Una vez más, movilizaciones multitudinarias en toda la provincia impidieron que se trate en la legislatura el proyecto de ley propuesto por el gobernador Arcioni que abre las puertas para la megaminería a cielo abierto con utilización de cianuro.

La sesión había sido convocada de manera urgente para éste jueves apenas se conoció la aprobación por parte de la Comisión de Desarrollo Económico, Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Legislatura para su tratamiento en Diputados.

Sin embargo, en la misma noche del miércoles se autoconvocaron los vecinos en la calle en protesta por la extensión de la megaminería en la provincia. Varias rutas fueron cortadas, hubo marchas, piquetes y escraches en las casas de los diputados que debían decidir sobre el futuro de la provincia. 

Frente al desborde social, y por temor a las consecuencias que podría tener un fallo favorable a una ley que va en contra de la consulta popular del 2003 que prohibió la megaminería en la provincia, cuyas dimensiones son difíciles de imaginar y ya muchos hablan de pueblada, el vicegobernador Ricardo Sastre (presidente del Parlamento provincial) decidió suspenderla, luego de reunirse con los presidentes de bloque Adriana Casanovas (PJ), Manuel Pagliaroni (Cambiemos), Sebastián López (Integrando Chubut) y Juan Pais (Chubut Al Frente).

“Tengo que cuidar la integridad de todos los diputados, muchos de ellos tenían manifestantes en sus domicilios, en otras viviendas particulares de legisladores hubo destrozos desde la noche anterior. La realidad es que las condiciones no están dadas para realizar la sesión, ni siquiera de forma virtual”, explicó Sastre a la población.  

A pesar de la intervención directa del Presidente de la Nación, Alberto Fernández, que intentó convencer al presidente del PJ local para que modificara su postura en contra de la ley, y de su último discurso en ocasión de la apertura de la Legislatura el 1 de marzo en el que señala a la megaminería como un punto estratégico en su plan económico, todavía no se logra el consenso social necesario. 

“La dignidad del pueblo de Chubut es enorme, este gobierno corrupto y siniestro no representa claramente a su pueblo. Las calles son del pueblo y vamos a luchar porque no permitiremos la entrega de nuestro territorio y nuestra agua”, advirtió la asamblea de vecinos autoconvocados No a la mina de Esquel.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here