La V Columna | Estrictamente bipolar

Según el psicoanalista inglés Darian Leader, así como la ansiedad fue la enfermedad de la postguerra y la depresión impactó en los 80 y 90, la bipolaridad es el fenómeno preponderante en este nuevo milenio. Así lo explica en un ensayo llamado ‘Estrictamente bipolar’, del año 2015: «En un mundo como el nuestro en el que nadie se siente muy seguro con su trabajo, existe la expectativa de que todos debemos entregarnos a cada proyecto profesional con absoluto entusiasmo, debemos poner el alma y el cuerpo, trabajar hasta la madrugada si hace falta… El resultado es que, cada vez más, nuestro ritmo de trabajo consiste en una sucesión de altos y bajos, ponemos toda nuestra energía en momentos concretos y después languidecemos hasta la siguiente vez». Trabajar así, explica Leader, no es lo mismo que tener un trastorno bipolar. Pero, de alguna manera, ayuda a poner la enfermedad en nuestro mapa, nos familiariza con ella, nos anima a sentirnos «un poco bipolares».

¿De qué se trata el trastorno bipolar? Así lo definen: “es un conjunto de trastornos del ánimo que se caracteriza por fluctuaciones notorias en el humor, el pensamiento, el comportamiento, la energía y la capacidad de realizar actividades de la vida diaria. La persona afectada por este trastorno alterna su estado de ánimo, entre la manía -fase de alegría, exaltación, euforia y grandiosidad- y la depresión, con tristeza, inhibición e ideas de muerte”.

Argentina 2020. Es raro el estado de ánimo social en este inabarcable territorio que se ha dado en llamar Argentina. Pasamos de la euforia a la depresión en un abrir y cerrar de ojos. Hace menos de un año asumió un gobierno que parecía dar un respiro: el presidente era un tipo tranquilo, dialoguista, antigrieta y con ese ‘nosequé’ peronista que sabe que los pobres existen y tratan de darles una mano.

Alberto Fernández, el candidato sorpresa, el as en la manga. Nueve meses después, en medio de una pandemia mundial, con un país devastado después de el paso de un gobierno que lo endeudó por 100 años y rompió de cuajo el tejido social, todos empiezan a mirarse de soslayo: y éste tipo cuando pega un grito? Y Cristina porqué se calla, su silencio parece más estruendoso que sus dichos.

Pasamos de la euforia a la depresión en un abrir y cerrar de ojos

Resulta difícil no identificar una movida destituyente en todo el discurso de la oposición. Ni el gobierno ni la clase política en general responden en la misma medida. No son ‘locos sueltos’ ni políticos ‘seniles’.

Duhalde, quien se autodefinió psicótico hace un par de semanas cuando vaticinó un golpe de estado para el próximo año, tuvo otro ataque y dijo que Alberto está ‘grogui, igual a De la Rúa en el 2001’. Que lo diga el ex presidente que llegó al poder gracias a una campaña de desestabilización provoca cierto escozor. La idea queda flotando en el aire, los medios la amplifican, y muchos de ‘los propios’ lo piensan en silencio.

Cuatro años vivimos con la sombra de Macri en el gobierno, cuatro malditos años, durante los cuales muchos veíamos que el país se desbarrancaba pero nadie quiso poner palos en la rueda. El razonamiento era: ‘vamos a acabar con esa idea de que los peronistas no dejan que un gobierno de otro signo no pueda terminar su mandato’. Aplauso, medalla y beso.

Más allá de que parte de una premisa estrafalaria ¿fue el peronismo un partido golpista o acaso fue víctima de los peores golpes de la historia? Es cierto, a Alfonsín lo sacaron unos meses antes. De la Rua partió en helicóptero con el aplauso de la mayoría y la euforia de muchos, de distinto signo y color. Pero los que conspiraron para que eso ocurriera no lo hacían por ‘peronistas’, aunque muchos lo eran, y otros eran radicales, ellos fueron los amanuences de los sectores que no se resignan a perder un ápice de poder ni de dinero. Todos los golpes, civiles o militares, en este país, los hizo el Capital.

En suma: nos bancamos cuatro años imbancables de puro democráticos, y hoy asistimos impávidos, atónitos, adormecidos, encerrados, melancólicos, a un espectáculo mediático que nos muestra una sola imagen: al presidente le están sacando el banquito. Propios y ajenos.

Todos los golpes en este país los hizo el capital

¿Cuál sería el motivo de tanta molestia? El ministro de economía está consiguiendo con buenos modales renegociar una deuda imposible. El riesgo país bajó 1.000 puntos de la noche a la mañana. Están sorteando una pandemia sin que todavía haya muertos por las calles en un país que estaba en bancarrota y sin ministerio de salud.

Los sueldos son bajos, vaya novedad! Berni es un facho. Siguen matando a pibes pobres como moscas. La injusticia social no se modificó. Medio país es pobre. Todo eso es cierto. Y hay que pelear para impulsar otras políticas. Muchas son las propuestas. Muchas las cosas que se están haciendo también en ese sentido. Lo más incomprensible el Berni, una incognita que nadie puede descular.

También es cierto que muchos negocios tuvieron que cerrar por la cuarentena. Antes lo hacían solo porque había que ‘reconvertirse’ según el discurso pro. ‘Si no sobrevivís, problema tuyo’, era la máxima de la meritocracia. Según datos de la AFIP, solo en el 2019 bajaron la persiana 11.700 negocios, pymes con menos de 10 empleados. Comercios y microemprendimientos. No solo desaparecieron pequeñas empresas. Nos cansamos de leer a lo largo de cuatro años la debacle de grandes industrias. Titulares que hacían temblar a los trabajadores: Wrangler y Leedejan el país y despiden a 200 personas; después de 70 años cerró la fábrica de mermeladas La Campagnola, 125 personas en la calle; quiebra el Shopping de Villa del Parque y sus 54 locales; Estancia El Rosariodespidió al 80 por ciento de sus trabajadores y está al borde del cierre; Freddo despidióa 280 trabajadores de la fábrica de Balvanera/Pelopincho despidió a 38 trabajadores de su fábrica de San Luis; SIAMse convirtió en un símbolo de la debacle industrial y perdió más 300 puestos de trabajo/ “Cerró Cacciola y ya no se podrá a viajar a Uruguay desde Tigre. Hubo 40 despidos”. Y cada día otra andanada de quiebras o despidos que incluían a empresas como Zanella; Mielcita; Musimundo; Puma; Renault; Topper; Wanama; Ay Not Deado; Legacy, y seguían y seguían, junto a los miles de estatales despedidos.

No estoy hablando de recostarse en la ‘pesada herencia’, critiquemos todo lo criticable, No se trata de quedarse callados. Simplemente, defendamos lo que vale la pena.

Si te entusiasmaron con Alberto, problema de cada quien, era lo que era. Por eso ganó. Que esas mismas personas caigan tan rápido en la depresión, la duda, la desconfianza, podríamos definirlo como un bipolarismo social.

Retomo la idea: los golpes los hace el Capital. Y habrá que responderle con la misma convicción. Ningún golpe es bueno.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda