Emmanuel Álvarez, Director del centenario Hospital Mariano y Luciano de la Vega de Moreno, luego de varios intentos de hacer llegar su reclamo y la desesperación del equipo de salud que dirige tanto al gobierno como a los medios nacionales, escribió una Carta Abierta en su facebook con el título: “Un grito desesperado desde el conurbano” en la que dice:

«Es grito porque no se oye la voz de la mayoría, es desesperado porque  no hay calma donde reina la muerte, es desde el conurbano porque trabajo en Moreno, tierra “africanizada” desde donde la comunidad y el equipo de salud es ejemplo de lucha contra el COVID. No es sólo mío, es el grito de los que estamos en la trinchera del hospital público o clínica de este u otro lado de la General Paz, de todos los que perdimos seres queridos, rezamos por un hermano o una madre enferma, de todos los que tememos el contagio.”

Aún reconociendo todo el esfuerzo realizado por la Intendencia de Moreno desde que estalló la pandemia, cree que sigue siendo insuficiente por la virulencia de la segunda ola y pide que se vuelva a fase 1:

“Nuestro municipio, que tuvo su primer brote de Covid allá por febrero de 2020, recibió en diciembre de 2019 un sistema de salud con 8 camas de terapia intensiva operativas del sector público para más de 650 mil personas, esas inequidades históricas de las que hablaba. Esta semana que pasó terminamos de abrir la cama de terapia número 53 (y vamos por más) ya que se instaló el nuevo hospital modular y se triplicó la cantidad de camas de UTI del centenario Hospital Mariano y Luciano de la Vega. Más de 500 trabajadores de la salud nuevos.  Fue una acción de inversión histórica entre el Estado Nacional, Provincial y Municipal. Lo inimaginable se hizo posible. Hace un par de días además, el Ministerio de salud de la Provincia inició la apertura de más de 500 camas en centros extrahospitalarios (80 en Moreno) que recibirán  pacientes COVID con requerimiento de oxígeno leves para desagotar camas hospitalarias. Ante la escasez de oxígeno, se instalarán decenas de plantas generadoras de oxígeno para garantizar la demanda. Me consta, no sólo en mi Hospital, en cada rincón que esté libre, o puede refuncionalizarce, se instala una cama más para internación. La cantidad de acciones tendientes a reforzar la atención de pacientes covid y no covid es gigante, también en la Ciudad de Buenos Aires y en el sector privado, el Ministro de Salud  Fernán Quiróz es parte y es consciente de las necesidades del colapso. El empuje y la voluntad es tan grande como las decenas de barcos y aviones con insumos y equipamiento que Daniel Gollán y Nicolás Kreplak (Ministro y Viceministro de salud de la Provincia de Buenos Aires)  mandaron a buscar a China. Es que la premisa del equipo de salud se resume en que lo que no está se consigue, lo que no se consigue se lo encuentra, y lo que no se puede encontrar se lo crea.

A pesar de todo, ésta entrega no será suficiente, llegará  un momento donde la muerte nos meta un gol por posición adelantada, donde finalmente  la angustia, el dolor, la impotencia y el agotamiento de los trabajadores/as de la salud se sinteticen en el último respiro antes del hundimiento . Solo el tiempo dirá cuánto más podamos resistir.” 

Y agrega: “Nunca pensé en estar de acuerdo con Claudio Belocopitt pero tiene razón en su analogía del ‘pelotudeo en la cubierta del Titanic’. Lo que podría resumirse en que ya embestimos al iceberg y sólo nos queda organizar de la manera más rápida y ordenada el descenso a los botes.  Sólo tenemos una oportunidad. Quizás ya sea tarde para evitar el colapso pero si puede menguarse y evitar que la segunda ola se sostenga alta”.

A lo largo de la extensa carta abierta, explica con detalle la peligrosidad de las nuevas cepas, su contagio vertiginoso y la baja de edad de los internados, incluso niños y mujeres embarazadas. Y concluye:

“Les pedimos a gritos que frenen los contagios y el colapso en marcha, ya saben cómo hacerlo, TODOS.  Algunos dirán, “uno más que le gusta hablar de salud y no de economía”, y tienen razón, porque soy un simple médico, pero antes de eso, aprendí que una persona enferma, que una familia en duelo, que un muerto, no pueden trabajar y que la condición base para trabajar y producir riqueza es estar sano, luchar por eso, que para despertar primero hay que saber dormir, que la economía es una actividad humana y sin salud no hay humanidad posible. Nosotros y nosotras seguimos acá en esta trinchera, no tenemos tiempo para llorar a pesar de que tenemos razones, pero no les vamos a dar el gusto, no vamos a permitir que a ningún habitante de esta tierra  le falte oxígeno, un respirador, o al menos, una cama donde morir cuidado y dignamente acompañado.”

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here