fbpx
Connect with us

Planeta Giussani

Maurizio Lazzarato: “La dolarización es un delirio de Milei”

Maurizio Lazzarato, sociólogo y filósofo italiano autor de “El imperialismo del dólar” entre muchos otros trabajos sobre Capital y Estado, charló con La Columna Vertebral sobre las ideas de Javier Milei, a quien calificó como un “gran centralizador que quiere centralizar todo en la oligarquía a nivel nacional y en Estados Unidos a nivel internacional.”

LCV: En Argentina nos roban muchas cosas, también las palabras. Antes era lindo definirse como ‘libertario’ o ‘libertaria’. Ahora Milei dice ser un ‘anarco capitalista’. Vos que estudiaste la relación entre Capital y Estado, y sostenés que no hay Estado sin Capital, ni Capital sin Estado, qué pensás de este hombre que pretende apoyarse sólo en el Capital, sin Estado?

M.L: Eso es una estafa, una mentira. Él dice ‘ponemos las monedas en competencia entre ellas y la moneda que elijan los argentinos será la vencedora, es decir, el dólar. Pero esto es imposible. El dólar no funciona con el mercado como dice Milei, el dólar funciona porque hay un control férreo y centralizado de la Reserva Federal de Estados Unidos y el Pentágono. Él dice: ‘destruyamos el Banco Central de Argentina’ y quien empezará a regular la moneda será el Banco Central de Estados Unidos. No hay cambio, Argentina se convertiría en una Colonia Americana, ya no es el Banco Central que controla la economía del país sino que la controla la Federal Reserve. Si ellos suben o bajan las tasas de interés, eso influye en la situación argentina.

En realidad, lo que él quiere es centralizar, ‘altro que anarco’, quiere centralizar la economía controlada por la oligarquía. Algo que se está gestando en todos lados es la centralización en la oligarquía. El dice ‘destruyamos el Estado y el Banco Central, liberemos la fuerza productiva y la economía’. No, no libera nada porque estará la economía controlada por la oligarquía a nivel local y por los Estados Unidos a nivel internacional. La moneda nunca funcionó de ese modo. Si funcionara así, como dice él, el Capital hubiera muerto hace tiempo.

Hubo 160 crisis financieras desde los años setenta, todas fueron superadas porque había un respaldo del Estado que garantizaba los depósitos, dando créditos y asegurándose que el capitalismo no muriera.

Si tomamos las crisis del 2007 y 2008 ¿quién salvó a los bancos? La moneda soberana de Estados Unidos y el Banco Central europeo que garantizaron los créditos para que el dinero no desapareciera. Si Milei se sale de este sistema, saca solo a la Argentina, no lo puede hacer a nivel mundial, los Estados Unidos no permitirán nunca dejar de controlar su moneda. Es un discurso delirante.

El Estado es fundamental.

Más del 90% de la moneda en circulación es controlada por los bancos. El Estado controla solo un pequeño porcentaje, pero el Estado tiene una potencia que los bancos no tienen. Ningún banco puede salvarse solo en un momento de crisis, no es capaz de autofinanciar una quiebra, solo el Estado lo puede hacer con su moneda soberana. Si en el 2007/8 no hubiese existido la Federal Reserve, ya no existiría el Estado Americano, hubiera sido una crisis enorme, peor que la del 29, una autodestrucción.

Por lo tanto, incluso desde el punto de vista capitalista es un delirio total esta cosa de crear un ‘mercado libre’ de monedas. El mercado de monedas no es para nada libre, es controlado y centralizado por los Estados Unidos.

Entiendo que en la situación de inflación de la Argentina, la gente pueda odiar al Banco Central porque siente que su dinero y sus ahorros pueden desaparecer. Pero es peligroso.

No es anarquía, es una centralización espantosa, una centralización política, económica y militar.

El problema es que la forma neoliberal que gobernó el mundo durante 40 años entró en crisis y se buscan soluciones neofascistas, autoritarias, este Milei parece un ‘anarco fascista’.

Es peligrosa esa centralización que transfiere el poder a los Estados Unidos.

El capitalismo no funciona como él dice, funciona con una moneda soberana del Estado, sin esa moneda soberana habría un derrumbe a los dos días. Los Estados Unidos no permitirían nunca eso. El dólar es su moneda y la defienden con 800 bases militares americanas distribuidas por el mundo. Si tocás el dólar ellos te declaran la guerra.

Seguir leyendo
Comentá

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Planeta Giussani

¿Por qué Milei espera el debate sentado en un avión?

Miércoles 12 de junio. Argentina vista desde el Planeta Giussani. Simple lectura de un escenario montado que provoca escalofrío.

Después de idas y venidas, el Presidente decide viajar a un importante foro internacional el día en el que, según sus dichos, se juega su futuro: en el Congreso se debate la ‘Ley Base’, considerada indispensable para el gobierno. Sindicatos, movimientos sociales, organizaciones estudiantiles, barriales y de Derechos Humanos convocan a una marcha en el Congreso para frenarla bajo la convicción de que sería un ‘vía libre’ para privatizaciones y quita de derechos. Es decir, el debate se dará con una multitud desesperada en las puertas del Palacio.

A la hora estimada para su votación, el Presidente y su hermana, la pareja gobernante, estarán sentados en una butaca del avión que los llevará a Europa. La vicepresidenta será quien dirija la reunión en el Senado hasta que el avión levante vuelo, a partir de ese instante quedará a cargo de los destinos del país durante unos días. La votación será reñida y el desempate deberá hacerlo el presidente provisional del Senado.

En el día previo a la sesión dos senadores de la Patagonia de un partido provincial de Santa Cruz, que no forman parte del peronismo ni de la izquierda, más bien lo contrario, anuncian que no darán quorum y convocan a sus pares a imitarlos. Los periodistas elucubran negociaciones posibles basados en sus fuentes políticas. Reproducen lo que consideran información de primera. Pocos intentan explicar con una simple relación personal de ideas lo que podría pasar en este día, más allá del recuento de votos a favor y en contra. Sobre el viaje del Presidente solo se escucha decir: es raro.

Más que raro, es preocupante. Basta recordar que en la semana previa el Presidente se dedicó a provocar a propios y ajenos, pero sobre todo a los ‘miserables de la tierra’ en un país hambreado: ‘si no hacen las cosas bien es obvio que se van a cagar de hambre’, ‘si no quieren morirse de hambre van a tener que hacer algo’ y cosas por el estilo dichas a la prensa nacional e internacional. Su falta de oportunidad fue ingenua o formó parte de una estrategia?

Esos desheredados estarán a las puertas del Congreso. Cómo controlar que ninguno de ellos tire una piedra o baje el cordón de la vereda en un país con protocolo represivo que prohibe manifestaciones políticas en la calle? Qué ocurriría si algo se va de madre?

Posiblemente, el avión presidencial levantaría vuelo porque eso ya formaba parte de su agenda. La Vicepresidenta estaría a cargo de manejar la situación, haciéndose responsable de las consecuencias. Acaso sabían o sospechaban algo de estas coincidencias preocupantes los senadores que invitan a no dar quorum y abortar la sesión?

Quizás sea el gris y la neblina matinal que no nos deja ver bien lo que está ocurriendo y dibuje este paisaje lleno de fantasmas. Ojalá, así sea. Por las dudas, a estar precavidos, atentos, serenos, que las provocaciones pasen de largo.

Continue Reading

LCV

Los fantasmas de una isla acorazada

Qué quieren que les diga, hoy no estoy para andar levantando ánimos. Un día extremadamente gris, en un país extremadamente gris, con muchas personas extremadamente grises, en un tiempo extremadamente gris, dentro de un mundo tan gris como el cielo, el país, las personas y el tiempo.

Con mi padre, que revolotea en mi planeta desde hace unos días, solía tener charlas de filosofía infantil que imagino conformaron buena parte de mi ser. Le gustaba contarme el origen de las palabras, y estaba fascinado, como buen filósofo, con las palabras alemanas. Para mí eran palabras mágicas. Una de ellas, romántica por demás, era Weltschmerz, él decía que no había en español algo igual, lo más parecido podía ser angustia o tristeza, pero que literalmente significaba ‘dolor de mundo’. Es decir, lo que podemos sentir al comprender que el mundo físico real nunca podrá equipararse al mundo deseado. Hoy parece que le han puesto un significado psicológico a la impronunciable palabreja que tanto utilizaron románticos y literatos como Lord Byron, Oscar Wilde, Baudelaire o Leopardi. En la actualidad se la considera casi como una previa a la depresión. Creo que había algo más, era la mera conciencia de que el mundo no tiene porqué ser justo ni bueno ni bello.

¿Por qué el mundo no puede ser justo ni bueno ni bello? En principio porque el mundo es como es, y no hay tu tía. Y los hombres también son como son, y no están haciendo las cosas más fáciles. A pesar del bienaventurado progreso, son efímeras las épocas de euforia y alegría.

No estoy hablando del mundo de hoy, en el que sobran ejemplos de guerras, mezquindades y locuras tecnológicas. Estoy hablando de una sensación casi inherente a la sensibilidad humana. Imaginemos que hace poco más de medio siglo se inventaban hornos gigantes para masacrar pueblos enteros y sacarlos de la faz de la tierra.

Valga como consuelo saber que no somos las únicas víctimas de un tiempo cruel. La historia está hecha y deshecha por tiempos crueles, llámense holocaustos o guerras bárbaras, o dictaduras de todo tinte y color. Claro que lo peor es que todos esos sufrimientos causados a la humanidad siempre fueron llevados a cabo bajo a argucia de que el futuro sería mejor. Un mal necesario. La idea del progreso figura entre las causantes de tanto espanto.

Hoy nos sumimos en el dolor del mundo no sólo por muertes evitables y totalmente injustas (ustedes dirán, hay muertes justas?  No sé, pero hay otra palabra alemana muy curiosa que parece estar de moda en estos tiempos, en las que junta dos sentimientos contradictorios, muchas de las inventivas alemanas expresan algún oxímoron. Aquí se encuentran unidas por ese hilo mágico el dolor y la alegría, y la palabra es Schadenfreude cuyo significado es: “alegría de que le pase algo malo a otra persona”. Es irónica y sutil. No le desea el mal a nadie, pero advierte que si eso ocurriera, se sentiría feliz. Y a no ser hipócritas, quien no tiene que reprimir una sonrisa ante alguna desgracia. )

Para entender a qué me refiero con dolor de mundo, les voy a contar un cuento que, como ocurre con toda buena serie: ‘está basado en hechos reales’.

LA ISLA FANTASMA

Había una vez una pequeña isla ubicada en un límpido mar. Apenas seis hectáreas que se elevaban, orgullosas entre el cielo y el agua, con distintos tonos de verdes y amarillos en sus ojas y animales que pocos hombres llegaron a conocer. Pájaros migrantes que saltaban del continente a la isla con suma facilidad ya que bastaba volar unos pocos kilómetros. Una isla sin nombre que, al parecer, no había tenido vida humana.

Todo cambió en este lugar paradisíaco cuando a finales de 1800 un emprendedor descubrió que la isla sin nombre se levantaba sobre una mina de carbón que yacía a unos 200 metros bajo el mar. Fue así que llegó una empresa, que tenía el bello nombre de “Tres diamantes” para explotar semejante tesoro. Lo primero que hizo fue amurallarla para que no la afectaran las grandes olas y los tifones. A partir de entonces, allá por 1890, esta isla indómita comenzó a llamarse Gunkashima, que quiere decir ‘Isla del Acorazado’ por su forma y la gran muralla que la rodeaba.

La empresa de los tres diamantes se dedicó a explotar el carbón. No hubo más verde ni pájaros ni olas. Creció un pueblo entero, con edificios tan grises como el día de hoy, en donde se amontonaban miles de obreros unos sobre otros. En condiciones casi esclavas, debían bajar a las profundidades del mar para extraer el carbón, el oro negro que enriqueció a los 4 diamantes de la bandera conquistadora. Como si fuera una escena de Metropoli, incalculables filas de personas bajaban todos los días doscientos metros bajo el mar por una fina escalera a la que llamaban ‘La autopista del infierno’.

En la década de 1950 vivían allí casi seis mil personas, apiladas en departamentos de diez pisos. Construcciones laberínticas enroscadas entre patios, pasillo y escaleras, en las que no faltaban escuelas, restaurantes y lugares de diversión. Enorme cárcel amurallada. El lugar más poblado de la tierra. La isla sin nombre pasó a conocerse como ‘la isla sin verde’.

Claro que nada es para siempre en este mundo. Un día, el carbón dejó su estelar lugar en la producción y fue sustituido por el petróleo. Los trabajadores que habían entregado su vida, incluso en medio de una guerra mundial, porque la empresa se empezó a dedicar a hacer aviones de combate, quedaron de un día para el otro en banda, desbandados como los pájaros migratorios. La isla fue abandonada por completo en 1974.

Como anticipé, la historia es absolutamente real. La isla se llama hoy Guhashima y queda a pocos kilómetros de Nagasaki. La empresa de los Tres Diamantes es Mitsubishi (que significa 3 diamantes en japonés). Guhasima y Nagasaky son parte del atractivo turístico de ese archipiélago de Japón. Las guías los invitan a conocer:

“Guhashima Island una isla desierta que en el pasado fue un próspero pueblo minero donde vivían familias y los trabajadores extraían carbón de las minas submarinas. Hoy en día, solo hay edificios industriales cubiertos de maleza, viviendas de trabajadores en ruinas, un santuario sintoísta desierto y una escalera subterránea acertadamente llamada “Autopista al infierno”. La isla ha estado abandonada desde que se cerró la mina en 1974 y ahora es una zona turística muy visitada. Las historias que rodean a esta isla fantasmal son muchas, incluida la de que los prisioneros de guerra chinos y coreanos fueron utilizados como trabajadores esclavos en la mina durante la Segunda Guerra Mundial. La isla también ha sido escenario de varias películas, incluida la película de Bond Skyfall.Con sus casas de hormigón desiertas y el muro que lo rodea frente al Mar de China, ¡este es un lugar que no debe perderse!”, dice uno de los folletos con suma admiración.

Y los viajeros que andan por allí tampoco pueden evitar ir a Nagasaki, ciudad portuaria en la que el 9 de agosto de 1945 a las 11:02 am, Estados Unidos lanzó la segunda bomba atómica de la historia. Un museo emplazado en la isla que ‘a través de imágenes sonoras, escritos e historias, da la impresión de entrar en otro mundo. Dado que gran parte de la historia de Nagasaki gira en torno a este evento, definitivamente vale la pena visitar el museo.’

Supongo que es inútil contarles la moraleja de este cuento. No permitas que destruyan la naturaleza en busca de fortuna. Llegará un día en que las minas estén vacías y sus trabajadores abandonados a la mano de Dios. Solo quedará un museo. Cada vez son más los museos del exterminio que se suman a las maravillas del mundo.

(Columna de Laura Giussani Constenla, emitida en el programa La Columna Vertebral-Historias de Trabajadores, el lunes 27 de mayo de 2024)

Continue Reading

Memoria

Otro mayo en 1928

Vaya esta columna en homenaje a todas las mujeres obreras asesinadas por luchar por mejores condiciones de trabajo. Recuerdo de otro mayo de lucha y sangre en Rosario, 1928.

Hoy les voy a contar otra historia de trabajadores y trabajadoras. Ocurrió también en mayo, pero en un mayo de casi cien años atrás, esa época de oro en la que los oligarcas argentinos tiraban manteca al techo en París y que tanto extraña nuestro presidende.

Ayer, como hoy, las exportaciones de granos y carne llenaban los bolsillos de los dueños de la tierra y sus amigos. No ocurría lo mismo, claro, con los trabajadores, cuyas condiciones laborales y salariales eran pésimas. Anarquistas de la FORA y obreros socialistas avanzaban con su sindicalización y las empresas agroexportadoras lanzaban una campaña, apoyada por la Asociación del Trabajo y la Liga Patriótica Argentina, para desplazar y despedir a los obreros que adhirieran al sindicato.

Desde el mes de abril, los obreros habían lanzado planes de lucha, con piquetes, manifestaciones y huelgas en la provincia de Santa Fe, gobernada por el Dr. Pedro Gómez Cello, y su jefe de policía, don Juan Cepeda. Tal como refiere Leónidas Ceruti: “En Rosario, las policías bravas estaban al servicio de los empresarios y de los caudillos de barrios, cada huelga obrera era vigilada y en varias ocasiones reprimidas, como en ese año cuando una concentración proletaria en la Plaza San Martín fue violentamente disuelta y apaleados sus dirigentes. Por ese y otros motivos el «Comité Pro Presos” dio a conocer un manifiesto que entre otras cosas señalaba «se pide se extirpe el régimen de torturas imperantes en la sección investigaciones de la Jefatura de Policía de Rosario, donde perdieron la salud y hasta la vida decenas de honrados trabajadores que no cometieron otro delito que expresar su finalidad ideológica en las tribunas públicas o en asambleas gremiales”.

Así las cosas, el 2 de mayo de 1928 se inicia una huelga de estibadores en el Puerto de Rosario. La medida fue casi espontánea y descolocó a los sindicatos. Los obreros de Villa Constitución se fueron sumando a la huelga y la agitación obrera llegaba a los oídos de los patrones quienes tomaban nota del atrevimiento de estos obreros impertinentes que pedían mejoras salariales -llevaban 5 años sin aumentos de sueldo- y condiciones laborales dignas. El movimiento de los portuarios tuvo un fuerte apoyo del Comité de Mujeres de Portuarios, quienes mejor que nadie conocían las paupérrimas condiciones de vida de sus familias, y también eran obreras porque se dedicaban a coser las bolsas de arpilleras para embolsar los cereales en el establecimiento Mancini.

El 8 de mayo de ese mismo año, 1928, Rosa Valdez y Luisa Lallana participaron de una jornada en apoyo a la huelga repartiendo volantes que decían: Compañeros, nadie mejor que nosotras debemos apoyar esta huelga hasta ver coronadas nuestros esfuerzos, nadie como nosotras que sentimos el dolor en carne propia al ver que nuestras compañeras están en este conflicto y que sufren moral y materialmente. Adelante compañeros y compañeras. A luchar hasta vencer, aunque para ello tengamos que sufrir.

Luisa Lallana tenía 18 años, era obrera portuaria y estaba afiliada a la FORA. Su hermano, estibador, participaba activamente de la huelga y estaba en la mira de la patronal. Por eso no dudó la joven Luisa en apoyar el movimiento de manera activa. Ante el clima de revuelta, se les prohibió a los hombres caminar por los alrededores del puerto. Allí fueron las mujeres. Hicieron un piquete en la entrada del puerto y difundieron a voz en cuello los motivos de la huelga. La idea era tratar de convencer a los llamados ‘carneros’ para que sean solidarios con su clase.

Los rompehuelgas estaban a la orden del día y muchos eran empleados directos de las cerealeras para enfrentar a los obreros anarquistas. Mientras Luisa Lallana repartía sus volantes y charlaba con los portuarios, un tal Juan Romero, matón de la empresa reclutado en Avellaneda, se enfrentó a la adolescente para que dejara de volantear. Ante su negativa le disparó un tiro en la frente. Claro que Romero no actuaba por cuenta propia, la prensa y los sindicatos señalaron a Tiberio Podestá, miembro de la Liga Patriótica, de ser el instigador del crímen.

Seis hora después, Luisa Lallana moría por culpa del certero disparo. Una ola de indignación recorrió la ciudad de Rosario. La FORA, el Partido Comunista y la Federación Obrera Local Rosarina llamaron a la huelga general para el día siguiente. Nadie trabajó esa jornada, los seis mil obreros portuarios, realizaron una manifestación imponente, que fue reprimida por la policía. Fue tal el miedo de la patronal que hicieron atracar en el puerto el explorador torpedero “Córdoba” y el cañonero “Independencia”, para reforzar la acción de la Subprefectura Marítima.

Hubo paro general en Rosario y un dolor profundo en la ciudadanía. La feroz represión que se encarnizó contra la manifestación de alrededor de 10.000 obreros acompañando el féretro de Luisa Lallana, asesinada a mansalva a los 18 años, hacia el cementerio La Piedad, empeoró los ánimos y logró la unidad de todo el movimiento obrero.

Durante el sepelio, el poeta Oscar Adolfo Parody le dedicó estas palabras:

«Â¡Caíste hermanita!
Caíste como caen los soldados valerosos..
Fuiste víctima del plomo homicida del krumiro»¦
de ese instrumento del capitalismo vil (…)
Liga Patriótica, nombre asqueroso
Nombre que escupo en este instante…
Tu eres el verdugo abominable de la indefensa
Compañera que expiro»

A casi cien años de los hechos, hoy se considera que aquella revuelta fue un hito en la historia de la clase trabajadora argentina. Tanta indiganción popular logró una verdadera victoria obrera: obtuvieron el aumento salarial reclamado y mejores condiciones de trabajo.

En ese momento, presidía el país Hipólito Yrigoyen, quien un año después de este episodio logró que se votara la Ley que reglamentaba la jornada laboral en 8 horas.

De esa manera, Luisa Lallana, se transformó para la prensa anarquista y de izquierda en una verdadera heroína y pasó a integrar la lista de mártires de la clase trabajadora de Rosario, que se había iniciado cuando fuera asesinado Cosme Budislavich, durante el conflicto que en 1901, llevaron adelante los obreros de la Refinería Argentina del Azúcar.

La única foto que se conoce de Luisa Lallana es la de una mujer que aparenta más años, con cara seria y algo triste, vestido a los tobillos y un claver en el ojal. La foto está borrosa, como borrosa quedó la memoria aunque su figura está creciendo en los últimos años con artículos e investigaciones universitarias.

Para Luisa y para vos y para mí, para ellas y nosotras, va esta musiquita de regalo porque todas tenemos algo que decir.

(Por Laura Giussani Constenla: emitido el 13 de abril de 2024, en La Columna Vertebral-Historias de Trabajadores, lunes de 18 a 20 hs por larz.com)

Continue Reading
Advertisement

Facebook

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.