Chubut: no para la bronca | Marcha de estatales y jubilados

Desde Esquel, por Hernán Díaz Varela

El miércoles 26 de agosto los trabajadores y jubilados estatales llevaron adelante una nueva marcha de protesta contra el gobierno de Mariano Arcioni, que adeuda casi tres meses de salarios, haberes jubilatorios y los aguinaldos de todos los trabajadores estatales y jubilados provinciales.

Desde que asumió, luego de las elecciones adelantadas de junio del año pasado, Arcioni nunca cumplió con el pago en término de haberes ni con los proveedores, cortando así la cadena de pagos en la provincia, que tiene su actividad económica paralizada desde mucho antes de la aparición de la pandemia. La modalidad ilegal de pago escalonado (ilegal y fuera de término) de salarios estatales se inció a comienzos de 2018, año en que se iniciaron los conflictos entre el Gobierno y sindicatos estatales con paros, tomas de edificios publicos y carpas en Rawson y distintas ciudades de la provincia. Desde ese año se conformó la Mesa de Unidad Sindical, que el miércoles pasado convocó a una marcha que fue multitudinaria, en la que convergieron trabajadores de educación, salud, viales, secretaría de Bosques y brigadistas de incendios forestales, judiciales y también trabajadores de la administración central nucleados en ATE.– Los reclamos no se limitan a lo salarial: la situación de los hospitales públicos y el sistema provincial de salud se encuentra al borde del colapso, hay muy pocos respiradores en toda la provincia y ya existe circulación comunitaria de COVID 19 en Trelew y Comodoro Rivadavia.

Los gremios estatales y la CTA de los Trabajadores ya anunciaron que habrá medidas de fuerza y visibilización todas las semanas. A inicio de esta semana los jubilados de Esquel llevaron adelante una protesta -que incluyó a los jubilados de policía- e hicieron una quema en la vía publica de un muñeco que representaba al gobernador al grito de «Fuera Arcioni!».

Por su parte, el gobierno logró que la Legislatura provincial habilitara el inicio del proceso de reestructuración de la deuda pública provincial que asciende a más de 800 millones en moneda extranjera. Gran parte de esta deuda corresponde al crédito tomado en 2016 por Mario Das Neves (su vice era el actual gobernador MAriano Arcioni) que, en principio debía destinarse a obras publicas que nunca se realizaron. El pedido de auditoría de deuda previa a su reestructuración, requerida por los gremios y centrales obreras, nunca prosperó ya que ningunx de lxs 27 diputadxs provinciales impulsó la iniciativa.

Hasta ahora, la única gestión económica y financiera del gobierno provincial ha sido viajar constantemente a Buenos Aires a solicitar adelantos de dinero a cuenta de coparticipaciones futuras, lo cual compromete aún más las arcas provinciales

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda