Mientras en miles de hogares se esperaba la decisión de Rodríguez Larreta sobre la suspensión interina de clases durante dos semanas por razones sanitarias, los grupos de whatsapp de docentes de la ciudad estallaban: se sumaban dos trabajadores de la educación a la lista de muertos por la pandemia. Dolor, indignación y luto.

Marcelo Becker, maestro con 30 años de antigüedad, quien estaba trabajando en la escuela técnica 35 DE 18, dictando clases de Electrónica y Teconología de control para alumnos de 1° y de 3° año, fallecía este domingo por Covid-19.

“Desde UTE lamentamos la pérdida de docentes en ejercicio de la cátedra y cumpliendo con la presencialidad obligada por el Ministerio de Educación de la Ciudad y abrazamos a toda su familia, amigos y compañeros”, expresó el sindicato mediante un comunicado y llamaron a “toda la comunidad educativa a una Jornada de Duelo y volvemos a reafirmar que la suspensión temporal de clases presenciales es una medida necesaria e imprescindible para bajar los niveles de circulación del virus y no tener que lamentar más muertes evitables”.

Casi en el mismo momento se conocía el fallecimiento de Silvia Di Paola, docente jubilada del distrito 21. Referente de Ademys en la lucha de los maestros por los derechos humanos y la educación para todos. Saldrán a decir que estaba jubilada, que no se contagió en la escuela. Silvia se murió porque no estaba vacunada, porque nos mandan al matadero todos los días. Hasta Siempre Silvia, tus compañerxs te lloramos, seguiremos en la lucha!”, escribió Mariana Scayola, una compañera de Ademys. La foto perfil del facebook de Silvia muestra su compromiso con la docencia: un cartel que dice “Retorno seguro a las escuelas. Maestro luchando también está enseñando”.

Una de sus compañeras, Rosana Bagnato, escribió en facebook: “La Maestra del Pueblo! Ejemplo de compañerismo, lucha, militancia por los derechos humanos y por la escuela pública, aún jubilada. Las dos solitas, diciembre 2008, logramos el dictamen que reconoció el puntaje docente de gestión privada. Movíamos montañas juntas!!! Te acordás? Te vas, a causa del Covid, en medio de éste atropello a la democracia. Seguramente te estás encontrando con tu amado padre y el mar. Te vamos a extrañar mucho, Sil! Buen viaje, amiga!”

En el curso de la segunda ola de la pandemia, ya habían muerto un maestro y un auxiliar que trabajaban en las escuelas porteñas. Todos forman parte de ese ‘ínfimo porcentaje’ de víctimas de la pandemia de la comunidad docente de la Ciudad de Buenos Aires. No por ínfimo menos doloroso.

Finalmente el Gobierno de la Ciudad, en su tardía conferencia de prensa del domingo anunció que las escuelas mantendrían las clases presenciales. Pero los maestros no solo están de paro, en disconformidad con la medida, también están de luto.

Sin camas

En el día de hoy también se difundió la desesperada búsqueda de una cama para internar a otra maestra por Covid.

Se trata de Belén Massei, maestra de la escuela 20 DE 13 quien estaba internada en el Sanatorio «Dr. Julio Méndez» de la Obra Social de la Ciudad de Buenos Aires (ObSBA) donde ya no había camas disponibles. El sindicato inició una campaña para logra que la docente obtuviera una plaza y gracias a la intervención de Defensoría del Pueblo que se pudo conseguir un lugar para Belén.

En el facebook de la escuela 20 en la que trabaja Massei se puede ver todavía una carta de solidaridad con los trabajadores de la escuela 21 del mismo distrito, que dice:

“El Equipo de Conducción, Docentes y No Docentes del Distrito 13  acompaña el sentimiento de la familia del Prof. Jorge Langone, víctima de Covid-19, quien trabajaba en el DE 21.

En estos momentos en los cuales se espera el empeoramiento en las condiciones y edades de contagio y se hace referencia a nuevas y más letales cepas del virus, queda clara la desprotección y la soledad en la que todos/as los/as docentes estamos trabajando, cumpliendo con nuestras tareas y exponiéndonos junto a nuestros/as estudiantes al contagio.

Esta situación se ve agravada por el ínfimo porcentaje de docentes y personal no docente vacunados y por las declaraciones de funcionarios del GCBA de flexibilizar los protocolos en las escuelas.

Nuestro cariño y solidaridad para todas las familias de todas las víctimas de esta pandemia.

La vida no es sustituible.

Equipo de Conducción, Docentes y No Docentes del Distrito 13.”

Hoy agradecen a la comunidad, sindicatos, trabajadores y padres, por la movilización que logró conseguirle la atención necesaria a una de sus maestras.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here