirigentes de estas instituciones sin fines de lucro, fundadas en su mayoría por familiares de jóvenes con discapacidad, también deben atenderlos y contenerlos.

“En ese sentido estamos alertas, llevando contención, actividades a nuestros operarios que están en casa. Por eso desde cada institución también desarrollamos actividades, video llamadas, reuniones por Zoom para tener un acercamiento aunque virtual, para que no se sientan tan solos. Aprovechar para llevarles tranquilidad de que estamos trabajando desde la dirección de cada institución para volver a nubrir nuestras puertas y encender las maquinas nuevamente porque esa es otra preocupación que tienen ellos. El alargue de la cuarentena va generando en ellos una ansiedad, un preguntarse vamos a volver a trabajar o esto ya se terminó. Y desde nuestro lugar como directores y gerenciadores de las instituciones que tenemos los talleres protegidos, es nuestra obligación llevarles tranquilidad que toda acción que estamos llevando a cabo es para preservar el lugar de trabajo de casi nueve mil personas en todo el país.”, concluyó la vocera de la Red.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda