La Justicia ordenó a Rappi y Glovo que blanquee a sus trabajadores

La Sala 1 de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario rechazó la apelación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y varias empresas de mensajería instantánea, y dictaminó que se regularice la relación laboral con los conductores de motos y bicicletas.

La muerte de un repartidor en Puerto Madero fue determinante en el fallo, al igual que las estadísticas de hospitales públicos porteños que registraron 25 accidentes en la vía pública que involucraron conductores de motos o bicicletas de servicios de mensajería y reparto a domicilio.

La Cámara hizo saber a Rappi, Glovo y todas las plataformas virtuales similares que dentro de los próximos diez días deberán solicitar la inscripción al Registro Único de Trabajadores en Motovehículos y Ciclorodados, y la habilitación para operar.

El Gobierno tiene 60 días para implementar cursos de capacitación para conductores de motos y bicicletas que trabajen en los servicios de mensajería urbana y entrega de alimentos a domicilio. Vencido el plazo, deberá clausurar y/o inhabilitar de oficio a toda empresa que no se encuentre debidamente registrada.

Además, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta tiene cinco días para garantizar que los trabajadores circulen con el casco homologado e indumentaria con bandas reflectivas y apropiada para días de lluvia e invierno, así como libreta sanitaria en caso de que se transporten alimentos.

El fallo sostiene que»la mayoría de las plataformas no aplican al trabajo realizado las normas de protección de los empleados que establece la legislación laboral, puesto que los trabajadores suelen ser contratados como contratistas independientes», siendo «clasificados incorrectamente en esta categoría para evitar las obligaciones de la legislación laboral». Es más, indica que «los trabajadores tienen que aceptar los términos y condiciones establecidos por la plataforma, sin margen alguno de negociación, para acceder al trabajo que ofrecen las plataformas».

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda