«Queremos unir a organizaciones capaces de pensar una América plurinacional»


A propósito del Encuentro de Pueblos y Organizaciones de Abya Yala hacia la construcción de una América Plurinacional que se llevó a cabo en la Sede de la UNASUR en San Benito, Bolivia, con el objetivo de crear la Runasur, la Columna Vertebral charló con Hugo ‘Cachorro’ Godoy, quien participó del evento como representante de la CTA Autónoma y destacó los aspectos más importantes de la reunión entre referentes de Argentina, Bolivia, Venezuela y Ecuador.

– Fue un hito muy importante porque apenas llegó Evo de su exilio en la Argentina, un exilio en el que lo acompañamos, junto con organizaciones de Ecuador y de Bolivia convocamos a este encuentro con la voluntad de ir articulando y uniendo a los pueblos originarios, y para empezar a encontrar puentes y espacios de reencuentro. En su momento el foro mundial cumplió una función parecida a la que estamos intentando ahora, que es la de reunir a organizaciones de Pueblos originarios, organizaciones sindicales, del movimiento de mujeres, estudiantiles, intelectuales, campesinos; capaces de poder pensar una América Plurinacional, una América que revise sus constituciones y rompa las cadenas de los estados coloniales que perduran y que va adquiriendo a través de los años nuevas formas de subordinación y dependencia.

 Fundamentalmente este ha sido el espíritu que nos reunió ayer y hoy, que reunió a más de mil dirigentes de diferentes países de nuestra América con el compromiso de avanzar fuertemente para alentar como objetivo estratégico la reconstitución de la Celac y la Unasur, pero entendiendo que las convocatorias a estas instancias institucionales corresponden a los gobiernos. Necesitamos convocarnos como pueblo, como organizaciones de los pueblos, para mantener de manera permanente el espíritu de la Unasur y la Celac, y es por eso que estamos convocándonos a un nuevo encuentro en 2021 para construir la Runasur. Runa quiere decir persona/ser humano, y nosotros decimos la runa de los pueblos, unir a las distintas organizaciones. 

Lo de hoy fue un profundo acuerdo de carácter antiimperialista y búsqueda de transformaciones profundas en el continente para que estas organizaciones populares, allí donde haya gobiernos que emerjan de la voluntad popular, puedan coparticipar para fortalecerlos. Pero allí donde haya gobiernos títeres de Estados Unidos o de cualquier otro imperio y tengan políticas neoliberales, enfrentarlos para poder lograr la unidad de los sectores populares que permitan construir nuevos gobiernos.

«Lo de hoy fue un profundo acuerdo de carácter antiimperialista»

LCV: ¿Es un pasito más allá que el Alba?

– Es distinto. El Alba dependía de los gobiernos y eso estaba bien. Digamos que era un salto cualitativo, pero la realidad es que hoy la ofensiva guerrerista del imperio ha arrinconado a Venezuela, arrinconado a Cuba y eso ha limitado las posibilidades de sostener esas estrategias, mucho más con el golpe en Bolivia. Pero la Runasur es más humilde, tiene el  intento de construir organizaciones no de los Estados sino de las organizaciones populares, en tanto y en cuanto haya un fortalecimiento de los vínculos entre las organizaciones populares, entre el Runasur, que es el Unasur de los pueblos, y los gobiernos que se animen a reconstruir estructuras tan importantes como fueron las del Alba, la de la Celac, que fueron estructuras políticas que alumbraron la perspectiva de modos diferentes de relacionarnos y construir la unidad latinoamericano.

Volviendo al panorama nacional, Godoy opinó sobre el cierre de las paritarias estatales, que se retomarán en mayo, y el objetivo de pasar a planta permanente a un número importante de trabajadores.

– Cuando asumió el gobierno de Alberto Fernández nosotros dijimos que nuestras prioridades eran las reincorporaciones, el pase a planta permanente de los trabajadores precarizados, porque sobre la alfombra de la precarización avanzó con comodidad la estrategia agresiva de Macri de despedir más de 35 mil trabajadores en el Estado Nacional. Por lo tanto, terminar con la precarización era terminar con una espada de Damócles sobre la vida de las familias de las y los trabajadores estatales. Obviamente también lo era la discusión alrededor de la recuperación salarial, porque veníamos de importantes pérdidas en ese plano, no solamente del gobierno de Macri sino también desde antes. La crisis económica social se agudizó y llegó la pandemia y eso hizo que estas discusiones se retrasaran pero se mantuvieran vivas las discusiones paritarias. 

«en tres años vamos a pasar a planta permanente a 29 mil trabajadores y trabajadoras estatales»

El septiembre pasado el gobierno planteó un aumento absolutamente insuficiente que nosotros rechazamos y desde septiembre hasta hoy venimos discutiendo, y hemos llegado a un acuerdo muy importante. Al 7% que en su momento rechazamos le hemos sumado, en el mes de octubre, un 18% entre enero y mayo. Además conseguimos la continuidad de una bonificación de 4 mil pesos sobre el salario de los trabajadores que tengan al 31 de enero pasado un bruto de 60 mil pesos de ingreso, y otro bono de fin de año por única vez del mismo valor para el mismo universo poblacional. Esto va a significar importantes mejoras salariales para los que menos tienen; en algunos casos vamos a emparejar a la inflación y en otros casos no vamos a llegar a cubrirla. 

Creemos que, aunque no es lo ideal que queríamos, se compensa largamente con este hecho histórico de que en tres años vamos a pasar a planta permanente a 29 mil trabajadores y trabajadoras estatales, y además vamos a reubicar y recategorizar a un número similar de trabajadores y trabajadoras de planta permanente. En relación a la discusión que teníamos en septiembre avanzamos mucho porque el gobierno atendió las prioridades que le planteamos apenas asumió y las correcciones que le pedimos que hiciera sobre su oferta de septiembre pasado. Hay un gobierno que escucha, un gremio que se mantiene firme y decidido a defender los intereses de los y las trabajadoras, y por lo tanto pensamos que es la mejor manera de afrontar un momento crítico tan importante donde necesitamos que el Estado en Argentina recupere un rol de protagonismo para el desarrollo económico y social y para el abordaje y triunfo sobre la pandemia y la crisis sanitaria.

Para finalizar, el secretario general de ATE Nacional contó una breve anécdota sobre la unión popular en Bolivia, la UNASUR y la organización que se espera en un futuro.

– Cuando en el golpe de Bolivia los golpistas querían quemar la sede del Unasur, una obra extraordinaria, hermosa, no lo pudieron hacer porque la población lo impidió. El pueblo de San Benito se trasladó y ocupó la sede el Unasur e impidió que lo quemaran. Esto muestra la crueldad de ese golpe, la brutalidad del mismo, el intento de venganza no solamente de Evo y del gobierno boliviano sino de todo lo que oliera a rebelión contra el imperio yankee, el imperio norteamericano y la voluntad de un pueblo de defender lo que había logrado a cualquier costa, aún a riesgo de perder la vida. Porque recordemos que las matanzas sucedieron también acá en el departamento de Cochabamba con una represión brutal. Sin embargo venciendo al miedo y con coraje acamparon allí e hicieron que esta sede del Unasur se mantuviera entera, y ayer nos alojó en un encuentro presidido por el compañero presidente Lucho y el líder de Bolivia y del Unasur, Evo Morales.

 

La Columna Vertebral, periodismo a la gorra. Echá una moneda