Reabrió Alijor pero no reincorporó a los despedidos

Tras una extensa reunión en la Secretaría de Trabajo, la alimenticia Alijor autorizó el ingreso de sus 240 empleados a sus puestos de trabajo pero no reincorporó a ninguno de los 12 despedidos, aunque se logró que se les pague el 100% de las indemnizaciones en tres cuotas. 

Los 12 cesanteados se suman a los 25 empleados que quedaron en la calle en abril. Tras enterarse que había perdido su trabajo, Claudio Soto, uno de los trabajadores despedidos, murió de un paro cardíaco. 

Ante el lock out patronal que los dueños de la fábrica habían lanzado el martes, los trabajadores habían respondido con una toma de las instalaciones, con el aval del Sindicato de la Alimentación conducido por Rodolfo Daer. 

Gustavo Salas, secretario de Organización del Sindicato de la Alimentación, sostuvo en diálogo con BAE Negocios: «Tomamos la planta para cuidar nuestros puestos de trabajo. Desde el año pasado que el dueño Benjamín Biderman, nos amenaza con cerrar si no aceptamos una rebaja de la paritaria. Paga las quincenas con retraso y ahora esto». Además, Salas señaló que «en los últimos años, perdimos más de 900 puestos de trabajo en nuestro sector. Los empresarios hacen lo que quieren, esto es una sangría, los trabajadores debemos frenarlos».

 

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda