Crecen las colonias agroecológicas en el país

Luján: La Colonia ’20 de abril-Darío Santillán’ ya es una realidad

La Unión de Trabajadores de la Tierra fundó en el partido de Luján una colonia agroecológica de la que viven 31 familias. Aprovecharon un enorme galpón abandonado ubicado en la localidad de Jáuregui, en lo que fuera el ‘Ramayón’, un ex instituto, psiquiátrico y cárcel de mujeres. La antigua prisión se encuentraba rodeada por ochenta hectáreas de bosques.

Allí nació la Colonia Darío Santillán de la UTT. Cada familia elige qué producir -repollo colorado, repollo blanco, kale, brócoli, acelga, puerro, cebolla, apio o remolacha- y una vez por semana realizan asambleas para definir acciones concretas de infraestructura para la comunidad.

Su producción empezó comercializandose en los almacenes de la UTT y entre vecinos de la zona. Con las ganancias que obtuvieron lograron hacer su propio almacén y ahora también ellos venden productos de otras cooperativas.

Guaminí y Lincoln. 25.000 hectáreas cultivadas sin agrotóxicos

Al sur de la provincia de Buenos Aires, en su extremo oeste, se encuentra el partido de Guaminí, conocido por sus lagunas que conforman el fenómeno de ‘Las Encadenadas’. Zona rica en pejerreyes, agua limpia y campos fértiles. Como la mayor parte de las zonas rurales cultivables la soja transgénica ocupó el 75% de su actividad. Sin embargo, gracias a la iniciativa de Marcelo Schwerdt, quien desde el año 2005 trabaja en gestión ambiental del municipio y actualmente es asesor de recursos hídricos, llevó adelante una tarea de concientización junto con Red Nacional de Municipios Comunidades que Fomentan la Agroecología (Renama), organización que tuvo se origen en el mismo Guaminí.

Charlas, debates, asambleas, lograron que varios campesinos y chacareros se animaran a probar otra forma de sembrar. Primero fueron 100 hectáreas que iniciaron de manera experimental, hoy ya cuenta con 5.000 hectáreas con producción agroecológica. Campos de pastura, siembras alternadas, ganado, lácteos, trigo y girasol son parte del nuevo paisaje.

La experiencia de Guaminí no es un hecho aislado, también en el vecino partido de Lincoln hace tres años iniciaron la transición y hoy cuentan con 20.000 hectáreas de campos libres de químicos.

Piray: cuando expropiar es posible

En Misiones, la empresa Arauca se convirtió en una de las principales de la provincia, sembrando pinos y eucaliptos transgénicos para su exportación. Con la promesa de generar trabajo, convirtió una de las tierras más fértiles y exhuberantes en su flora y fauna en una suerte de laboratorio de árboles. Muchos quedaron sin trabajo y sufrieron las consecuencias en su salud por los agroquímicos utilizados.

Por esta razón en el año 2005 los vecinos del Barrio Unión y Santa Teresa comenzaron a organizarse y se creó la organización de Productores Independientes de Piray quienes lograron después de años de luchas que en el 2013 la legislatura de Misiones aprobara una ley para expropiar 600 hectáreas de la multinacional Arauco. Un éxito pocas veces visto. Claro que nada fue demasiado fácil, pasaron varios años más de marchas y cortes de ruta hasta que lograron que se les entreguen las tierras prometidas.

Hoy los productores de Piray se unieron a la UTT . Los testimonios recogidos por la agencia Tierra Viva no dejan dudas de la mejoría en las condiciones de vida de los campesinos: “Tenemos un poco de todo. Lechuga, acelga, tomate, verdeo, perejil, sandía, melón, frutillas, zanahorias. Cada familia tiene su proyecto de huerta y además tenemos los viveros. Estamos cumpliendo el sueño que tantas veces soñamos. Producir en estas tierras. Antes había solo pino, hoy nosotras plantamos alimentos. En el medio, hubo años y años de lucha”, afirmó Silvia a la flamante agencia de noticias a quien le damos la bienvenida desde La Columna Vertebral. Según Tierra Viva: «El terruño recuperado cuenta con vertientes y hasta con un deslumbrante salto que desemboca en una olla de agua limpia, rodeada de piedras y sombra vegetal. “Es un paraíso. Soñamos con poder implementar un proyecto cooperativo de turismo agroecológico en este lugar”, señalan»


La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda