Rosario: alerta máxima por incendios en el Paraná

Foto: Roli Rinesi

Así se veía, este domingo, el fuego en las islas del Delta desde la ciudad de Rosario. Hace un mes que empezaron algunos focos que parecían controlados pero los incendios se precipitaron este fin de semana poniendo en riesgo el ecosistema de la región además de la vida de los habitantes de las islas y sus principal sustento: la pesca y el monte.

Decenas de brigadistas jugándose la vida, aviones hidrantes, helicópteros y barcos que nos cuestan una fortuna. Más que la entrada de rosarinos, lo que debería impedir Entre Ríos es esto. Y la justicia tiene que meter presos a los responsables”, manifestó el intendente de Rosario, Pablo Javkin a través de su cuenta oficial de Twitter.

Ayer la Multisectorial por la Protección, Preservación y Restauración de los Humedales realizó el segundo corte del puente Rosario-Victoria en pedido urgente del cese de las quemas en el humedal. Allí estuvo presente el Colectivo Cultural Resquicio Colectivo levantando también su voz.

En tanto, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié, sostuvo que «es hora de terminar con estos ecocidios». Y destacó que trabaja, en el marco del Plan Integral Estratégico para la Conservación y el Aprovechamiento Sostenible del Delta del Río Paraná (Piecas), en la instalación de «faros de conservación, para constituir nodos de una red de áreas protegidas estrictas». Además de aportar recursos como lanchas, cuatriciclos, motos, drones, torres de control, equipos de monitoreo ambiental y de comunicación.

La razón de los incendios forestales no se limita a un hecho regional o provincial. Como lo han señalado diversos especialistas, se trata de ganarle límites a la naturaleza para aumentar los terrenos aptos al agronegocio.

Esta semana, desde su cuarentena, Jair Bolsonaro, apodado ‘El Capitán Motosierra’, abrió el paraguas por futuros incendios en el amazonas. Sostuvo que cuando empiece la sequía volverán a inculparlo por los incendios ‘estacionales’. Durante su gestión aumentaron en un 85% los incendios forestales que favorecen a a los productores agrícolas y ganaderos que constituyen una parte fundamental de su apoyo. En el Congreso, el poder de los representantes rurales está vinculado al agronegocio (la mayoría de ellos son miembros del Movimiento Democrático de Brasil) y es una fuerza decisiva en el gobierno.

El año pasado, el mundo entero se horrorizó por las imágenes del fuego incontrolable en distintos puntos del mundo, no solo el Amazonas, también en Africa, Australia, Chile y España.

De acuerdo a un artículo de Ana Rivera publicado en Servindi -Comunicación intercultural para un mundo más humano y diverso- los beneficiados por esta devastación medioambiental tienen nombre y apellido: «Credit Agricole y BNP Paribas (Francia), grupos financieros como Blackrock y Capital Group (Estados Unidos), y compañías farmacéuticas como Johnson & Johnson también tienen negocios en el área, además de . otras compañías multinacionales, productoras de granos; Cargill, Bunge y Archer Daniels Midland (ADM), junto a las empresas agroquímicas como Monsanto y Bayer.

No habrá aviones hidrantes ni voluntarios que alcancen si no se ataca el problema de raíz. Los productores agroindustriales llaman ‘limpiar’ el monte a este desastre ambiental. Esa es la idea a combatir, no solo el fuego.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda