Sinisterra: el Mbappé de Lanús

Tenía 19 años cuando en enero de 2018 fue comprado por el equipo de fútbol de Lanús luego de lucirse en el Valladolid de España en donde convirtió varios goles en poco tiempo. Su carisma puede verse en este video, en donde hace bailar hasta a las sillas y que publicó La Unión de Lanús un día antes de su debut en el club. 

José Luis Sinisterra es colombiano, nacido en Buenaventura, un puerto sobre el Pacífico, bahía tranquila devenida industrial, pueblo que fundó un hombre con el apellido correcto, Juan Ladrillero, en 1.540.

Ciudad puerto de larga historia, que tuvo que sobreponerse a la resistencia de los habitantes originarios a quienes les tocó un conquistador poco simpático llamado Romero, quien, según relata Fernández Oviedo, un cronista de la época: “Comenzó a tiranizar e tractar mal a los indios, e no bien a los cristianos, e a robar cuánto él podía. Había en este tiempo cuatro caciques de paz, que servían con toda quietud a los cristianos en todo cuanto podían, dándoles oro, dándoles de comer e dándoles obediencia, e haciendo con diligencia lo que se les mandaba”.

A pesar de la buena voluntad de los anfitriones, Romero se dedicó a cortar las orejas y narices y apedrear a los indios que no pagaron tributo. La reacción indígena no se hizo esperar: tomaron por asalto a las canoas españolas y mataron o ahogaron a todos. Salvo a Romero a quien le dieron el peor fin. Mataron a 40 españoles y quemaron el caserío. Luego hubo revancha y, como es sabido, la corona española se quedó con el puerto de Buenaventura.

Hoy, según dicen, presenta algunas peculiaridades. Es una ciudad estrella por recaudación -un puerto sobre el Pacífico en Colombia no es poca cosa, narcotráfico mediante- al tiempo que su población, en un 90% negra, figura entre las más pobres del país con un 65% de desocupados. También tiene el raro mérito de poseer la cifra más alta de ‘desapariciones forzadas’ y un alto grado de criminalidad.

Allí nació José Luis Sinisterra, con un apellido tan apropiado como el Ladrilleros fundador de su pueblo. Hoy está feliz con su destino. En julio cumplió veinte años y esta semana debuta en primera. “Mi objetivo principal es pelear el puesto y poder debutar en primera, aprovechar lo lindo que es estar en Lanús”, declaró al llegar.

 

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda