Vicentin, Lorenzini y una tarea faraónica

Fabián Lorenzini, el juez que se encarga de la convocatoria de Vicentin Saic, aprobó la venta del frigorífico Friar al grupo Baf a pesar de los insistentes pedidos de AFIP y el Banco Nación para que el traspaso no se llevara a cabo, dado que podría ser perjudicial para los acreedores en el marco del concurso.

El argumento de Lorenzini fue que el frigorífico es una empresa distinta a la concursada, en tanto que los acreedores consideran que el holding se desprendió de un activo que podría utilizarse para el pago de las deudas de Vicentin Saic.

En relación a esto, el magistrado mencionó en su resolución la posibilidad de reunir en el concurso a todas las empresas del grupo que quedaron afuera de la convocatoria, pero advirtió que se trataría de una tarea faraónica. Por más complejo que sea, los acreedores indican que se trataría de una maniobra necesaria dado que los créditos recibidos por el holding habrían sido desviados a la compra de otras empresas y emprendimientos por fuera de la compañía madre.

Dado que la empresa decidió solo concursar a Vicentin Saic, entre los acreedores surgió la hipótesis de que hubo una decisión de vaciamiento deliberada por parte del directorio. Sin embargo, Lorenzini aseguró que reunir a todas las empresas del holding para que respondan por las deudas solo sería posible con «un fortalecimiento en la estructura material y de los recursos humanos con los cuales actualmente cuenta el tribunal».

La falta de recursos de la Justicia de Reconquista para tratar con la convocatorio de acreedores más grande de la historia de Santa Fe ya había sido denunciada por los acreedores comerciales, quienes piden el traslado al fuero rosarino.

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda