Pensando el día después

La Columna Vertebral charló con tres referentes de rubros clave para consultarles la situación de su sector, su respuesta frente a las medidas del gobierno y los pasos a seguir luego de la cuarentena.

Héctor Amichetti, secretario general de la Federación Gráfica Bonaerense, se refirió al comunicado titulado «Nadie se salva solo», firmado por su organización, entre muchas otras, y en el que se proponen diferentes acciones a realizar para superar tanto la crisis sanitaria como social.

«Entendemos que las medidas que está tomando el gobierno son absolutamente correctas, y la prioridad de la salud de los argentinos es indiscutible», sostuvo el dirigente, y agregó que «luego de salvar las vidas viene la necesidad de poner todo el esfuerzo para reactivar esta economía».

En relación a esto, Amichetti manifestó que «tiene que haber una desconcentración de los sectores clave, los recursos de la Nación deben servir a la Nación y no a grupos de corporaciones o al sistema financiero, que en estos años han provocado un verdadero saqueo».

«Se han visto las dos conductas del ser humano. Por un lado la solidaridad, los médicos, enfermeros, todos los que cumplimos tareas esenciales. En nuestro gremio, los que hacen envases para alimentos, medicamentos. Pero por el otro lado la actitud egoísta de algunos que quieren tratar de salvar lo suyo. Empresas que despiden, suspenden. Todo eso deberá ser superado», indicó el dirigente, y concluyó que «todo el mundo está cambiando con esta situación; es como vivir una gran guerra, y después de esa guerra ya no sirven los viejos recursos del ‘salvese quien pueda’, lo único que puede levantar a Argentina y el mundo es la práctica de la solidaridad».

Uno de los sectores más perjudicados por el aislamiento social obligatorio es de las pequeñas y medianas empresas. Leo Bilanski, presidente de la Asociación de Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino, se refirió a la apremiante situación de su sector, el impuesto a la riqueza y las negociaciones con el FMI.

«Respaldamos al gobierno para que lleve a cabo esta propuesta y la negociación. El 17 de marzo solicitamos la suspensión de pago de intereses de la deuda para crear un fondo de emergencia económica y atacar el impacto de la pandemia en la economía nacional», explicó el empresario.

A su vez, Bilanski indicó que «un 53% de las Pymes hoy están cerradas» y se mostró a favor «de cobrar un impuesto a los súper ricos, nos parece no solo necesario, sino que debería ser de inmediata aplicación»

«También está el tema de los bancos: es obsceno el comportamiento poco solidario que tienen. Necesitamos una nueva ley de entidades financieras que piense una economía más justa, moderna e inclusiva para el siglo XXI, y no con una ley de entidades financieras impulsada por la dictadura hace ya casi 50 años», concluyó el dirigente.

Por otra parte, Lito Borello, secretario de Derechos Humanos de la CTEP y referente de la Organización Social y Política Los Pibes, indicó que la pandemia debe ser interpretada «en clave de la crisis mundial del capitalismo».

Borello manifestó que la situación de la economía popular es «crítica y angustiante, porque los compañeros están acostumbrados a una economía al día, de changas, de salir a vender». «Si bien estamos de acuerdo con que el distanciamiento social es la medida adecuada, está claro que si no hay un Estado que rápidamente atienda al fenómeno de una economía que se para, empiezan a generarse situaciones complejas que crean una olla a presión», sostuvo el dirigente.

«Va a venir un debate muy fuerte sobre cómo va a ser la economía de Argentina para recuperar el país. Cómo incorporar esta lógica de la economía popular, no como residual sino como uno de los formatos posibles para que una gran cantidad de compañeros y compañeras puedan llevar adelante el desempeño de su tarea», cerró Borello

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda