fbpx
Connect with us

Destacada

“Las rurales” de Salta que se animan a más

Por Florencia Vespignani

(florenciave@gmail.com)

“Somos las rurales”, me dice Gabriela Reartes para referirse a ella y a sus compañeras de trabajo. Gaby es salteña, tiene 38 años, está orgullosa de ser trabajadora rural, y parte de ATRES (Asociación De Trabajadores Rurales y Estibadores De Salta) que integra la Federación de Trabajadores Agrarios de la Actividad Primaria (FETAAP). La actividad principal que desarrollan en su provincia es la cosecha de tabaco, pero también de citrus, uva, ají, poroto y maíz.

Estamos en la vereda del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros de Rosario, donde se realiza la segunda jornada del II Encuentro Feminismo y Sindicalismo. Es la primera vez que en esta sede se realiza una reunión de mujeres. Gaby está entusiasmada: encontrarse con otras mujeres sindicalistas le reafirma el camino y le abre nuevas perspectivas. Habla claro y preciso y me va contando cómo es su trabajo, la situación de “las rurales” y las tareas que lleva adelante.

Su sindicato representa a trabajadorxs rurales en relación de dependencia, sus patrones son los dueños de las fincas. En una provincia donde el nivel de trabajo informal supera el 45%, ese reconocimiento como trabajador/a asalariado es un gran desafío. En Salta, donde Gaby vive, milita y trabaja es fácil para los dueños de la tierra tener peones y peonas sin registrar.

En algunos sectores hablar en género femenino sigue siendo lejano, la palabra peona no es muy habitual escucharla ni escribirla. Históricamente no era la peona, sino la mujer del peón, que sin salario tenía que ayudar a su marido. Una vez más no reconocidas. También el nombre de los sindicatos y federaciones se siguen enunciando en masculino: trabajadores, estibadores, empleados, aceiteros. Incluso Gaby usa el genérico masculino cuando habla, y pienso en las disputas de sentido que damos desde los feminismos.

Otra dificultad debe encarar es que les mismes trabajadores no conocen sus derechos, lo cual hace el trabajo gremial más difícil. Por eso, una de las primeras tareas que encaró Gaby fue recorrer finca a finca explicando los derechos laborales: Nosotros hicimos trabajo de hormiga, recorrer fincas y barrios capacitando: ¿sabés que te toca el aguinaldo?, ¿sabés que te tocan las vacaciones?, aunque sea temporal te toca, aunque sea 50 pesos son tus vacaciones, te toca un porcentaje”. Y así también se ganaron la bronca de los patrones, que prefieren que les trabajadores sigan como venían: sin conocer ni reclamar lo que les corresponde.


“Nosotros hicimos trabajo de hormiga, recorrer fincas y barrios capacitando: ‘¿sabés que te toca el aguinaldo?, ¿sabés que te tocan las vacaciones?'”

SOBRE EL TRABAJO PARA QUE LES PEONES CONOCIERAN SUS DERECHOS

¿Cómo es la situación de mujer rural y sus derechos? Le pregunto. “Totalmente nulos –responde–, nos acostumbramos a enfocarnos en el trabajo, en lo poco que ganás, vos sabés que te pagan mal, pero que te quedás callado porque no hay quien te represente”.  

A Gaby y sus compañeres lo que les juega en contra es el sentido común que prima en su territorio, donde está naturalizado que la política y los sindicatos son malas palabras. Es parte del discurso elaborado desde el poder para aplacar la organización y la posibilidad de que los sectores populares reclamen y se organicen. Contra este sentido común que desmoviliza, se enfrentó Gaby: De dónde venimos ven que la política es mala y el sindicato son chorros. Así nomás…  mi mamá al principio me decía ´no te metas, porque yo no te enseñe a robar´”. Pero ella empezó a participar y al principio dice, “yo no sabía ni quién era el presidente… vos trabajás, te levantás, vas a trabajar, volvés, descansás y luego te levantás para trabajar otra vez… ni siquiera en los estudios nos enfocamos, lamentablemente.

La participación en el sindicato le sirvió para formarse políticamente y representar a sus compañeros y compañeras, la hace sentir protagonista. Hoy habla de política con naturalidad y de sindicalismo con claridad.

El gobierno de Macri nos sacó derechos, una herramienta fundamental que es la intercosecha, y teníamos a la Uatre (Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores) aplaudiendo eso… Recorras donde recorras no hay trabajador que se sienta representado por la Uatre”. 

Para garantizar derechos y pelear contra el trabajo no registrado, desde la FETAAP, exigen que el registro de trabajadores rurales esté en manos del Estado y que sean parte los sindicatos que genuinamente representan al sector. Por eso está orgullosa de integrar lo que ella denomina “el nuevo sindicalismo rural”, para diferenciarse claramente de la UATRE. También reflexiona sobre los problemas que están atravesando en el sector: el reemplazo de personas por tecnología. Y están pensando alternativas y se fueron acercando a las organizaciones de pequeños productores “y mostrarle al gobierno que hay tierras para trabajarlas, que nos ayuden con las herramientas… sabemos cómo trabajar la tierra, estamos empezando a pensar esto. Y con este proyecto nos unimos con el campesinado y pequeños productores para poder salir juntos a pelear”.


“De donde venimos ven que la política es mala y el sindicato son chorros. Mi mamá al principio me decía: ‘no te metas, porque yo no te enseñé a robar'”

sobre cómo el sindicalismo está mal visto en la región

Gaby también se animó a de ser candidata a diputada. “Imaginate, en mi provincia, gobernada por garcas y re machista, donde los políticos son también nuestros patrones”. Para dar pelea contra ese conservadurismo dio debates en el Frente de Todos: “¿Por qué los únicos que pueden ocupar esos lugares son los patrones, los abogados, los contadores?”, les preguntó a sus compañeres. “Esos lugares los podemos ocupar los obreros, no solo el sector rural, sino el de la construcción, de la metalúrgica, etc.”, insistió. Y aunque no llegó (todavía) a ser diputada, la experiencia le resultó “espectacular”.

Pero, ¿qué costo pagamos las mujeres cuando decidimos ser sindicalistas y hacer política?

“A mí me tocó la parte más fea”, cuenta. “Mi hijo tenía 6 años cuando empecé a enfocarme en el trabajo (sindical) y empezamos a recorrer las fincas. Volvía de trabajar tipo siete y me iba al sindicato a capacitarme, empezamos de esa manera. Dejaba mucho a mi hijo y ahí la familia se te pone en contra, porque dice que lo hacés que no se entiende”.

Durante un tiempo ella y sus compañeres tuvieron que viajar a Buenos Aires para lograr la certificación del nuevo sindicato. “En uno de esos viajes me llega una notificación de mi expareja, para sacarme a mi hijo; pusieron abandono de mi hijo, y una tiene que retrucar que no abandonó, que mi hijo seguía estudiando, se quedaba con los tíos, y una tenía que viajar por su trabajo, por lo que hacés. Por suerte no logró sacarme la tenencia, pero fue duro”.  

Ahora sabe que su hijo está contento, que entiende lo que ella hace y valora la constancia que tuvo en este camino. Me cuenta otra anécdota que ayuda a entender la situación en su provincia: desde la escuela la llamaron y le preguntaron por qué le metía política en la cabeza al hijo.

El crecimiento y la visibilidad del movimiento feminista impulsa a compañeras como Gaby. No sólo por la lucha a la par de sus compañeros varones del sector rural, sino por el desafío de tener que demostrar a su familia y sus vecines que luchar vale la pena. En estos años Gaby dio batalla contra el sentido común que la recluía adentro de la casa y la traccionaba a quedarse quieta, contra el mandato que establecía que una mujer como ella no podía ser protagonista. Gaby se animó: salió de su casa, se organizó, se capacitó, debatió con su familia, en su barrio, recorrió fincas, representó a sus compañeres, es sindicalista y fue candidata a diputada. Se animó y, siguiendo su ejemplo, hoy son muchas más las mujeres que, aún en una provincia conservadora como Salta y un sector históricamente postergado como el rural, cada vez se animan más.

Seguir leyendo
Comentá

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Destacada

Conflicto en Peajes | Facundo Moyano: “El Gobierno hace populismo berreta, que no chamuyen más”

Facundo Moyano, secretario adjunto del Sindicato Único de Trabajadores de Peajes (SUTPA), fue muy crítico con Axel Kicillof y el Gobierno nacional en el marco de la protesta de los trabajadores de peajes por la implementación de la tecnología que quiere realizar Aubasa de forma unilateral y que reubicaría a varios empleados.

“Hacen populismo berreta, que no chamuyen más. Hay un presidente (Ricardo Elizalde) anti-trabajador que designaron por un acuerdo político entre Sergio Massa y Axel Kicillof. Es llamativo en un gobierno peronista que no se sabe a quién responde, nadie se hace cargo, ni el gobernador se hace cargo, ni los funcionarios del ministerio se hacen cargo, está todo el gobierno loteado”, disparó Moyano desde la protesta de trabajadores en diálogo con A24.

 “La verdad que es un desgobierno. Llama la atención que se llamen peronistas cuando no dan respuestas, cuando van en contra de los trabajadores“, continuó el dirigente. Están destruyendo todo el sistema de autopistas. Un argentino que no pasó nunca por una autopista o corredor vial la está pagando con sus impuestos. Es el populismo berreta que hace este pseudoperonismo. Le dicen a la gente: ‘No subimos las tarifas porque le queremos dar un beneficio’ y lo que hacen es robar la plata de los impuestos que pagan”, explicó.

Si son peronistas, que hagan peronismo de verdad, no de chamuyo. Veo el peronismo cuando miro para el costado, donde están los laburantes. Estamos cansados del chamuyo del Gobierno. Si son peronistas, que hagan peronismo con la gente. Hay 50% de pobreza, 90% de inflación, ¿Dónde está el peronismo? Tanto que hablan de que vuelve la derecha. Ustedes, los que gobiernan, hacen todo para que vuelve la derecha“.

Este miércoles se dio una tregua en el conflicto. Tras una semana con peajes liberados, trabajadores de la autopista Buenos Aires- La Plata levantaron provisoriamente la medida de fuerza mientras continúan en negociaciones con Aubasa y el Gobierno bonaerense.

Se estima que la medida de fuerza generó una pérdida de casi 20 millones de pesos por día. “Es un gesto del gremio, pero los reclamos aun no fueron resueltos“, manifestaron desde el sindicato. El martes se dio un intento de conciliación en el ministerio de Trabajo, pero la reunión entre los dirigentes del SUTPA y representantes de Aubasa terminó sin acuerdos.

En diálogo con FM La Cielo, Florencia Cañabate, secretaria general de SUTPA, explicó que el conflicto no tiene que ver con paritarias, sino con la “implementación de la tecnología de forma unilateral por parte de la empresa, que no tiene en cuenta a los trabajadores”.

Aubasa está encarando un plan de reformas y modernización que reubicaría a los trabajadores de las cabinas, entre otras modificaciones. Entre los cambios se incluye la instalación de torres de tecnología en lugar de las cajas donde se cobra el ticket por la tarifa del servicio.

Continue Reading

Destacada

Comunidad originaria de Salta denuncia que los incendios “son provocados para favorecer monocultivos”

La comunidad guaraní «Estación Tabacal» de Hipólito Yrigoyen denunció a la policía de la localidad que los focos activos de incendios ubicados en sus territorios fueron provocados intencionalmente por terratenientes locales.

Los pobladores originarios exigieron que el Estado intervenga y provenga recursos para apagar los fuegos que amenazan sus vidas. En diálogo con el programa Cuarto Oscuro (FM La Cuerda, 104.5), Mara Puntano, abogada de la comunidad, aseguró que los incendios son “intencionales y provocados”.

“La comunidad guaraní ‘Estación Tabacal’ decidió poner la denuncia para que los funcionarios no se hagan los tontos, ni los ciegos ni los mudos. En este momento, incluso, están manifestándose para que actúe el avión hidrante – uno solo para toda una región que arde – , tampoco los dejan ser parte y trabajar para apagar esos incendios. Entendemos que es por una cuestión de seguridad, pero si los recursos del Estado no están puestos en los bomberos cómo se apagan estos incendios que son provocados”, explicó la letrada.

La abogada denunció que los incendios son provocados por terratenientes de la zona “para favorecer los monocultivos”. Actualmente, el territorio de la comunidad guaraní de Hipólito Yrigoyen es disputado por la Searbord Corporation, compañía propietaria del ingenio El Tabacal.

“La policía tiene la obligación de comunicarse con el fiscal y el fiscal tiene la obligación de investigar y disponer las medidas necesarias: ordenar a los bomberos que vayan a apagar el incendio, que los aviones de la provincia lleven el agua. Porque los recursos están, ahora para qué y en dónde no lo sabemos”, concluyó Puntano.

Continue Reading

Destacada

Chile | “Hay un consenso sobre hacer una nueva constitución, pero no saben cómo”

Pablo Touzón, editor de Panamá Revista y politólogo, charló con La Columna Vertebral sobre lo sucedido en las últimas semanas en Chile con el plebiscito que rechazó la nueva constitución y el reciente conflicto del presidente Boric con el embajador de Israel.

LCV: ¿Cuál fue el Chile que viste en el contexto de el antes y el después del plebiscito?

-Fue efectivamente un viaje muy interesante porque se dio este contexto. Yo llegué efectivamente el día del plebiscito, del referéndum, me quedé una semana y pudimos entrevistar con este programa a gente de los partidos y de todas las tendencias políticas, inclusive de derecha. En principio sentí una sensación de extrañamiento, en el sentido de que nadie reconocía la sociedad en la que estaba, ni los de derecha ni los de izquierda. Eso era para el observante externo muy interesante, porque están todos como auto debatiéndose. El proceso que lleva a la elección del otro día empieza con las protestas del 19, protestas que son muy masivas, muy populares, muy violenta también, y que terminan en un acuerdo de paz justito antes de la pandemia, que es el acuerdo de paz entre los partidos, en ese momento era presidente Piñeira todavía y lo firma también Boric. De los líderes del movimiento, Boric es el único que va al acuerdo, a diferencia de otros como el PC.

Lo que se puede evaluar hoy es que las protestas terminaron sobre todo por el COVID. Eso es importante porque si bien estaba la idea de una constitución nueva en mucho de los reclamos de la protesta, no era toda la protesta. Por un lado, es una idea que tenía la política para contener el proceso que estaba en las calles. Se hace después una elección y ahí se le pregunta a la gente si quiere reformar la Constitución, gana por 80 puntos y se le pregunta a la vez y si quiere sea con el método de representatividad normal, o sea, el método diputados, senadores, constituyentes, clásico, o si quiere que la mitad de esa convención constituyente para armar la constitución nueva, después de la última que era la de la época de Pinochet, si la quieren reformar con listas del pueblo. Entonces cuando empieza el proceso de reforma de la Constitución efectivamente fue bastante distinto. Fue manejable por el mismo gobierno, en el sentido de que justamente como eran listas abiertas y gente que pertenecía a movimientos sociales, que lo que defendía es que su causa esté en la constitución, pero no una especie de ordenamiento medio general.

LCV: ¿Cómo ves el futuro en Chile?

-Mira, Boric tuvo una actitud rara. Primero cuando se dio cuenta de que el proceso de la constitución se había ido de las manos, él un poco se abrió. Dijo que sí, que obviamente iba a votar apruebo y que él iba a reformar alguna de las cosas de la Constitución, porque ya estaba viendo que un poco que perdía y que se había vuelto una especie de colección de maximalismo pero que no tenía el hilo conductor de una Constitución. Por otro lado, lo digo porque es importante, se subordinaron los derechos universales sociales a los derechos particulares de género, de indígenas. Hay un problema ahí complejo, que es que las dos son de izquierda, los derechos universales y los derechos estos. Finalmente terminó priorizándose la plurinacionalidad, por ejemplo, por sobre la educación gratuita. Entonces ahí hay una cosa que es más compleja que simplemente izquierda o derecha. Hoy Boric está en un problema porque está atenazado por izquierda. Al día siguiente que fue el referéndum le coparon los secundarios algunos colegios pidiéndole ni un paso atrás cuando habían perdido por 62 puntos. Obviamente la élite quiere que le vaya mal. Entonces está como un tipo que debería reinventar la coalición que lo trajo al poder.

LCV: En el medio además le agarra así como el interruptus con cosas que tienen que ver con su militancia estudiantil y hace el papelón con el embajador de Israel.

-Yo creo que eso es para contentar justamente a los sectores movilizados, les tiene que dar algo. Efectivamente me parece que va por ahí, porque por él viene del movimiento estudiantil, si bien es como un dirigente más inteligente, por eso pudo llegar a ser presidente, no es solo un dirigente estudiantil. Entonces tiene que contentar a las bases a la vez que se abre un proceso por derecha mucho más movilizado ahora también, y que tiene un mandato, esto es importante, tiene un mandato del pueblo de reformar la Constitución, pero el mismo pueblo dijo que esta constitución no. Tiene que hacer una preconstitución igual, y más o menos hay un consenso en la política chilena hasta en algunos de derecha, no tan derecha, que sí hay que hacer una constitución nueva. El tema es que no tienen idea de cómo.

Continue Reading
Advertisement

Facebook

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.