Sobre las elecciones en El Salvador, por Juan Dalton

Roque Dalton not dead. Mural en homenaje al poeta revolucionario salvadoreño asesinado en 1975 por sus compañeros de organización quienes lo acusaron de traición.

Quisiera compartir algunas valoraciones sobre los resultados de las elecciones presidenciales de ayer en El Salvador. Con mucha antelación he venido diciendo lo que ayer quedó confirmado y esta vez las encuestas no se equivocaron. A pesar que la afluencia de votantes fue por debajo de otros años, ganó Nayib Bukele, un joven y exitoso empresario de apenas 37 años de edad que proviene de la izquierda y ha sido hasta ahora, el mejor alcalde capitalino que ganó por amplia mayoría cuando se postuló a esa alcaldía, siendo miembro del FMLN. Muy pronto la visión nada renovada de la dirigencia de izquierda chocó con la vision de este joven el cual fue expulsado de las filas del partido por sus constantes criticas a la cúpula que se niega a cambiar. Ya expulsado creo un nuevo proyecto político llamado NUEVAS IDEAS que es lo que realmente lo llevó a la victoria ayer y en menos de un año
Se puso de manifiesto un rechazo rotundo hacia el partido tradicional de izquierda FMLN y al partido de derecha ARENA, los dos partidos que han gobernado El Salvador por 30 años, siendo parte de todo un sistema politico que hasta ahora era imposible romper pero que a partir de hoy ha quedado derrotado. Es importante señalar que el FMLN carga hoy por hoy con la mayor derrota de su historia, obteniendo menos del 14% y la perdida de mas de un millón de votantes que decidieron no darle el respaldo que siempre tuvieron. Para colmo, se suma que el actual presidente Salvador Sanchez Cerén esta catalogado como el mandatario peor evaluado de los ultimos 30 años. Otra de las pesadas cadenas que arrastra el FMLN se llama Mauricio Funes, el ex primer presidente de izquierda pero responsable de uno de los saqueos más grandes de la historia salvadoreña con el robo de casi 400 millones de dolares provenientes de fondos públicos y que solo fue posible gracias a una sofisticada red familiar y el apoyo de allegados funcionarios de gobierno que hoy guardan prision. En un acto sumanente impune, miembros de la cúpula del FMLN propiciaron su fuga y hoy es un prófugo de la justicia, protegido del gobierno nicaraguense. Ese hecho también pesó en los resultados de ayer. Hay otro aspecto que también se suma y es que cuando Funes era el presidente vino la orden de captura de parte de España para un grupo de ex militares genocidas implicados en la masacre de los sacerdotes jesuitas. El presidente Funes dejo sin efecto esa captura internacional, brindando protección a esos militares genocidas. A esa protección tambien se sumó el FMLN.
El FMLN de hoy está acabado producto de su sectarismo, de su arrogancia y su negativa a renovarse, su constante recurrir al pasado sin apostarle al futuro. Soy de los que piensa que los revolucionarios que no creen en el futuro , terminan volviéndose contrarrevolucionarios. El FMLN abandonó muchos principios entre ellos la ÉTICA REVOLUCIONARIA. Soy de los tantos que piensa y afirma de manera contundente que el FMLN traicionó la causa revolucionaria y esto es parte del resultado. De la misma manera y sin ningún tapujo pienso lo mismo de Daniel Ortega y el gobierno actual de Nicaragua. Porque no se puede aspirar o pretender ser revolucionario y ser corrupto a la vez, una fórmula que algunos supuestos revolucionarios, han pretendido imponer siendo una de las marcas mas visibles de ese derrumbe no solo del FMLN, sino del resto de las izquierdas latinoamericanas. En el caso del FMLN sobresalió la corrupción administrativa y política, su contribución a la impunidad y el ocultamiento de la verdad, de la misma manera que ha venido obrando impunemente el partido ARENA. Yo perdí parte de mi familia en esa cruenta lucha y los pocos que sobrevivimos vivimos marcado por las huellas de ese conflicto devastador aun sin ver la justicia merecida. El FMLN es el máximo responsable de pisotear e insultar de manera vil la memoria y el legado de mi padre, el poeta Roque Dalton, el haber elegido y protegido a uno de sus asesinos pero hoy ha tenido un serio castigo. No solo quisieron manchar su nombre, no han querido colaborar en la búsqueda de su cadáver, también pisotearon a mi madre y a mi familia. Durante estos 10 años fui el único funcionario de gobierno que se reveló en contra su propio gobierno y en mi lucha contra la impunidad y la búsqueda de la la justicia he corrido un alto riesgo pero que valió la pena y he sido un ciudadano común y corriente que ha contribuido con los resultados de ayer. Fui de los que denunció al FMLN por sus malos manejos, su corruptela y su maltrato y atropello en contra de la figura de mi padre y por su traición al pueblo salvadoreño. Estuve siempre convencido que mi posición critica y ácida, jamás me haría ser un traidor como han dicho algunos. No he sido yo ni mi hermano Juan José ni el resto de mi familia los que han traicionado la causa revolucionaria. Han sido ellos que abandonaron a sus combatientes, que se olvidaron de quienes ofrendaron su valiosa vida, entre ellos mi hermano mayor, el abandono a los que incluso dieron todo por ellos. La maldita fórmula de impulsar proyectos sociales y enriquecerse a la vez, ha quedado derrotada y al descubierto. La dirigencia del FMLN deberá responder y tener aunque sea un ápice de dignidad y verguenza.
Juan Dalton, 4 de febrero de 2019

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda