fbpx
Connect with us

LCV

Planeta Giussani | Canto a la amistad: África Libre Heredia

Esto que Nora ha dado en llamar Planeta Giussani no es otra cosa que un espacio para presentarles mis afectos, aquellos que de un modo u otro conformaron lo que soy. Compañeros de ruta que algo me enseñaron , quizás en un efímero diálogo de esquina o en vinos trasnochados. Gente con la que compartí momentos o años. Luchas o llantos. Con quienes no faltaron los abrazos y las risas, o las ganas de abrazarlos y reír. Hoy voy a hablar de ella: Olga Heredia.

Poeta y archivista. Cantante y trabajadora estatal. Artista plástica y compañera. Se hace llamar Africa Libre. Hubo una abuela negra que apostó a su hija una noche de póker y perdió; un padre uruguayo del que nada sabe; un colegio pupilo; dos hijas hermosas que crió sola.Olga escucha, abraza y lanza carcajadas al universo entero. O calla y pinta. Siempre canta.

Hoy se te da y hoy se te quita. Y cuando se te quita, ella puede mandarte este mensaje de wathsapp. Porque Olga te abraza cantando.

La que canta, claro, es Olga Heredia, El sonido es el de un audio improvisado, ella y su guitarra, consolando a una amiga.

La conocí en el archivo de la Biblioteca Nacional, delantal azul, barbijo y guantes de rigor. Su tarea: preservación. Una compañera de trabajo, nomás. Pero detrás de todo trabajador hay una vida, una historia, un talento, y el arte a punto de estallar. Solo hay que prestar oídos para reconocer los que forman parte de tu planeta. Y Olga, sin dudas, forma parte del mío. Porque si ella no está todos nos aburrimos en la oficina.

Porque si no hubiera muchas Olgas la vida sería triste.

¡Ah! Gracias, Olgui, por cuidar a mi gato negro y todos los tesoros de mi casa en estos tiempos caóticos en los que una parte de vacaciones a recomponer un poco el bocho y nunca sabe si la frontera o la cabeza se cierran antes volver.

Señoras y señores, quedó presentada, Olga Heredia canta así:

Seguir leyendo
Comentá

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LCV

Planeta Giussani | No suelto nada

Planeta Giussani al cuadrado.

Laura recita una poesía de su hermana Virginia Giussani. A pesar del cansancio o el agotamiento, del hartazgo, la decepción o el aislamiento, una cosa es segura, ellas no sueltan nada. Escuchala acá.

NO SUELTO NADA / Virginia Giussani

En tiempos de dejar ir

no suelto nada

quiero conservar una a unatodas las sonrisas

sobre todo las ajenas

navegar como un cándido río

por cada lágrima vertida

recoger los besos despeinados

de las luminosas noches amorosas

no olvidar ni un milímetro de lucha

y menos aún el dolor de la derrota

no suelto nada

acaricio los desvelos que siempre precedieron

a una aventura un riesgo a jugarse el pellejo

abrazo las victorias y zurzo las heridas

los rostros siempre frescos de la ternura

el miedo como espada y el temple como escudo

las infinitas miradas de quienes hoy no están

clavadas en mis ojos como brújulas

no suelto nada

el murmullo del viento de todos los otoños

los tropiezos las caídas y nuevamente el vuelo

la tibia piel de mis hijxs entre los brazos

los sueños madrugados y aún los mutilados

la alegría encendiendo hogueras impensadas

la desesperación y el grito hermanas de la vida

cada paso y cada huella dejando rastro en la arena

claro que no

no suelto nada…

#vgiussani

Continue Reading

Editorial Nora

El editorial | El tema del verano

¿Qué tienen en común el tema del verano con los slogans políticos? Nora Anchart te lo explica.

Continue Reading

LCV

La V Columna | Crónica de frontera. Persecución gremial en Uruguay.

Aquí sigo, del otro lado del río que- por ese curioso capricho de las fronteras- dicen que se trata otro país. Costa Oeste del Uruguay. Esto de los límites políticos tiene algo estrafalario. Hubo unos genios que algún día establecieron límites geográficos marcados por ríos o montañas. Ignoraban que la geografía lejos de dividir, une. Los pobladores de un lado y el otro del río forman parte del mismo ecosistema, es decir, comparten un espacio histórico, cultural, ambiental, con unidad de lenguaje y costumbres, fauna y flora. Pero no lo entendieron así los trazadores de límites a puro hachazo. Zacate. Palo y a la bolsa, ‘¡tenemos que hacer un mapa, qué tanto!’. Muchas muertes y guerras hemos pasado solo para establecer que este lugar, donde ahora estoy sentada, idéntico al que tengo enfrente, es otro país.

Pero, como somos un programa de y para trabajadores, no entendemos demasiado de fronteras políticas. Trabajadores del mundo uníos, dijo uno por allí. Así que La Columna Vertebral desembarca en Uruguay, en el mismo lugar en el que lo hizo Solís (esperemos que con mejor suerte), y la misma curiosidad con la que llegó Darwin. Les iré contando cómo van las cosas por aquí con los trabajadores de éste lado.

Hoy, vaya esta increíble historia de persecución gremial a docentes.

Montevideo, Uruguay, 28 Octubre de 2020. Sociedad. Marcha de la educación convocada por FENAPES en reclamo de mas presupuesto. Foto: Dante Fernandez / FocoUy

Una noche de marzo de 2019, catorce docentes del Liceo de San José, agremiados en la Federación de Profesores de Educación Secundaria (Fenapes) tuvieron la idea sacarse una foto con un cartel dentro de la escuela para apoyar una postura de su sindicato.

Las autoridades pusieron el grito en el cielo. Este simple acto les pareció de una gravedad inusual: “¡Política en la escuela! ¡Adoctrinamiento! ¡Desacato! ¡Fuera!”, parecían gritar desde arriba. Sostenían que el hecho violaba la ‘laicicidad’ de la educación, según la cual no se puede imponer al alumnado ninguna idea religiosa, política o sectorial. De hecho, les iniciaron sumario y fueron suspendidos de inmediato por 6 meses con la reducción al 50% de su sueldo por el mismo período.

El sindicato se quejó, pataleó, pero no hubo caso. El 2021 terminó con una resolución insólita. Dos de las docentes investigadas fueron notificadas de que la División Jurídica de la Dirección General de Educación Secundaria (DGES) optaba por su destitución -que implicaría una inhabilitación para trabajar en el futuro en la educación pública- ya que entiende que violaron el artículo 58 de la Constitución de la República.

Ustedes dirán: “y bueh, lo dice la Constitución, son reglas”. Pero qué decía exactamente el cartel con el que se fotografiaron los profes, con un muro de fondo, en una escuela vacía, no frente al alumnado; ¿insultaba al presidente? ¿llamaba a un levantamiento estudiantil?

No, simplemente un grupo de sonrientes docentes. Habían escrito una cartulina rosa, con marcador grueso y una clara letra de maestros: ‘No a la reforma’.

¿De qué reforma hablaba? Una que se quiso imponer por plebiscito bajo el nombre de Vivir sin Miedo, que preveía la creación de una Guardia Nacional militar con las fuerzas armadas para ocuparse de la seguridad, prohibición de derechos penales como libertad anticipada, allanamientos nocturnos, actualmente prohibida en Uruguay, aún con la firma de un juez, solo se puede allanar de día. El gremio hizo campaña contra ese propuesta adhiriendo a la consigna: No a la reforma, el miedo no es la forma.

Finalmente el plebiscito se hizo y perdieron los reformistas. Es decir, la mayoría de la ciudadanía pensaba lo mismo que los profesores, el miedo no era la forma.

Pero el miedo cayó sobre los docentes. Por un acto tan simple, como es el sacarse una selfie en la sala de profesores fuera del horario escolar y colgarla en las redes para mostrar su adhesión a la postura del sindicato, dos profesores quedarán sin trabajo, no podrán más ser ‘funcionarios públicos’ por violar la constitución.

La denuncia inicial había sido hecha por la directora del liceo, en aquel marzo del 2019, cuando todavía gobernaba el Frente Amplio. En aquel momento el Ministerio de educación decidió desestimarla y la archivó. El plebiscito en cuestión era promovido por Larrañaga, reconocido dirigente blanco, que luego fue Ministro del Interior de flamante gobierno de Lacalle Pou. Cambio de aires políticos. Sacaron el expediente del cajón.

El silencio se está imponiendo en las aulas. Pocos son los que se animan a levantar la voz, a quejarse, a opinar. La idea de ser destituidos de por vida es una espada sobre la cabeza de aquellos que deberían sentir la libertad de enseñar el valor de la libertad.

La Fenapes ya anunció que apelará la medida y llevará el caso a la OIT por violación de los derechos del trabajador y a la Comisión Internacional de Derechos Humanos. Entre tanto, quedó sentado el precedente: no hables, no opines, no te fotografíes, o podés perder tu trabajo para el resto de la vida.

Pequeñas delicias de la represión en un hermoso país republicano.

Continue Reading
Advertisement

Facebook

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.