fbpx
Connect with us

LCV

La V Columna | El despertar de los dinosaurios


Septiembre, fin de ciclo, inicio de la primavera. En tiempos de la conquista los misioneros jesuitas se dieron cuenta que “entre los últimos quince días del mes de agosto y los primeros de septiembre de cada año, los indígenas reducidos anunciaban, con ritos y todo tipo de ceremonias originales, el arribo de un nuevo tiempo anual que traía consigo la vida y la transformación de la naturaleza”.

Las celebraciones indígenas forman parte del sistema de ordenación del tiempo y se relacionan con el ciclo de las estaciones del año. El 30 de agosto, el pueblo Mocoví en la provincia de Santa Fe, celebra el Dalagaic Ñaga Moqoit o año nuevo, una práctica que responde a la creencia ancestral de que, con el fin del invierno, se produce la renovación de la naturaleza y el renacer de la vida.

«Movimientos circulares, espiralados, cíclicos… así medimos el tiempo nosotros, el pueblo Mocoví. La luna, el sol, las estrellas, el aire, la lluvia y todo lo que habita en el universo infinito forma parte en nuestro andar temporal cíclico… siempre es una nueva oportunidad de renacer una y otra vez, cambiar de piel como la iguana, nuestro símbolo sagrado, salir del letargo para ver florecer el alma… como el aromito que ilumina y perfuma el monte , ese árbol que nos anuncia que pronto vendrá la gran tormenta … y que entre truenos, relámpagos , lluvia y viento despertara  el espíritu de la naturaleza y los sueños empezaran a retoñar, a crecer … por eso los originarios nos alegramos, bailamos, cantamos y nos abrazamos … celebramos el “calishim” (renacer) en ronda , en círculo porque es una forma de estar en sincronía con el cosmos…ñaatic, ñaatic, ñaatic (gracias). “Dalagaic ñaga mocoit”. Feliz cambio de ciclo pueblo mocoví”. Ector Catorí, Dir. Escuela Inercultural Bilingüe de Campo El 94.

Lejos de ignorar la festividad indígena, los misioneros descubrieron que coincidía con la fiesta de Santa Rosa de Lima y así la llamaron como forma de cristianizar a los nativos. Pero la celebración mocoví desplazó esa celebración del santoral católico con diferentes rituales, danzas y cantos.

Todavía hoy, el pueblo mocoví realiza ceremonias que remiten a las prácticas y rituales de los antepasados. La celebración inicia con el encendido del fuego sagrado. Las culturas aborígenes “han interpretado al fuego como sinónimo de salvación, protección y alimento”, pero en la cultura mocoví es “un fuego que revivirá el espíritu, fuego que traerá paz, fuego que convoca a hablar (…) con humildad, con sabiduría, fuego que invita a escuchar, a entender y aceptar al otro tal cual es”. 

Luego, los presentes caminan alrededor del fuego manifestando intenciones de bienaventuranzas, deteniendo la marcha en cuatro momentos y levantando los brazos en dirección a los cuatro puntos cardinales para realizar el saludo a los cuatro vientos, por considerar al viento un elemento vital para la conexión con los ancestros y un canal de las enseñanzas a las nuevas generaciones.

Finalmente, los niños realizan la representación de El despertar de la iguana, basada en la creencia de que “con la tormenta de Santa Rosa se despiertan las iguanas, que son animalitos que en el otoño se aletargan y se van a dormir y despiertan en primavera. Entonces, cuando está por llegar la primavera y por los truenos de la tormenta que hacen vibrar la tierra y no por el sonido, porque la iguana es sorda, ellas salen de los lugares donde estuvieron durmiendo; pero además se despelechan, cambian la piel, salen con ropa nueva”.

Mucho se habló este año de la tormenta de Santa Rosa, más que tormenta un diluvio que duró casi diez días. Sus rayos parece que despertaron no solo a las iguanas, sino también a los dinosaurios. 

(Qué bien que nos hubiera venido este ritual nativo en la campaña electoral; aprender a escuchar, entender y aceptar al otro)

Seguir leyendo
Comentá

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Editorial Nora

El editorial | Qué será será

Nora Anchart se embarcó en un nostálgico viaje sobre la infancia, los recuerdos de la escuela, crecer y zafar.

Continue Reading

Editorial Nora

El editorial | Estelas en la mar

Nora Anchart y un editorial acerca del hambre, la pobreza, el alimento y el racionamiento. “Por derecha o por izquierda, los racionamientos son un elemento de dominación”.

Continue Reading

LCV

La V Columna | Reality show de la política

Los programas políticos se han convertido en los nuevos reality shows en los hay que imaginar quién es el Gran Hermano. Los comentaristas políticos se disfrazaron de panelistas. Hacen las mismas morisquetas cuando saludan, y opinan sobre la actualidad. Ponen énfasis en cuestiones bastante banales: “el mismo día que tal estaba haciendo esto, el otro aparecía en otro lado”. “¿Pero te fijaste quién estaba sentado al lado?” “Ah, ¿y el audio que se filtró de ésta tarada, maleducada?” “Ni me hables, ¿pero qué opinás del ‘operativo embarazo’”. No hay zapping que ayude

TN se indigna porque Manzur es de derecha. ¡Y lo eligió Cristina! Dicen. Es una perra que con tal de ganar nos pone a un tipo de derecha. Se les puede ver un hilo de baba rabiosa. No festejan que haya uno de derecha como ellos, no, es un ardid de la bruja para engañar a los argentinos. Glup.

En La Nación, en tanto, están al borde del desmayo: hay un 40% de pibes pobres, desnutridos, algo que les afecta al desarrollo, irreparable. Lo dicen casi entre lágrimas, con una sorpresa sobreactuada. Nunca antes La Nación había tenido tanta sensibilidad social.

Los programas de entretenimientos son un oasis. La revelación fue Barassi, un tipo que resume la insolencia de Bergara Leumann y Jorge Guinzburg. El gordo Barassi termina dando el mensaje político inclusivo más potente de la tele, a pesar de ser acusado de discriminador (la corrección política es para los no marginados: los gays se dicen a sí mismo ‘puto’ o ‘maricona’, los gordos pueden decirle a otro ‘pará gordo’ y es empatía, no discriminación…)

Y no me quiero olvidar de la Hora Exacta…Con el formato de entretenimiento, tipo Los ocho escalones, tiene un equipo de investigación periodística que es formidable. Cada pregunta te enseña algo.

Volvemos a La Nación: “estamos hablando de la conducta del consumidor, es decir, de la conducta del votante…”, dice un atildado conductor, joven, psicoanalista él. Consumidores del mundo, uníos.

Jate joder. Zapping

En el programa de nosecuanto Llorente le dedican 2’ para reproducir lo que dijeron contra la vacuna infantil en el programa de LN, de Paolo Rossi. Quéseyo. Uno lo escucha al tipo. Cuando no sabés nada, todo te plantea dudas. Vuelve a piso. Don Llorente se rié, dice que es un boludo el que hablaba en LN, sin dar mayores explicaciones. Si es algo inconsistente, ¿para qué le diste 2’ antes? Y si se los das, por lo menos unos 3’ de respuesta racional ¿no? Un rato después, un gato, que no es Macri, entrevista a un ruralista que putea de arriba abajo a Alberto.

Preguntas: ¿C5N se pasó a la oposición? ¿C5N es de Cristina? ¿Cristina está en la oposición? ¿Poner a Manzur por carta fue un sabotaje?

De chica aprendí que hay que ‘leer entre líneas’. Me lo enseñaron mis padres, y aprovecho para agradecer a todos aquellos que recordaron que este primero de octubre murió Pablo Giussani, hace ya 30 años. Un tipo inteligente y humilde. Un buen tipo del que aprendí mucho. Gracias papá, aquí seguimos tratando de honrar el periodismo.

Continue Reading
Advertisement

Facebook

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.