Distintas organizaciones campesinas están elaborando propuestas para que la carne llegue a precios accesibles al consumidor. La Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Tierra (UTT) realizará este sábado hasta las 14 horas un “asadazo” en el mercado agroecológico de Avellaneda, Lamadrid 758, donde estará ofreciendo tira de asado a un precio popular de 460 pesos el kilo. La idea de ‘sacar el alimento de la especulación y construir otra matriz, una matriz solidaria” expresó Juan Pablo Della Villa, secretario nacional de Comercialización de la UTT. Todavía existen frigoríficos dispuestos a no caer en la extorsión agroexportadora y venden a precios razonables. De hecho, la carne que venderá éste sábado la UTT proviene de un frigorífico de Avellaneda que maneja grandes volúmenes de carne. No es la primera iniciativa de la organización de trabaradores de la tierra en este sentido, hace un par de semana hicieron lo propio con producción agroecológica y ofrecieron corderos patagónicos a precios populares.

La movida se está realizando en el marco del cierre de exportaciones propuestas por el gobierno para que la producción tenga como primer objetivo el mercado interno. Sin embargo, los grandes productores prefirieron optar por el sabotaje y dejar sin faenas miles de cabezas, provocando desabastecimiento y suba de precios. Consultado por La Columna Vertebral, el Rey de la Carne, Alberto Samid, apoyó la medida del gobierno pero sostuvo que de nada serviría si no se acompaña de una estrategia a largo plazo que establezca un cupo indispensable de comercialización en el país, y que lo que sobre se exporte. Hoy China estaría comprando un 70 por ciento de las exportaciones, denuncia Samid. Si no se le pone un límite después de un mes sin exportaciones, se volvería a lo mismo en unos días.

No solo en el conurbano surgen propuestas campesinas de promoción del mercado interno en pos de la soberanía alimentaria. En Córdoba, desde el Escondido, en el norte de la provincia, la UCAM lanzó una campaña apoyada por Vía Campesina, UTEP, Cloc, Mocase y otras organizaciones, bajo el lema: “Soberanía Alimentaria Ya. Los campesinos producimos la carne que alimenta al pueblo”. La idea es clara #El Hambre no se negocia. Primero se alimenta, luego se exporta.

La medida tomada por Alberto Fernández tiene otro tipo de limitaciones. Para Daniela Carrizo, vocera de la UTT, “El gobierno cerró las exportaciones de carne pero no vemos un fomento real para las PyMES y familias campesinas que producimos ganadería, y mientras tanto los alimentos se siguen encareciendo y la pobreza aumenta”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here