Algodonera Santa Fe: el largo camino hacia la autogestión de una Cooperativa

Tras el cierre de la Algodonera Santa Fe S.A, sus 123 trabajadores comenzaron a transitar un largo camino para llegar a niveles óptimos de producción y recuperar sus fuentes de trabajo. 

El quiebre de la compañía se produjo en octubre de 2016. Los empleados debieron aguantar un año para poder volver a producir mientras esperaban que llegaran los debidos permisos. Así fue que, a principios de 2018, las máquinas volvieron a ser prendidas y manejadas por la flamante Cooperativa de Trabajo Algodonera Santa Fe Limitada.

El proyecto había comenzado a tomar forma en 2017, fecha en la que se conformó el Consejo de Administración, para la inscripción en Inaes (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social) a nivel nacional y a nivel provincial como lo rige el reglamento de cooperativas. Superados todos los obstáculos legales, los trabajadores aún se encuentran en la etapa de recuperación y puesta a punto de máquinas, equipos, instalaciones, edificio y predio en general.

A su vez, el primer objetivo a corto plazo ya es visible: una producción de calidad que llegue a las 110 toneladas mensuales. A largo plazo, aspiran a que se recupere la capacidad total de la planta y se superen las 200 toneladas mensuales de hilado. La puesta a punto de la planta no se queda solo en el mantenimiento: a los diferentes tipos de hilados de fibra de algodón que se allí se producen se planea agregarle una línea de telares circulares que sume valor al producto inicial. Como si esto fuera poco, se maneja la posibilidad de aliarse con otras cooperativas del rubro para integrar el proyecto provincial de trazabilidad del algodón 100 por ciento santafesino.

Desde la Cooperativa agradecen el apoyo y esfuerzo de los asociados. Destacan, por ejemplo, el aporte de materia prima que realizó un empresario privado y que les permitió poner en marcha la planta sin capital de trabajo propio. En cuanto a su sustentabilidad, la Cooperativa apunta a poder obtener de parte del Gobierno, sea Nacional o Provincial, los aportes necesarios para seguir con el proyecto a través de programas existentes que contemplan casos como el suyo.

Si bien una buena parte relacionada con el reacondicionamiento de la planta ya está lograda, aún quedan por sortear los obstáculos económicos. Un estudio hecho por Ingenieros del Inti reveló que, para obtener una producción sustentable en el tiempo, es necesaria una inversión mínima de 393.120,9 dólares. El estudio se presentó al INTI, que realizó un aporte de 123.255,8 dólares con el cual se compraron repuestos y materia prima. Para lograr el objetivo fijado aún queda pendiente una inversión de 269.865,1 dólares que haría a este proyecto sustentable y evitaría un impacto social y económico negativo muy importante tanto para las 100 familias que dependen de esta Cooperativa como para la economía regional, provincial y nacional. 

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda