¿Cresta Roja se transforma en cooperativa?

Autoridades de los ministerios de Trabajo de Nación y Provincia de Buenos Aires se reunieron con representantes de los trabajadores de Cresta Roja para buscar una solución al conflicto que mantiene desocupados a 2000 empleados de la empresa hace cinco años.

De la reunión participó Eduardo Murúa, director nacional de Empresas Recuperadas del Ministerio de Desarrollo Social, quien manifestó que la reunión fue positiva y se acordó avanzar «en una mesa de trabajo para encontrar la solución a un conflicto que lleva ya tantos años».

Murúa indicó que se evaluará la posibilidad de creación de una cooperativa conducida por sus trabajadores y con la gerencia de su antiguo dueño una presencia que asegure que el proyecto sea viable». Melenko Rasic, ex dueño de la firma, formó parte de la reunión, así como Carlos Stasiuk, vocero de los trabajadores despedidos, quien también se mostró satisfecho: «la reunión fue positiva, quedamos en trabajar rápido para encontrar una solución definitiva a nuestro problema que ya arrastra años».

«Estamos muy esperanzados que de una vez por todas se solucione este drama de 2.000 familias que hace casi cinco años estamos en la calle. Nosotros tenemos un solo objetivo volver a trabajar y vivir dignamente con nuestras familias», destacó Stasiuk.

Cresta Roja se había convertido en símbolo de las políticas de Mauricio Macri, luego de que el ex mandatario anunciara en la planta de El Jagüel el veto a la ley antidespidos, cuando más de 2000 trabajadores de la firma se encontraban luchando por su reincorporación.

Luego de pasar por la gestión de diversos grupos empresarios, Granja Tres Arroyos se quedó con la firma a principios de 2018. Cientos de trabajadores fueron despedidos y reprimidos en protestas por la Bonaerense de la por entonces gobernadora María Eugenia Vidal.

Casi 4 años después, la creación de una cooperativa podría dar fin al largo camino de lucha que recorrieron los trabajadores para recuperar sus puestos.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda