Toque de queda en Minneapolis por las protestas contra el asesinato de Floyd

La imagen recorrió el mundo. «No puedo respirar» fue lo último que se le escuchó decir a Georges Floyd, el grandote que soñó con jugar en la NBA, pintaba para crack, destacándose como deportista en la secundaria con el fútbol americano, pero la vida no le sería fácil. Nació en Houston, los llamaban «the big Floyd» o ‘el gigante amable’. Fue amigo de grandes jugadores de los Spurs, pero no llegó a jugar en la liga. No debe haber sido fácil para el agente Derek Chauvin, mantenerlo inmóvil con solo la rodilla en el cuerpo, claro que no era el único, otros policías lo agarraban y pegaban. Dicen que había pagado en un comercio con 20 dólares falsos. Eso dicen, y eso le costó la vida. Era negro y tenía antecedentes.

Llegó a Minneapolis en el 2014 para rehacer su vida, después de un breve pasaje por la prisión. Consiguió distintos trabajo en seguridad privada o camionero. Curiosamente, su asesino y él compartieron un empleo como seguridad en el Rodeo Club, lo confirmó la dueña del local aunque no puede asegurar que se hayan conocido.

A pesar de la alevosía del asesinato de un hombre esposado, reducido en el piso, Derek Chauvin por el momento fue separado de la policía y acusado por la fiscalía por homicidio involuntario.

La virulencia de la imagen tomada desde un celular por una mujer que pasaba por ahí, desató una de las más graves protestas antiracistas en todo el país. Minnesotta todavía vive noches de explosión y la intendencia decidió declarar el toque de queda.

Hubo manifestaciones con detenidos y heridos en distintas ciudades de los Estados Unidos, incluídas Nueva York y Washington. Barak Obama expresó su angustia frente al asesinato. Donald Trump, en cambio, llamó matones a los manifestantes y no dudó en amenazar: «Si empiezan los saqueos empiezan los tiros».

Centenares de agentes fueron movilizados para sofocar las marchas. Sin embargo, no lograron frenar la bronca de los manifestantes que lograron quemar la comisaría en donde trabajaban Chauvin y sus compañeros.

Entre los detenidos, estuvo el equipo completo de la CNN que estaba cubriendo en vivo. Fueron liberados rápidamente, y el alcalde se excusó.

En Louisville, Kentucky, siete fueron los heridos de bala. En marzo una mujer negra había sido asesinada por la policía cuando intentaban entrar en su casa. Uno de los heridos de esa localidad se encuentra en estado grave.

Al día de hoy, las protestas continuaban dando imágenes que recordaban las grandes revueltas negras de los años sesenta.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda