Empezó el debate sobre teletrabajo en el Senado

Hoy inicia el debate en la Comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado sobre el proyecto de ley sobre teletrabajo ya aprobado en Diputados. Será por teleconferencia a partir de las 11 hs y con la participación del ministro Claudio Moroni y representantes de la CGT. No se descartan modificaciones, por presión de las cámaras empresarias, y que vuelva a Diputados.

El diario La Nación de este jueves le dedica un extenso artículo a las críticas que hacen los empresarios al proyecto. Más allá del derecho del empleado a desconectarse una vez cumplido su horario, y a tener seguro contra accidentes de trabajo al igual que todo trabajador, el tema que más preocupa, según el diario, es la llamada ‘reversibilidad‘: «Ese último punto es el que más preocupa a los empleadores, hoy más enfocados en achicar metros cuadrados, inversiones en infraestructura y costos fijos que en agrandarlos. En caso de que el teletrabajador quiera pasar a modalidad presencial, «el empleador le deberá otorgar tareas en el establecimiento en el cual las hubiera prestado anteriormente, o en su defecto, en el más cercano al domicilio del dependiente, en el cual puedan ser prestadas». En caso de que eso no suceda, la norma indica que el empleado podría considerarse despedido.»

El proyecto aprobado por Diputados señala que el trabajo a distancia será voluntario y que «en los contratos que se pacte la modalidad de teletrabajo al inicio de la relación, el eventual cambio a la modalidad presencial operará conforme las pautas que se establezcan en la negociación colectiva». De igual modo, establece que los trabajadores que se desempeñen en su casa tendrán idénticos derechos y obligaciones que los que lo hagan en el lugar de trabajo con igual sueldo al que tenía en su modalidad presencial.

Una vez sancionada, la ley entrará en vigor 90 días después de finalizar el aislamiento social, preventivo y obligatorio, para dar tiempo a los empleadores a adecuarse al nuevo marco normativo.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda