Denuncian esclavitud en el Hipódromo de Palermo

Vareadores del Hipódromo de Palermo denunciaron que se encuentran en negro y hacinados en el lugar hace 90 días, dado que las autoridades las autoridades temen que los empleados vuelvan a sus domicilios, muchos de ellos ubicados en barrios vulnerables, y vuelvan a trabajar con coronavirus.

En diálogo con Télam, Martín, de 40 años, indicó que hace tres meses que no sale a la calle, «duermo en el piso y tenemos que pedir por favor a otros compañeros para que nos vayan a comprar lo que necesitamos». Martín tiene veinte años de antigüedad y percibe un salario neto de 9.000 pesos por mes.

«Estamos encerrados, nos sentimos como presos. Nuestros patrones, que son los dueños de los caballos, nos tratan bien pero las autoridades del hipódromo tomaron esa decisión, aunque ahora dicen que van a autorizar la salida», relató.

Los vareadores son quienes cuidan los caballos de carreras en el Hipódromo. Se estima que de los 4000 vareadores que hay en el país, 3500 están en negro.

En Palermo son aproximadamente 500 los empleados que, al no estar registrados, no pudieron ingresar al ATP para cobrar un sueldo complementario o algún tipo de ayuda estatal.

Martín contó que las condiciones del lugar son totalmente deplorables: «Los baños son inmundos, no hay limpieza en el lugar. Los elementos de higiene que tenemos son sólo los que pudieron acercarnos los patrones y algunos familiares. Muchas caballerizas le dan la comida a sus empleados y esos compañeros la comparte con todos. Sino se hace difícil conseguir alimentos porque nuestras familias tampoco se pueden acercar hasta el hipódromo por la cuarentena»

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda