¿Suicidios o Ku Klux Klan? Encuentran a dos hombres negros colgados de árboles en EEUU

A las masivas manifestaciones de protesta contra el asesinato de George Floyd, se le suma ahora la preocupación de la posible aparición de grupos de acción racista.

De acuerdo a lo publicado por la BBC y otros medios, en las últimas semanas aparecieron los cuerpos de dos hombres negros, Robert Fuller y Malcolm Harsch,  colgados de árboles en dos ciudades del sur de California (EE.UU.). Los hechos ocurrieron en dos ciudades diferentes, con 80 kilómetros de distancia, y con una diferencia de diez días.

En un inicio se tomó el tema como posibles suicidios, pero la desconfianza de las familias de ambos muertos provocó gran repercusión en las redes sociales y obligó al FBI a abrir una investigación.

Robert Fuller tenía 24 años y fue encontrado cerca de la ciudad de Palmdale, a una hora al norte de Los Ángeles. Según el alguacil se consideró de inmediato que era suicidio porque no aparecían huellas de la presencia de otras personas en los alrededores. La hermana de Robert habló en la plaza de la ciudad y dijo que su hermano menor no tenía tendencias suicidas y quería una investigación seria. Recordó que en la zona existe el Ku Klux Klan que suele hacer incluso eventos públicos.

Malcolm Harsch, tenía 38 años y vivía con su novia en un campamento de la ciudad de Victorville. A las siete de la mañana los bomberos lo encontraron el 31 de mayo colgado de un árbol. La familia criticó a la justicia por tardar 12 días en realizar una autopsia y sostuvo que Malcolm no presentaba síntomas de depresión y había hablado con sus hijos anunciando una próxima visita.

Mientras tanto, en Londres, un negro le salva la vida a un blanco

Patrick Hutchinson es el nombre del hombre que se convirtió en héroe por sus actitud humanista. Participaba de una de las tantas marchas contra el racismo cuando vio a un blanco tirado en el suelo, sangrando, con un grupo alrededor que lo amenazaba. El blanco, presumiblemente, formaba parte de un grupo racista que había ido a provocar, así lo gritaban quienes estaban a su alrededor. Al ver la situación, Patrick, un corpulento entrenador personal, lo cargó en sus hombros, rodeado por cinco amigos, y lo sacó de un posible linchamiento.  En sus redes sociales se limitó a decir «hoy hemos salvado una vida».

Entrevistado por los medios declaró que solo reaccionó al ver a una persona en peligro, no pensó en su ideología. También reflexionó que si alguno de los policías que estuvieron presentes mientras Chauvin asesinaba a George Floyd hubiese actuado así, no habría muerto.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda