Veinte años de la panadería de los compañeros, por Esteban Marcioni

Hace 12 años comencé a trabajar en la panadería, hacia poquito tiempo que me había incorporado a un hermoso colectivo militante que desde 8 años antes venía construyendo una de las experiencias territoriales más genuinas del conurbano bonaerense.
Estoy enormemente agradecido por haber vivido esa experiencia, horas y horas puestas en esa panadería, me acuerdo de las quejas de nuestro «padre» militante de ese momento que nos decía que estaba muy bien la panadería pero que no podíamos estar ahí todo el tiempo encerrados, horas, vida y sueños puestos en que «la pani» funcione, para mí tenía un sentido especial trabajar en la panadería, durante muchos años producto de la lectura de lo que encontraba en casa de mis viejos, de su militancia libertaria y de escuchar hablar a muchos de sus compañeros militantes libertarios las panaderías para mi tenían una mezcla de amor de masa y rebeldia de pólvora.
En la panadería dormimos, soñamos y despertamos. La Galle, embarazada de nuestra hija mayor, se abrió la mano a la mitad con una sobadora. La pani se nos prendió fuego y la volvimos a construir, durante meses solamente cobramos 7 pesos por semana. Eso es la pani para nosotrxs, no importaba no dormir, romperse la mano, no ganar plata, estábamos convencidos de que ese era el camino.
Hubo dos pilares en esa panadería, Carlitos, panadero de toda su vida que lo convencimos de dejar su trabajo bajo patron para volcarse a la autogestión y Ester, una compañera más buena que el pan pero que no distinguía entre el pan y las facturas. Hoy 12 años después esxs dos compañerxs van a capacitar a 180 personas para que aprendan el oficio, el de amasar con rebeldia.

Estamos enormemente orgullosos de nuestra panadería, de nuestrxs compañerxs, yo particularmente enormemente agradecido con ese colectivo militante que me adoptó desde el primer momento y que me permitió ser parte de una experiencia que me cambió la vida, como se la va a cambiar a las 180 compañerxs que se van a estar capacitando.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda