Pizzería 1893: la primera empresa recuperada durante la pandemia

Trabajadores de la pizzería 1893, ubicada en Villa Crespo, formaron una cooperativa, recuperaron la empresa tras dos meses sin cobrar y ahora realizan una campaña de financiamiento para poder permanecer en su esquina.

Como si las cosas no fueran lo suficientemente complicadas, todo el proceso se dio durante la pandemia de coronavirus. Los trabajadores estuvieron acompañados y guiados por Andrés Toledo, presidente de la cooperativa del restaurante recuperado Alé Alé, quien los puso en contacto con la UTEP.

En diálogo con ANSOL, Ernesto De Arco Soloaga, camarero y tesorero de 1893, indicó que sin la ayuda de Toledo y la UTEP «no sé si hubiera sido posible, porque su información fue clave para poder avanzar. Todavía nos pasan a ver, se fijan si necesitamos algo».

Por su parte, Toledo recordó el conflicto de Alé Alé, que se convirtió en cooperativa en 2014, y aseguró que si bien se trata de dos épocas diferentes, «hay cosas comunes, como un gobierno que apoya a las cooperativas». Sin embargo, una de las principales diferencias es que en su momento no había una pandemia que golpeara al país, con su consecuente cuarentena.

En relación a esto, Eduardo Amorin, responsable de la Rama de Empresas Recuperadas de la UTEP Evita Capital, informó a ANSOL que se encuentra tramitando «la formalización de la cooperativa como cooperativa de trabajo. A pesar de que hay un protocolo especial para avanzar con las matrículas en el INAES, en el marco del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, por el momento no tenemos novedades”.

Por lo pronto, 1893 realiza una campaña de financiación para mantenerse en la esquina de Scalabrini Ortiz y Loyola, donde nació hace más de 25 años. Durante ese tiempo, la pizzería se transformó en un negocio icónico dentro del barrio. “Queremos ser 1893 en el lugar donde siempre fue 1893 durante los últimos 25 años, para no perder la marca ni la clientela, que es muy grande. Si nos mudamos, mucha gente no se enteraría por más que hiciéramos una gran campaña de difusión”, explicó De Arco Soloaga.

Legalmente, el acuerdo para mantener su esquina está cerrado. Sin embargo, los trabajadores necesitan dinero para renovar el contrato y hacerlo efectivo. Para eso, abrieron una cuenta donde recibirán donaciones:

Su CBU es 0170007740000004645289.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda